Si se ras­ca...

El ca­lor pro­pi­cia la apa­ri­ción y pro­pa­ga­ción de los fo­cos pa­ra­si­ta­rios. Qué en­fer­me­da­des trans­mi­ten y có­mo com­ba­tir­los

Mia - - MASCOTAS - Por Juan José Tri­ni­dad, mé­di­co ve­te­ri­na­rio de La­bo­ra­to­rio Kö­nig

En es­ta épo­ca del año, nues­tras mas­co­tas sue­len es­tar más ex­pues­tas al con­ta­gio de pul­gas y ga­rra­pa­tas en la ca­lle, en una pla­za, en la pla­ya, e in­clu­so en nues­tro pro­pio ho­gar. Es bas­tan­te co­mún con­fun­dir­las, por eso la im­por­tan­cia de in­for­mar­se so­bre las en­fer­me­da­des que es­tos pa­rá­si­tos tras­mi­ten pa­ra rea­li­zar el tra­ta­mien­to más ade­cua­do pa­ra com­ba­tir­los.

Pe­que­ños in­va­so­res al ace­cho

Las pul­gas son in­sec­tos pe­que­ños sin alas, muy ági­les, que cuen­tan con un me­ca­nis­mo bu­cal de tu­bos es­pe­cial­men­te adap­ta­dos pa­ra ali­men­tar­se de la san­gre del ani­mal que los hos­pe­da. Tie­nen el cuer­po com­pri­mi­do, lo que les per­mi­te des­pla­zar­se con fa­ci­li­dad en­tre los pe­los y tres pa­res de pa­tas adap­ta­das pa­ra el sal­to. A di­fe­ren­cia de lo que mu­chos creen, só­lo per­ma­ne­cen una ín­fi­ma par­te del día so­bre el pe­rro o el ga­to. El res­to, so­bre­vi­ven es­con­dién­do­se en cual­quier par­te de la casa.

Son trans­mi­so­ras del pa­rá­si­to Di­pily­dium ca­ni­nun, que le pro­du­ce al ani­mal pér­di­da de pe­so, dia­rrea, adel­ga­za­mien­to y anemia, en­tre otros. Una de las for­mas más co­mu­nes de con­ta­gio sue­le pro­du­cir­se cuan­do el pe­rro se ras­ca, ya que pue­de in­ge­rir al­gu­na pul­ga in­fec­ta­da con una for­ma in­ma­du­ra de ese pa­rá­si­to, que en el in­tes­tino se desa­rro­lla co­mo gu­sano. La pi­ca­du­ra de pul­ga pue­de pro­du­cir una der­ma­ti­tis alér­gi­ca (DAPP), cu­yos sín­to­mas más co­mu­nes sue­len ser irri­ta­ción, do­lor y pi­ca­zón. Ge­ne­ral­men­te, las se­ña­les son: pér­di­da del pe­lo en la ba­se de la co­la co­mo con­se­cuen­cia de un ras­ca­do ca­si cons­tan­te, un pru­ri­to ge­ne­ra­li­za­do, os­cu­re­ci­mien­to de la piel en esa zo­na con en­gro­sa­mien­to y pér­di­da de elas­ti­ci­dad con ma­les­tar ge­ne­ral. Los ga­tos pue­den au­to­le­sio­nar­se con sus uñas a cau­sa del pru­ri­to, con he­ri­das con­si­de­ra­bles.

Las ga­rra­pa­tas cons­ti­tu­yen uno de los gru­pos de pa­rá­si­tos ex­ter­nos más im­por­tan­tes que afec­tan a las mas­co­tas y que pue­den trans­mi­tir una am­plia can­ti­dad de en­fer­me­da­des. Una ga­rra­pa­ta in­gie­re san-

gre equi­va­len­te a diez ve­ces su pe­so cor­po­ral y pue­de so­bre­vi­vir más de un año y me­dio en el me­dio am­bien­te sin ali­men­tar­se de san­gre y, aun así, po­ner mi­les de hue­vos.

Las prin­ci­pa­les en­fer­me­da­des que pue­den trans­mi­tir:

La pi­ro­plas­mo­sis: se trans­mi­te dos días des­pués de que la ga­rra­pa­ta se ha­ya fi­ja­do en el pe­rro. Ata­ca a los ca­cho­rros y a los ani­ma­les en­fer­mos o con­va­les­cien­tes. Si se eli­mi­na con cui­da­do la ga­rra­pa­ta, el ries­go de trans­mi­sión se re­du­ce con­si­de­ra­ble­men­te. Los sín­to­mas son: fie­bre, mu­co­sas pá­li­das, apa­tía, anore­xia, anemia, san­gra­do por la na­riz, san­gre en la ori­na, ja­deo, dia­rreas y pér­di­da de vi­sión.

Ehr­li­chio­sis: cau­sa­do por la bac­te­ria Ehr­li­chia ca­nis, que aca­rrea fie­bre muy al­ta, au­men­to de los gan­glios, pro­ble­mas respiratorios, anemia, sig­nos neu­ro­ló­gi­cos, ce­gue­ra, ede­ma y vó­mi­tos en su fa­se agu­da.

En­fer­me­dad de Ly­me o bo­rre­lio­sis: pue­de con­ta­giar­se a los hu­ma­nos, no pu­dien­do trans­mi­tir­se di­rec­ta­men­te de un pe­rro a su due­ño, so­lo se pue­de con­ta­giar si una ga­rra­pa­ta in­fec­ta­da pi­ca a la per­so­na. Es cau­sa­da por la bac­te­ria Bo­rre­lia burg­dor­fe­ri, que afec­ta la piel y se pro­pa­ga ha­cia las ar­ti­cu­la­cio­nes y el sis­te­ma ner­vio­so. Pro­du­ce cua­dros de fie­bre, anore­xia, po­li­ar­tri­tis, mio­pa­tías y ade­no­pa­tías. Sue­le tra­tar­se con an­ti­bió­ti­cos du­ran­te un mí­ni­mo de tres se­ma­nas.

Pre­ven­ción y con­trol

Es po­si­ble an­ti­ci­par­se y pre­ve­nir la apa­ri­ción de es­te ti­po de en­fer­me­da­des rea­li­zan­do un tra­ta­mien­to so­bre el ani­mal ba­jo pres­crip­ción ve­te­ri­na­ria. Hoy el me­jor mé­to­do pa­ra man­te­ner a nues­tros ami­gos en óp­ti­mas con­di­cio­nes es la apli­ca­ción tó­pi­ca de una pi­pe­ta. La Pi­pe­ta ayu­da al con­trol de es­tos pa­rá­si­tos y por lo tan­to, a la pre­ven­ción de en­fer­me­da­des. Es ideal pa­ra la pre­ven­ción y el con­trol de pa­rá­si­tos ex­ter­nos, co­mo pul­gas, pio­jos, ga­rra­pa­tas, mos­cas y mos­qui­tos, dis­mi­nu­yen­do el ries­go de trans­mi­sión de és­tas en­fer­me­da­des. De­be ser apli­ca­da 1 vez ca­da 30 días, pa­ra ase­gu­rar un buen tra­ta­mien­to. Pue­den ser co­lo­ca­das 48 ho­ras an­tes o des­pués del ba­ño, sien­do un mé­to­do se­gu­ro que no pro­du­ce nin­gún efec­to tó­xi­co en el ani­mal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.