So­lu­cio­nes pa­ra TODO

Mia - - CALIDAD DE NUTRICIÓN - por Pa­tri­cia Tra­ver­sa*

Pa­ra el Feng Shui todo tie­ne so­lu­ción. La ma­ne­ra en que en­ca­re­mos las pro­ble­má­ti­cas de la vi­da es lo que va a de­ter­mi­nar el éxi­to o el fra­ca­so. Por ello, sien­do la casa la re­pre­sen­ta­ción fí­si­ca de las ener­gías que ope­ran den­tro nues­tro, al re­pa­rar un pro­ble­ma, lo es­ta­re­mos ha­cien­do en no­so­tros mis­mos. Nun­ca ol­vi­de­mos que man­te­ner la ener­gía de la casa en equi­li­brio es si­nó­ni­mo de sa­lud fí­si­ca, men­tal y emo­cio­nal. Al­gu­nos con­se­jos prác­ti­cos:

Las co­lum­nas cua­dra­das en el me­dio de un am­bien­te pue­den traer con­flic­tos ya que los án­gu­los ge­ne­ran una ener­gía des­fa­vo­ra­ble. Si la co­lum­na olum­na es­tá en un dor­mi­to dor­mi­to­rio, po­dría ge­ne­rar con­flic­tos en la pa­re­ja. Con so­lo ses­gar los bor­des, se eli­mi­na el efec­to. *Di­rec­to­ra del Cen­tro Ofi­cial de Feng Shui

Pro­fe­sio­nal. Au­to­ra del li­bro

Cam­bie su vi­da con Feng Shui

Las vi­gas en una ofi­ci­na o en­ci­ma de la ca­ma ge­ne­ran pre­sión a quien es­tá de­ba­joo de ellas. La peor si­tua­ción see da cuan­do la vi­ga di­vi­de laa ca­ma ma­tri­mo­nial al me­dioo por­que ge­ne­ra sen­sa­ción dee se­pa­ra­ción. Arri­ba de la co­ci-na o de una ca­ja re­gis­tra­do­ra,, pue­de traer pér­di­da de di­ne­ro. Lo ideal se­rá dis­per­sar esa ener­gía no que­ri­da co­lo­can­doo cai­re­les o ca­ri­llo­nes de cin­coo va­ri­llas hue­cas.

Si dos ven­ta­nas o la puer­ta y la ven­ta­na se en­fren­tan, es con­ve­nien­te orien­tar la co­rrien­te del chi me­dian­te di­vi­so­res de am­bien­tes y biom­bos a fin de evi­tar la per­di­da de ener­gía que pue­de ser no­ci­vo pa­ra sus ha­bi­tan­tes. Tam­bién pue­de ayu­dar cu­brir las ven­ta­nas con cor­ti­nas o di­fu­so­res.

Las puer­tas re­pre­sen­tan la bo­ca y, por lo tan­to, la co­mu­ni­ca­ción. Cuan­do un es­pa­cio tie­ne ex­ce­so de puer­tas que con­ver­gen pue­de ser la cau­sa de dis­cu­sio­nes por­que “mu­chas puer­tas igual, mu­chas bo­cas ha­blan­do”. Se­rá con­ve­nien­te de­jar abier­tas las puer­tas que pue­das.

Cuan­do la puer­ta de en­tra­da es­tá ali­nea­da con la de sa­li­da a un pa­tio tra­se­ro pue­de ser cau­san­te de pér­di­das de di­ne­ro. De­be­mos dis­per­sar la ener­gía pa­ra evi­tar que se pier­da co­lo­can­do en el tra­yec­to una lám­pa­ra de sal o es­pe­jos la­te­ra­les, campanillas o ca­rri­llo­nes.

Si hay pér­di­das de agua en mo­chi­las del ba­ño o en ca­ni­llas, se­rá ne­ce­sa­rio re­pa­rar­las por­que pro­vo­can fu­ga cons­tan­te de di­ne­ro.

No es con­ve­nien­te que los cu­chi­llos es­tén a la vis­ta en las co­ci­nas ya que re­pre­sen­tan dispu­tas y pe­leas. Se de­ben guar­dar en los ca­jo­nes. Los cu­cha­ro­nes o es­pá­tu­las col­ga­das tam­bién de­ben guar­dar­se en ca­jo­nes pa­ra evi­tar pér­di­da de di­ne­ro.

Se de­be man­te­ner lim­pia lla casa pa­ra evi­tar un es­ta­do ener­gé­ti­co ne­ga­ti­vo que pue­de de­ri­var en can­san­cio re­cu­rren­te, irri­ta­ción o en­fer­me­dad.

La con­ta­mi­na­ción ener­gé­ti­ca pue­de te­ner orí­ge­nes muy va­ria­dos y que de­be­mos so­lu­cio­nar: elec­tro­mag­né­ti­ca, ex­ce­so de apa­ra­tos elec­tró­ni­cos, al­fom­bras con áca­ros. Es muy im­por­tan­te abrir la casa pa­ra ven­ti­lar­la y per­mi­tir que en­tre el sol pa­ra equi­li­brar ener­gé­ti­ca­men­te todo el ha­bi­tat. Tam­bién, una so­lu­ción efec­ti­va se­rá lim­piar to­da la casa con agua y un po­co de vi­na­gre blan­co que po­see una vi­bra­ción ex­ce­len­te pa­ra sa­car áca­ros y mi­cro­or­ga­nis­mos.

Otra for­ma de de­vol­ver el equi­li­brio al es­pa­cio es to­mar un car­bon­ci­to, pren­der­lo fue­ra de la casa pa­ra que el hu­mo no im­preg­ne la casa, co­lo­car­lo so­bre jen­gi­bre y pa­sar­lo por to­dos los am­bien­tes. Tam­bién po­de­mos en­cen­der pa­lo san­to pa­ra equi­li­brar las ener­gías.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.