Los so­ni­dos que dan bue­na ener­gía

Mia - - SUMARIO - por Pa­tri­cia Tra­ver­sa*

En la prác­ti­ca es­pi­ri­tual del Orien­te exis­te un vie­jo axio­ma que di­ce: "El so­ni­do es vi­bra­ción; la vi­bra­ción es ener­gía". Al­gu­nos so­ni­dos nos so­sie­gan; otros nos atur­den; al­gu­nos nos pa­ci­fi­can, ener­gi­zan y otros nos alie­nan.

Así, por ejem­plo, la música tra­di­cio­nal chi­na, que se en­cuen­tra in­flui­da por el taoís­mo, bus­ca el equi­li­brio y al­can­zar la ar­mo­nía a tra­vés de los dos as­pec­tos yin y yang. El yin re­pre­sen­ta lo fe­me­nino y el yang lo mas­cu­lino. Los tam­bo­res pue­den dar so­ni­dos más agu­dos que representarían lo mas­cu­lino y, otros ins­tru­men­tos, so­ni­dos más gra­ves que se­rían lo fe­me­nino. Así co­mo los co­lo­res y los aro­mas, la música emi­te fre­cuen­cias que la ca­rac­te­ri­zan y sus vi­bra­cio­nes so­no­ras ac­túan so­bre el cuer­po, la men­te y el espíritu. En sín­te­sis, su con­te­ni­do vi­bra­to­rio re­fle­ja­rá la ca­li­dad ener­gé­ti­ca de ella de­jan­do o una de­ter­mi­na­da im­pron­ta a so­bre el am­bien­te y las per- so­nas.

Hay so­ni­dos con mu­chaa ener­gía des­equi­li­bran­tee co­mo el heavy me­tal o le-etras que con­tie­nen do­lor,r, re­sen­ti­mien­to o mie­dos quee im­preg­na­rán en el am­bien­te esa ener­gía y lle­va­rán a las per­so­nas que lo ha­bi­tan a un es­ta­do emo­cio­nal si­mi­lar a lo que es­tá es­cu­chan­do.

Por el con­tra­rio, pa­ra ar­mo­ni­zar o dar ale­gría en un es­pa­cio, lo ideal se­rán so­ni­dos de la na­tu­ra­le­za, man­tras, música or­ques­ta­da, le­tras op­ti­mis­tas o ro­mán­ti­cas.

Asi­mis­mo, la música ejer­ce un efec­to in­me­dia­to en las emo­cio­nes más pro­fun­das. Pa­ra gra­fi­car­lo, si en un ne­go­cio de ven­ta de ro­pa de mujer se po­ne música me­lan­có­li­ca o de­ma­sia­do tran­qui­la, es pro­ba­ble que las ven­tas ba­jen, por el con­tra­rio, si la música es ale­gre, es­te es­tí­mu­lo yang in­flui­rá en las ga­nas de com­prar.

Los so­ni­dos del agua co­rrien­do tam­bién son ex­ce­len­tes pa­ra re­la­jar­se. Di­cen en Chi­na que si se sien­ta una per­so­na a la orilla de un río co­rrien­do, se po­drá es­cu­char una in­ter­mi­na­ble can­ción de una so­la no­ta que se des­pren­de del agua. Es­ta no­ta equi­va­le al sí de la es­ca­la de Oc­ci­den­te y re­por­ta in­fi­ni­ta paz a quien la per­ci­be.

Lo ideal se­rá es­tar aten­to a cuá­les son los es­tí­mu­los emo- cio­na­les que nos pro­du­cen las música que es­cu­cha­mos pa­ra po­der rea­li­zar una se­lec­ción ade­cua­da.

El vo­lu­men tam­bién es im­por­tan­te pues, si es ex­ce­si­vo, trae­rá una mo­les­tia cu­yo efec­to se­rá ne­ga­ti­vo y, si es de­ma­sia­do ba­jo, no ten­drá un efec­to en lo emo­cio­nal. Es­to que se pue­de ver cla­ra­men­te en un ne­go­cio, fun­cio­na de la mis­ma for­ma en una ca­sa. El ex­ce­so de vo­lu­men o el ti­po de música pue­de dar irri­ta­bi­li­dad a un es­ta­do emo­cio­nal que no ar­mo­ni­ce con ese ti­po de música.

Pa­ra be­bés: los so­ni­dos de del­fi­nes o ba­lle­nas co­mu­ni­cán­do­se apor­tan una fre­cuen­cia muy amo­ro­sa y son idea­les

een los dor­mi­to­rios de los ni­ños.

Pa­ra me­di­ta­ción: es ideal música con man­tras (man­tra pro­vie­ne de la pa­la­bra man, que sig­ni­fi­ca men­te, y la pa­la­bra trang que sig­ni­fi­ca pro­yec­ción u on­da). El so­ni­do de los man­tras es una for­ma de ener­gía cu­yo po­der in­flu­ye di­rec­ta­men­te so­bre la psi­que hu­ma­na, ele­van­do la con­cien­cia a tra­vés del so­ni­do re­pe­ti­ti­vo.

Pa­ra ar­mo­ni­zar un am­bien­te: la música de cuen­cos de cuar­zo o ti­be­ta­nos po­see un ni­vel de ener­gía ar­mo­ni­za­do­ra, así co­mo los so­ni­dos de la na­tu­ra­le­za, que cam­bia­rán la fre­cuen­cia del es­pa­cio tra­yen­do paz y re­la­ja­ción. Es­te ti­po de música se pue­de de­jar en la ca­sa cuan­do uno se au­sen­ta pa­ra que ar­mo­ni­ce el ha­bi­tat.

Pa­ra re­ci­bir ami­gos: si bien se de­ben con­tem­plar los gus­tos de ca­da per­so­na, es acon­se­ja­ble pa­ra una reunión in­for­mal, una música co­mo fon­do de jazz, bos­sa no­va or­ques­ta­da o te­mas me­ló­di­cos pa­ra crear un en­torno aco­ge­dor.

*Di­rec­to­ra del Cen­tro Ofi­cial de Feng Shui Pro­fe­sio­nal.

Au­to­ra del li­bro Cam­bie su vi­da con Feng Shui

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.