Cuan­do no que­da otra que ha­cer de hom­bre

Mia - - SUMARIO - Por Va­le­ria Scha­pi­ra

Ha­cien­do de ti­po”. Esa fue mi res­pues­ta días atrás a la pre­gun­ta te­le­fó­ni­ca de una ami­ga que que­ría sa­ber en qué an­da­ba. Allí es­ta­ba, en la go­me­ría, ro­dea­da de tes­tos­te­ro­na y fie­rros des­pués de anoti­ciar­me en el ta­ller me­cá­ni­co de que te­nía “las go­mas de­for­ma­das”. Mi­ré mis lo­las y des­cu­brí que el pro­ble­ma no era mi cuer­po. Sí, mi au­to y, er­go, mi bi­lle­te­ra. Ali­nea­ción, ba­lan­ceo, tren de­lan­te­ro y bu­rro de arran­que. Mal­di­ta la ho­ra en que de­bí in­cor­po­rar a mi vo­ca­bu­la­rio es­ta ter­mi­no­lo­gía de ma­cho. Y no por­que me dis­gus­ten los au­tos. El pro­ble­ma es otro, al­go que en mi vi­da no an­da pre­ci­sa­men­te so­bre rue­das. Es­toy har­ta de “ha­cer de hom­bre”. Es li­te­ral. Tra­ba­jo co­mo un bu­rro, me ocu­po de mis ali­men­tos, de los im­pues­tos, de los elec­tro­do­més­ti­cos ro­tos, de las hu­me­da­des del te­cho, de los cue­ri­tos ro­tos y de las cues­tio­nes fi­nan­cie­ras. En de­fi­ni­ti­va, “ha­go de ti­po” full ti­me. Mi plas­ma es­tu­vo “muer­to” du­ran­te tres me­ses so­lo por­que no sé cuál es el ori­fi­cio de en­tra­da del ca­ble. Mi Black­berry ve­ge­tó en su ca­ja du­ran­te se­ma­nas has­ta que un mo­zo ami­go me en­se­ñó a usar­lo. Odio los ma­nua­les y los ins­truc­ti­vos. Pa­ra eso es­tán los hom­bres. Yo me lla­mo Va­le­ria. Y lo úni­co que ten­go pa­re­ci­do a un travesti es el ta­ma­ño de mis pies.

“Ha­go de ti­po” en el ban­co dis­cu­tien­do ci­fras y cues­tio­nes que nun­ca hu­bie­ra so­ña­do te­ner que co­man­dar.

“Ha­go de ti­po” cuan­do dis­cu­to con el abo­ga­do, el con­ta­dor, la AFIP y Juan de los Pa­lo­tes.

“Ha­go de ti­po” en los ba­ños pú­bli­cos cuan­do ten­go que ha­cer pis pa­ra­da por­que mis con­gé­ne­res son mu­grien­tas y mean la ta­bla “co­mo los ti­pos”.

“Ha­go de ti­po” en el tra­ba­jo, cuan­do a na­die le im­por­ta si es­toy in­dis­pues­ta, me sien­to so­la o me des­tro­za­ron el co­ra­zón. Los ti­pos no llo­ran. Y cuan­do quie­ro llo­rar, me en­cie­rro en el ba­ño.

“Ha­go de ti­po” cuan­do ven­go del su­per­mer­ca­do hom­brean­do mil bol­sas, por­que ha­ce cin­co mi­nu­tos ce­rró el re­par­to a do­mi­ci­lio y ya no me que­da ni un ro­llo de pa­pel hi­gié­ni­co.

“Ha­go de ti­po” cuan­do sal­go a la ca­lle en­fer­ma, por­que “si no lo ha­go yo, no me lo ha­ce na­die”.

Y lo peor de to­do es que, acos­tum­bra­dos a “ver­me ha­cer de ti­po”, los que me ro­dean es­pe­ran que “ha­ga de ti­po”. Much­chos “ti­pos” me in­vi­tan a to­mar al­go y me ha­blan “co­mo a uun ti­po”. Me cuen­tan sus proezas se­xua­les, sus cui­tas mma­tri­mo­nia­les y sus de­fi­cits mo­ne­ta­rios. Char­la­mos de auau­tos, de fút­bol y de se­xo. De vi­nos, de gui­ta y de mu­je­res. “Vos sos uno más”, lle­gó a de­cir­me en mis na­ri­ces r em mi prín­ci­pe azul. Y, la ver­dad, no me mo­les­ta que me trtra­ten “co­mo a un ti­po”, siem­pre y cuan­do no se ol­vi­den de que soy una mi­na. A la que le gus­tan las flo­res, los bom­bo­nes y las ca­ri­cias. Una mi­na que llo­ra a es­con­di­das “co­mo los ti­pos” y sue­ña con “un ti­po” que le lle­ve el au­to al ta­ller, que la ayu­de a car­gar las bol­sas del sú­per y que le cam­bie las lam­pa­ri­tas. Que al­gu­na vez di­ga “no te preo­cu­pes, des­can­sá” y que ha­ga una so­pa cuan­do me aga­rre la gri­pe. Mien­tras tan­to, si­go “ha­cien­do de ti­po” sin re­ne­gar de mi al­mi­ta de mujer. Sen­si­ble y ca­ri­ño­sa. So­ña­do­ra, co­que­ta y ar­dien­te. Aun­que so­lo al­gu­nos en­tien­dan cuán­ta de­bi­li­dad hay de­trás de tan­ta for­ta­le­za.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.