Los ce­lu­la­res que fun­cio­nan con la mi­ra­da

Mia - - SOCIEDAD -

Ca­da vez los smartp­ho­ne son más de cien­cia fic­ción. Es­te año lle­ga­rán con la sor­pre­sa de que re­co­no­cen los ges­tos o la mi­ra­da del usua­rio. Al­gu­nos tam­bién in­cor­po­ran car­ga­do­res de ba­te­ría inalám­bri­cos, y otros son re­sis­ten­tes al agua y a los gol­pes.

Con sus in­men­sas pan­ta­llas que es­tán a un mi­lí­me­tro de ser in­có­mo­das, pro­ce­sa­do­res con ex­ce­so de po­ten­cia y pí­xe­les que su­pe­ran am­plia­men­te a mu­chas cá­ma­ras fo­to­grá­fi­cas e in­clu­so la ca­pa­ci­dad del ojo hu­mano, la ca­rre­ra ex­pan­sio­nis­ta de los te­lé­fo­nos in­te­li­gen­tes to­da­vía no en­con­tró un lí­mi­te.

La idea de co­lo­car sen­so­res al te­lé­fono no es al­go ori­gi­nal. Aun­que fue el Sam­sung Ga­laxy S4, que ya se con­si­gue en el país, quien con­du­jo es­ta ex­pe­rien­cia a su má­xi­ma ex­pre­sión. Me­dian­te el Smart Scroll es po­si­ble con­tro­lar el Ga­laxy con los ojos. El equi­po es ca­paz de re­co­no­cer cuán­do lo mi­ran y si uno es­tá eje­cu­tan­do un vi­deo y re­ti­ra la vis­ta, se po­ne en pau­sa y se vuel­ve a ac­ti­var cuan­do de­tec­ta la mi­ra­da nue­va­men­te. El Air Ges­tu­re es otro sen­sor si­tua­do en el ex­tre­mo su­pe­rior de­re­cho que de­tec­ta ges­tos a una dis­tan­cia má­xi­ma de 7 cm.

Al pen­sar lo inopor­tuno que re­sul­ta la ac­ción de pul­sar la pan­ta­lla ca­da vez que in­gre­sa una lla­ma­da, se des­cu­bre lo acer­ta­do que es­tu­vo el LG G2 con su pro­pues­ta. Es que pa­ra con­tes­tar una lla­ma­da con ese apa­ra­to bas­ta lle­var­se el te­lé­fono a la ore­ja, sin pre­sio­nar bo­to­nes ni co­rrer ce­rro­jos. El apa­ra­to es­ta­rá dis­po­ni­ble an­tes de fin de año.

Y si la in­ten­ción es que todo re­sul­te na­tu­ral y sim­ple, el Black Berry Z10, que se pre­sen­ta en es­tos días, vie­ne sin bo­to­nes a la vis­ta. Tan­to des­blo­quear el apa­ra­to co­mo ac­ce­der al me­nú de apli­ca­cio­nes se rea­li­za a tra­vés de ges­tos que ha­brá que prac­ti­car.

Eso sí, co­mo no todo pue­de ser per­fec­to, uno de los pun­tos dé­bi­les de los sú­per te­lé­fo­nos es su fra­gi­li­dad. Un gol­pe pue­de re­sul­tar le­tal pa­ra sus com­po­nen­tes. Pa­ra for­ti­fi­car es­ta ca­ren­cia, el Sony Xpe­ria Z, que ya se con­si­gue en el país, es re­sis­ten­te al agua y a los gol­pes. Tam­bién Sam­sung ya sa­có su mo­de­lo S4 Ac­ti­ve con es­tass ca­rac­te­rís­ti­cas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.