A dor­mir sin llan­to

Be­bés que llo­ran o se des­pier­tan, ma­dres y pa­dres que no duer­men: un con ic­to de siem­pre que lle­ga a los con­sul­to­rios más que nun­ca. Una cla­ve es vol­ver a an­ti­guos mé­to­dos. Lo que más se ne­ce­si­ta: rea­lis­mo y pa­cien­cia

Mia - - HIJOS - Por Es­te­la Ga­gliar­di Ase­so­ra­mien­to: Dr. Martín Gruen­berg , pe­dia­tra, au­tor del li­bro “Va­mos a dor­mir”

En su li­bro, “Dor­mir sin lá­gri­mas. De­jar­lo llo­rar no es la so­lu­ción” (Edit. El Ate­neo), la psi­có­lo­ga es­pa­ño­la Ro­sa Jo­vé di­ce: “El sue­ño de los ni­ños pe­que­ños se ha con­ver­ti­do, en los úl­ti­mos años, en mo­ti­vo de preo­cu­pa­ción pa­ra mu­chos pa­dres. No era así en otros tiem­pos. En aque­lla épo­ca dor­mía­mos con nues­tros pa­dres. Nues­tros pa­dres no es­pe­ra­ban que un ni­ño pe­que­ño se dur­mie­ra so­lo, ni que dur­mie­ra to­da la no­che de un ti­rón. No nos con­si­de­ra­ban su­je­tos ac­ti­vos, sino pa­si­vos, del dor­mir; no se de­cía 'el ni­ño se va a dor­mir' sino 'voy a dor­mir al ni­ño. Nos dor­mía nues­tra ma­dre en bra­zos, jun­to a su pe­cho, con un rít­mi­co

ba­lan­ceo y una can­ción de cu­na”. Ma­dres que tra­ba­jan y cien­tos de teo­rías me­dian­te, tan­to sea pri­me­ri­za o va­ya por el ter­ce­ro, las ma­dres se ago­tan con be­bés que no se duer­men y acu­mu­lan ho­ras de in­som­nio en no­ches de des­per­ta­res. Eso, aho­ra, es un con­flic­to.

Es muy co­mún que los re­cién na­ci­dos ten­gan el sue­ño cam­bia­do, es de­cir, duer­men de día y llo­ran de no­che. Si de­ja­mos que todo trans­cu­rra na­tu­ral­men­te, el sue­ño pro­lon­ga­do se va tras­la­dan­do a la no­che en apro­xi­ma­da­men­te 15 días. Sin em­bar­go, po­de­mos ace­le­rar el pro­ce­so pa­ra que an­tes de la se­ma­na, el re­cién na­ci­do duer­ma 3 o 4 ho­ras noc­tur­nas se­gui­das:

No de­jar­lo dor­mir du­ran­te el día más de 2 ho­ras y me­dia se­gui­das, pa­ra que ese pe­río­do pro­lon­ga­do de sue­ño se tras­la­de a la no­che.

Du­ran­te el día, en la casa, de­ben desa­rro­lla­se las ac­ti­vi­da­des de ma­ne­ra nor­mal y, por la no­che, se de­be pro­cu­rar la os­cu­ri­dad y tran­qui­li­dad. Es fun­da­men­tal pa­ra que el be­bé co­mien­ce a no­tar la di­fe­ren­cia en­tre una y otra.

Un re­cién na­ci­do no duer­me to­da la no­che, se de­ben te­ner ob­je­ti­vos rea­lis­tas pa­ra evi­tar la frus­tra­ción.

Du­ran­te el pri­mer mes de vi­da se le de­be dar tiem­po al be­bé pa­ra que len­ta­men­te se acos­tum­bre a su nue­vo me­dio, si lo­gra­mos con­tro­lar la an­sie­dad y nos ar­ma­mos de pa­cien­cia, al fi­nal de ese lap­so po­drá dor­mir en su moi­sés unas 4 ho­ras co­rri­das, ali­men­tar­se y vol­ver a dor­mir­se tres ho­ras más.

Tam­bién es nor­mal que los pri­me­ros días, lue­go de acos­tar­lo dor­mi­do, llo­re; en esos ca­sos, de­be es­tar en los

bra­zos de al­guno de sus pa­dres has­ta que lo­gre ha­bi­tuar­se a su ca­mi­ta. Nun­ca hay que de­jar­lo llo­rar has­ta que se duer­ma, el re­cién na­ci­do no tie­ne la ca­pa­ci­dad in­te­lec­tual de ma­ni­pu­lar a sus pa­dres, si llo­ra es por­que se sien­te mal y de­be es­tar en sus bra­zos.

Ya en el se­gun­do mes, sue­le acos­tum­brar­se al moi­sés y, al acos­tar­lo dor­mi­do, con­ti­núa con su sue­ño. En el ter­ce­ro, si se man­tu­vo es­ta ru­ti­na, ya po­dre­mos pro­bar acos­tar­lo des­pier­to lue­go de su úl­ti­ma ali­men­ta­ción pa­ra que apren­da a dor­mir­se so­lo y lo ha­ga to­da la no­che sin in­te­rrup­cio­nes.

Vie­jo es­ti­lo en há­bi­tos

Se­gún Ro­sa Jo­vé, no so­la­men­te en mu­chas par­tes del mun­do se acep­ta que el be­bé se duer­ma en la ca­ma de los pa­dres sino que or­ga­nis­mos co­mo la Oms y Uni­cef lo re­co­mien­dan. En una en­cues­ta rea­li­za­da en 2004, en Bar­ce­lo­na, en­tre las ma­dres que per­mi­tie­ron que sus hi­jos dur­mie­ran con ella has­ta que qui­sie­ran, la ma­yo­ría de los ni­ños de­jó de ha­cer­lo en­tre los 3 y 4 años. Ade­más, dor­mir jun­to al be­bé me­jo­ra la re­gu­la­ción del sue­ño, los ha­ce dor­mir más por el ca­lor de los pa­dres y les da se­gu­ri­dad.

Pa­ra que los be­bés en­tien­dan que dor­mir es al­go agra­da­ble, de­ben sen­tir­lo, por eso, la es­pe­cia­lis­ta re­co­mien­da aten­der a lo que el ni­ño pi­de y la ma­má pue­de: sien­do be­bé, los bra­zos de la ma­dre son la re­crea­ción del úte­ro: allí se sen­ti­rá có­mo­do y en bienestar. Cuan­do cre­cen, una can­ción o un cuen­to los va re­la­jan­do ca­mino al sue­ño.

Los te­rro­res noc­tur­nos

Las pe­sa­di­lla o mie­dos son una cons­tan­te en los chi­cos. Ocu­rren du­ran­te el sue­ño pro­fun­do, ra­zón por la cual el ni­ño no se des­pier­ta y tran­si­ta la pe­sa­di­lla gri­tan­do, sa­cu­dién­do­se, agi­tán­do­se y su­dan­do. En ese mo­men­to, de­be­mos ase­gu­rar­nos que no se las­ti­me, lo ideal es no des­per­tar­lo, ya que si lo ha­ce­mos du­ran­te el sue­ño pro­fun­do, pue­de cos­tar­le vol­ver a dor­mir. Si se repiten muy fre­cuen­te­men­te po­dés se­guir es­tos con­se­jos:

Es­ta­ble­cer una ru­ti­na: res­pe­tar una ho­ra pa­ra ir a dor­mir me­jo­ra to­dos los tras­tor­nos del sue­ño. Pro­cu­rá que se cum­pla aun­que no es­tés en la casa.

No per­mi­tir ac­ti­vi­da­des ex­ci­tan­tes por la no­che: en los be­bés, hay que tra­tar de jue­guen a al­go tran­qui­lo. En los ma­yo­res, evi­tar la te­le­vi­sión: hay di­bu­jos ani­ma­dos que tie­nen una ac­ción vio­len­ta ca­da 35 se­gun­dos.

Crear un buen am­bien­te: el cuar­to de­be es­tar os­cu­ro, fres­co y bien ven­ti­la­do.

Ex­ci­tan­tes: el cho­co­la­te o ga­seo­sas de­ben evi­tar­se a par­tir de la tar­de.

Es­trés: en los ma­yo­res, el te­mor noc­turno pue­de apa­re­cer por pro­ble­mas en la es­cue­la, pe­leas con com­pa­ñe­ri­tos o her­ma­nos, en­tre otras co­sas. Es im­pres­cin­di­ble que lo ave­ri­gües y lo ayu­des a re­sol­ver­lo.

Ho­ras de sue­ño: los me­no­res de 6 años ne­ce­si­tan 12 ho­ras de sue­ño dia­rias.

Lle­gó un her­mano

Es­ta es una si­tua­ción que pue­de ori­gi­nar al­te­ra­cio­nes del sue­ño en los chi­cos. Los ce­los, que el moi­sés del be­bé es­té en la ha­bi­ta­ción de los pa­pás y la com­pe­ten­cia pue­de lle­var al chi­co a des­per­tar­se va­rias ve­ces a la no­che pi­dien­do ir al ba­ño, to­mar o co­mer al­go, aun cuan­do nun­ca an­tes lo ha­bía he­cho.

Es­ta si­tua­ción de­be to­mar­se con cal­ma y con mu­cha pa­cien­cia, ex­pli­car­le que cuan­do él era be­bi­to, le die­ron la mis­ma aten­ción y cui­da­do es­pe­cial que ne­ce­si­ta­ba en ese mo­men­to y aho­ra ne­ce­si­ta su her­ma­ni­to. Es im­por­tan­te que sien­ta que no ha si­do des­pla­za­do por el nue­vo in­te­gran­te y es­to se lo­gra ex­pli­cán­do­se­lo. De ser ne­ce­sa­rio, es pro­ba­ble que ne­ce­si­te un tiem­po de vol­ver a dor­mir en la ca­ma de los pa­pás.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.