El im­pe­rio de los sen­ti­dos

Mia - - BELLEZA -

Des­de épo­cas re­mo­tas, la cos­mé­ti­ca fue una alia­da in­dis­pen­sa­ble pa­ra que, tan­to mu­je­res co­mo hom­bres, luz­can más atrac­ti­vos y se­duc­to­res. Pa­ra mu­chas cul­tu­ras, el tiem­po de­di­ca­do al cui­da­do per­so­nal, es un ar­te que brin­da la ca­pa­ci­dad de abrir el co­ra­zón a los afec­tos y a la be­lle­za. De he­cho, la do­cu­men­ta­ción so­bre los res­tos ar­queo­ló­gi­cos egip­cios, por ejem­plo, re­fle­ja có­mo es­ta ci­vi­li­za­ción po­ten­cia­ba su ima­gen con ex­tre­mo cui­da­do y de for­ma in­te­gral, cui­dan­do su piel y su ca­be­llo con pro­duc­tos cos­mé­ti­cos en ba­se a gra­sas ve­ge­ta­les y ani­ma­les mez­cla­das con sus­tan­cias aro­má­ti­cas y re­si­no­sas.

Ac­tual­men­te, la cos­mé­ti­ca 2.0 po­ne a nues­tro al­can­ce cien­tos de op­cio­nes for­mu­la­das con ac­ti­vos mul­ti­task, aro­mas que in­vi­tan al pla­cer, y tex­tu­ras de van­guar­dia que pro­mue­ven el bienestar, po­ten­cian la be­lle­za y au­men­tan el po­der de la atrac­ción.

Es­ti­mu­lá tus ga­nas

La ex­ci­ta­ción y el de­seo se­xual con­for­man un me­ca­nis­mo bas­tan­te com­ple­jo que in­vo­lu­cra al cerebro (fac­tor psí­qui­co), al sis­te­ma ner­vio­so pe­ri­fé­ri­co y al sis­te­ma vas­cu­lar (el flu­jo san­guí­neo) pa­ra dar una res­pues­ta. De ahí la im­por­tan­cia de los ór­ga­nos sen­so­ria­les, que son las “ven­ta­nas” pa­ra los

Es­tá com­pro­ba­do cien­tí ca­men­te que los prin­ci­pios ac­ti­vos de cier­tos der­mo­cos­mé­ti­cos ac­ti­van el po­der de las fe­ro­mo­nas, nos ha­cen sen­tir mu­cho me­jor y has­ta pue­den au­men­tar la li­bi­do. En­ton­ces, qué es­pe­rás pa­ra en­tre­gar­te al pla­cer y dis­fru­tar

Por Lau­ra La­go­mar­sino

es­tí­mu­los se­xua­les ex­ter­nos. Por en­de, “la prin­ci­pal pro­pie­dad cos­mé­ti­ca pa­ra que un pro­duc­to sea ca­ta­lo­ga­do co­mo afro­di­sía­co es, fun­da­men­tal­men­te, su po­der pa­ra es­ti­mu­lar los sen­ti­dos”, afir­ma la bio­quí­mi­ca María Lau­ra Bov­con. Ya sea por tex­tu­ra, aro­ma o ima­gen, brin­dan un ma­yor es­tí­mu­lo so­bre el

de­seo se­xual. “La vis­ta, el ol­fa­to y el tac­to son los sen­ti­dos que des­pier­tan en ma­yor me­di­da los de­seos se­xua­les en la ma­yo­ría de los se­res hu­ma­nos. Aun­que al­gu­nas per­so­nas re­co­no­cen que tam­bién los ayu­da el gus­to y la au­di­ción”, cuen­ta la es­pe­cia­lis­ta. Por lo tan­to, mu­chos cos­mé­ti­cos ba­san su ac­ción afro­di­sía­ca en tex­tu­ras

agra­da­bles pa­ra la dis­per- sión so­bre la piel, por ejem-

plo, “que si­mu­len las see­cre­cio­nes hu­ma­nas. En es­te te ca­so el es­tí­mu­lo tác­til y vi­sual al son los que pre­do­mi­nan a la ho­ra de des­per­tar los de­seos os se­xua­les en el cerebro”, co- o

men­ta la Dra. Bov­con.

Las fe­ro­mo­nas

Son men­sa­jes quí­mi­co­sos que emi­ten los ani­ma­les, ca-ca­pa­ces de in­fluir en el com­por-or­ta­mien­to de otros ani­ma­les de­de la mis­ma es­pe­cie. “Con­for­man­man co­mo una nu­be in­vi­si­ble de fe-fe­ro­mo­nas que en­vuel­ve al or­ga­nis­moi -co­mo si fue­ra una se­gun­da ro­pa- y son un fac­tor po­de­ro­so en la atrac­ción su­bli­mi­nal que au­men­ta la li­bi­do y que ac­ti­va la ex­ci­ta­ción se­xual”, ex­pli­ca Bov­con.

Las se­cre­cio­nes de las axi­las, por ejem­plo, con­tie­nen es­te­roi­des que fun­cio­nan co­mo fe­ro­mo­nas. Por lo tan­to, es­tos com­pues­tos quí­mi­cos, sin olor, cuen­tan con el po­der de afec­tar al com­por­ta­mien­to se­xual de for­ma in­cons­cien­te.

Di­ver­sos es­tu­dios han mos­tra­do una ma­yor atrac­ción se­xual a tra­vés de las fe­ro­mo­nas. Tal es así que, va­lién­do­se de es­tas in­ves­ti­ga­cio­nes con aval cien­tí­fi­co, mu­chas em­pre­sas cos­mé­ti­cas co­mer­cia­li­zan per­fu­mes a ba­se de fe-

ro­mo­nas, con el pro­pó­si­to de vol­ver­se irre­sis­ti­ble pa­ra el se­xo opues­to.

Alia­dos pa­ra el amor

Che­queá es­tos com­po­nen­tes y ase­gu­ra­te de que es­tén pre­sen­tes en las eti­que­tas de los cos­mé­ti­cos que eli­jas o tam­bién, en el ca­so de que pue­das in­ge­rir­los, in­cor­po­ra­los a tu die­ta y pre­pa­ra­te pa­ra au­men­tar la li­bi­do.

Cho­co­la­te: con­tie­ne una va­rie­dad de sus­tan­cias de efec­to es­ti­mu­lan­te co­mo la teo­bro­mi­na, el trip­tó­fano -un ami­noá­ci­do pre­cur­sor de la se­ro­to­ni­na­que ali­via el do­lor, me­jo­ra el es­ta­do de áni­mo y tie­ne pro­pie­da­des an­ti­de­pre­si­vas, y la fe­ni­le­ti­la­mi­na -un ami­noá­ci­do na­tu­ral- que tie­ne efec­tos afro­di­sía­cos, crea una sen­sa­ción si­mi­lar al amor, ac­ti­va la cir­cu­la­ción san­guí­nea y au­men­ta la sen­sa­ción de pla­cer.

Tu­bércu­los del Pe­rú: son una fuen-fuen­te na­tu­rall dde ami­noá­ci­dos,i á id vi­ta­mi­nas,i i mi­ne­ra­les y otros nu­trien­tes na­tu­ra­les, de fá­cil asi­mi­la­ción que la con­vier­ten en un mul­ti­com­ple­men­to na­tu­ral de gran efec­ti­vi­dad pa­ra tra­tar la fal­ta cró­ni­ca de de­seo se­xual.

Es­pe­cias y con­di

men­tos: ca­ne­la, vai­ni­lla, men­ta, sé­sa­mo, anís, enebro, aza­frán, cla­vo de olor, jen­gi­bre, y nuez mos­ca­da, en­tre otras tan­tas es­pe­cias, se des­ta­can por sus do­tes afro­di­sía­cos, lo que ra­di­ca, fun­da­men­tal­men­te, en su ex­qui­si­to olor y en su al­to con­te­ni­do de po­de­ro­sos es­ti­mu­lan­tes. Uno de ellos, la mi­ris­tá­cea, es una sus­tan­cia que ac­túa co­mo in­hi­bi­dor de la mo­no­ami­noo­xi­da­sa y, por lo tan­to, co­mo an­ti­de­pre­si­vo, su­ma­do a su po­der de re­tra­sar la eya­cu­la­ción.

Óleo de Pal­ma de Mo­ri­che: es una es­pe­cie in­dí­ge­na de la sel­va tro­pi­cal de Su­da­mé­ri­ca y un ár­bol em­ble­má­ti­co de Ve­ne­zue­la, des­ta­ca­dos por sus pro­pie­da­des nu­tri­ti­vas y an­ti­oxi­dan­tes, y prin­ci­pal res­pon­sa­ble de la be­lle­za y sen­sua­li­dad de la mu­jer ama­zó­ni­ca que lo con­su­me.

Fru­tas tro­pi­ca­les

Cuen­tan con una al­ta com­po­si­ción en fla­vo­noi­des y an­ti­oxi­dan­tes que le otor­gan el po­der de me­jo­rar la cir­cu­la­ción san­guí­nea, op­ti­mi­zan­do la irri­ga­ción del cuer­po y de los ór­ga­nos se­xua­les. Ma­ra­cu­yá, du­razno, y acaí son muy uti­li­za­das en la cos­mé­ti­ca por sus pro­pie­da­des sen­so­ria­les.

Po­ne­le ac­ti­tud

Si bien la ima­gen ex­te­rior es un es­tí­mu­lo vi­sual in­me­dia­to, la be­lle­za tam­bién se des­pren­de del in­te­rior. La ac­ti­tud ac­ti con la que en­fren­te­mos las dis­tin­tas dist si­tua­cio­nes se­rá una alia­da fun­da­men­tal fu en los jue­gos de se­duc­ción. Así, la au­to­es­ti­ma pa­sa­rá a ser una es­tra­te­gia afro­di­sía­ca.

“To­mar la de­ci­sión de adop­tar un es­ti­lo de vi­da más ar­mó­ni­co y sa­lu­da­ble ten­drá sus re­per­cu­sio­nes po­si­ti­vas en nues­tro cuer­po, pe­ro sin du­da la prin­ci­pal ga­nan­cia se­rá me­jo­rar la re­la­ción con uno mis­mo, ami­gar­se con la ima­gen que le de­vuel­ve el es­pe­jo. Cuan­do una mu­jer se sien­te có­mo­da con el pro­pio cuer­po, sin du­da su ac­ti­tud da un vuel­co de 180º”, cuen­ta Sil­via Ca­mi­not­ti, Ge­ren­te de Ope­ra­cio­nes de Fi­gu­re­lla Ar­gen­ti­na. Y, co­mo la au­to­es­ti­ma no es lo que so­mos, sino el va­lor que le da­mos a lo que so­mos, aseg ase­gu­ra Ca­mi­not­ti que “es cru­cial es­tar a gus­to in­ter­na­men­te da­do que, só­lo a par­tir de allí, uno un po­drá pro­yec­tar un una be­lle­za ex­te­rior, real, in­di­vi­dual, sin­ce­ra sin ha­cia el afue­ra que nos ha­rá desea­bles”, deseab ase

gu­ra Ca­mi­not­ti.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.