La am­bien­ta­ción jus­ta

Mia - - IDEAS ÚTILES - Por Ka­rin Do­lin­ka* * Ar­qui­tec­ta de Sadepan La­ti­noa­me­ri­ca­na www.sadepan.com

Sen­tir­nos có­mo­dos y a gus­to en nues­tra casa, de­pen­de­rá, en par­te, de que los am­bien­tes en don­de pa­sa­mos más tiem­po, nos re­sul­ten cá­li­dos y es­tén acor­de a nues­tra per­so­na­li­dad. En los es­pa­cios des­ti­na­dos a ni­ños y ado­les­cen­tes, tam­bién se de­be­rán te­ner en cuen­ta los gus­tos de quien dis­fru­ta­rá de la am­bien­ta­ción. Con­se­jos pa­ra ca­da ca­so en par­ti­cu­lar:

Pa­ra los ni­ños. De­co­rar una ha­bi­ta­ción infantil es muy di­ver­ti­do ya que se pue­de ju­gar con tex­tu­ras y co­lo­res, bus­can­do ge­ne­rar un es­pa­cio ale­gre y lleno de vi­da. Una bue­na idea es com­bi­nar co­lo­res soft, co­mo li­las, ver­des y ro­jos, con la pa­le­ta de los to­nos ma­de­ra que apor­tan un to­que na­tu­ral y re­la­ja­do. Así, es­ta fu­sión crea un cli­ma de equi­li­brio y tran­qui­li­dad, cons­tru­yen­do un am­bien­te lú­di­co ideal pa­ra el es­par­ci­mien­to.

El dor­mi­to­rio de un ado­les­cen­te. Se re­co­mien­da apli­car una fu­sión equi­li­bra­da en­tre los li­sos fuer­tes y los co­lo­res ama­de­ra­dos os­cu­ros, ge­ne­ran­do así un po­de­ro­so con­tras­te que nos per­mi­te ex­pe­ri­men­tar con du­plas di­ver­ti­das en las ha­bi­ta­cio­nes (ideal pa­ra per­so­na­li­da­des fuer­tes, don­de los opues­tos son la te­má­ti­ca del am­bien­te). Otra op­ción es la uti­li­za­ción de co­lo­res vi­vos en una so­la pa­red, de­jan­do el res­to en un blan­co des­pe­ja­do, per­mi­tien­do la en­tra­da de luz y agran­dan­do así el am­bien­te. Las me­jo­res op­cio­nes son los de más ca­rác­ter co­mo los ro­jos y na­ran­jas, pa­ra mu­je­res, y azu­les y ver­des bri­llan­tes, pa­ra va­ro­nes, com­bi­na­dos con mue­bles en me­la­mi--

na de co­lor ma­de­ra os­cu­ra.

Per­so­na­li­da­des high–tech. Se tra­ta de ar­mar un es­pa­cio que re­mi­ta al fu­tu­ro, don­de los ma­te­ria­les es­tén ex­pues­tos (equi­po de mú­si­ca, par­lan­tes, etc) y con­vi­ven en un mis­mo am­bien­te. Pa­ra eso, la es­pon­ta­nei­dad del hie­rro, la pie­dra, el vi­drio, la ma­de­ra, se com­ple­men­tan a la per­fec­ción con la me­la­mi­na, la cual otor­ga plas­ti­ci­dad pa­ra po­der es­truc­tu­rar el es­pa­cio a con­ve­nien­cia del usua­rio. La ti­po­lo­gía “loft” tie­ne la par­ti­cu­la­ri­dad de po­der equi­par un am­bien­te con ele­men­tos es­truc­tu­ran­tes que sub­di­vi­den es­pa­cios y la me­la­mi­na tie­ne el pa­pel pro­ta­gó­ni­co de la es­ce­na. Una bue­na op­ción es el es­ti­lo mi­ni­ma­lis­ta.

Mi­ni­ma­lis­mo rein­ven­ta­do. Pa­ra lo­grar­lo, op­tar por las lí­neas horizontales, los mue­bles sus­pen­di­dos y la su­til ar­mo­nía del equi­pa­mien­to con for­mas pu­ras, pris­mas, cu­bos, es­fe­ras o pla­nos. Hoy asis­ti­mos a la “re­in­ter­pre­ta­ción” del con­cep­to de mi­ni­ma­lis­mo: con­ti­núan los es­pa­cios lim­pios en ob­je­tos y mue­bles, pe­ro con co­lo­res in­ten­sos co­mo pro­ta­go­nis­tas, pa­ra rom­per con la mo­no­to­nía sin per­tur­bar el equi­li­brio ar­qui­tec­tó­ni­co. Se re­co­mien­da la ga­ma de los ro­jos y na­ran­jas, que hoy mar­can ten­den­cia, crean­do así un es­ti­lo car­ga­do de con­tras­tes, y pa­ne­les de co­lor o pris­mas que deses­truc­tu­ran la li­nea­li­dad vi­sual y ge­ne­ran un nue­vo mo­do de com­bi­nar li­sos y ma­de­ras en un mis­mo am­bien­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.