In­te­gra­ción es­co­lar

Mia - - CALIDAD DE EDUCACIÓN -

En 2008 la Ar­gen­ti­na apro­bó la Con­ven­ción In­ter­na­cio­nal so­bre los De­re­chos de las Per­so­nas con Dis­ca­pa­ci­dad. Des­de allí, las pro­pues­tas edu­ca­ti­vas ba­sa­das en la in­te­gra­ción es­co­lar se in­cre­men­ta­ron y per­mi­tie­ron pa­sar de una mo­da­li­dad vo­lun­ta­ris­ta a una más sis­te­ma­ti­za­da. Sin em­bar­go, to­da­vía hay mu­cho ca­mino por re­co­rrer, pues en­tre los dis­cur­sos y las prác­ti­cas co­exis­ten ele­men­tos con­tra­dic­to­rios. La re­gla­men­ta­ción en los co­le­gios pú­bli­cos sos­tie­ne que los chi­cos con de­ter­mi­na­das pa­to­lo­gías tie­nen que ir a es­cue­las de­no­mi­na­das es­pe­cia­les que lle­van el nú­me­ro 501, pe­ro es­to es com­pli­ca­do y oca­sio­na re­sis­ten­cia en­tre los pa­dres por­que una mis­ma au­la al­ber­ga a chi­cos con pa­to­lo­gías muy dis­tin­tas: pro­ble­mas mo­tri­ces le­ves y tras­tor­nos emo­cio­na­les agre­si­vos. Pe­ro no es una pro­ble­má­ti­ca ex­clu­si­va de la es­cue­la pú­bli­ca, a las pri­va­das tam­bién les re­sul­ta di­fí­cil la in­clu­sión y de­ben ape­lar a la pro­pia vo­lun­tad de pro­fe­so­res y di­rec­ti­vos pa­ra ha­cer fren­te a ca­da ca­so que se pre­sen­ta. Las nor­ma­ti­vas va­rían se­gún g las ju­ris­dic­cio­nes, j hay di­fe­ren­tes in in­ter­pre­ta­cio­nes y, en de­fi­ni­ti­va, tam­bién exis­te re­sis­ten­cias en e el mo­men­to de im­ple­men­tar nue­vas prác­ti­cas”, ex­pli­ca San­dra B Ba­si­le, del equi­po técn ni­co de la Aso­cia­ción pa­ra el De­sa­rro­llo de la Edu­ca­ción Es­pe­cial y la In­te­gra­ción (Adeei)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.