Mu­cha te­la pe­ra cor­tar

Son, en sí mis­mas, las ve­det­tes de la ten­den­cia que se vie­ne. Pe­ro, ade­más, las te­las pa­ra el ve­rano lle­gan con co­lo­res y di­se­ños s pa­ra ale­grar la casa y el áni­mo. Te con­ta­mos có­mo apro­ve­char­las

Mia - - DECO - Por Cynt­hia Robledo*o* Ha­ra­pos Decyng y www.tap­ja.comm * Fun­da­do­ra y di­se­ña­do­ra de hps! Ha­ra­pos Decyng

En ma­te­ria de de­co­ra­ción y di­se­ño es in­tere­san­te ju­gar con las tex­tu­ras y los co­lo­res, ge­ne­rar di­fe­ren­tes sen­sa­cio­nes vi­sua­les. In­clu­so, po­de­mos plas­mar en ellos las emo­cio­nes que nos trans­mi­ten ca­da una de las es­ta­cio­nes del año te­nien­do en cuen­ta, tam­bién, el es­ti­lo de vi­da que ellas pro­po­nen. Por ejem­plo, en in­vierno pa­sa­mos mu­cho más tiem­po en­ce­rra­dos, por lo que ten­de­mos a uti­li­zar tex­tu­ras que son pe­sa­das y abri­ga­das, co­mo las que dan los ter­cio­pe­los, los tweeds, los te­ji­dos y los pa­ños.

Por el con­tra­rio, en ve­rano cam­bia el cli­ma y el áni­mo de las per­so­nas. Sa­li­mos más, abri­mos las ven­ta­nas de nues­tras ca­sas al mun­do, de­ja­mos en­trar el sol, nos sen­ti­mos más con­ten­tos, nos jun­ta­mos con ami­gos y fa­mi­lia. Por eso, la ten­den­cia in­vi­ta a acom­pa­ñar el ca­lor con co­lo­res cá­li­dos (na­ran­ja, ama­ri­llo, ro­jos) y sa­tu­ra­dos, es de­cir, vi­bran­tes y chi­llo­nes. Es­to se pue­de dar en ele­men­tos que re­sal­ten y con los pas­te­les que apor­tan no­tas más su­ti­les.

Co­mo vie­ne ocu­rrien­do ha­ce unos años, los co­lo­res que im­po­ne la mo­da se tras­la­dan tam­bién a la de­co­ra­ción. Es­ta tem­po­ra­da se im­po­nen los cí­tri­cos que vis­ten muy bien las ca­sas. Por su­pues­to, pa­ra la elec­ción del tono se de­be te­ner en cuen­ta que se sien­tan y vean vi­vos, que sean lla­ma­ti­vos. En ve­rano, los co­lo­res le­van­tan el áni­mo. En cam­bio, en in­vierno es­tá per­mi­ti­do ju­gar con ma­ti­ces apa­ga­dos. En es­ta tem­po­ra­da, lo más re­cu­rren­te son los es­tam­pa­dos que po­seen una ga­ma de co­lo­res bri­llan­tes, con fon­dos cla­ros pa­ra que las imá­ge­nes re­sal­ten. Es­to reavi­va los es­pa­cios.

A re­no­var­se

El al­moha­dón es un ele­men­to co-

mún pe­ro que ac­túa co­mo co­mo­dín de ca­da tem­po­ra­da. Es po­si­ble com­prar di­fe­ren­tes fun­das de co­lo­res e ir cam­bián­do­las tan­to de acuer­do a la es­ta­ción del año co­mo al es­ta­do de áni­mo. Si te­ne­mos tres o cua­tro re­lle­nos de al­moha­dón, po­de­mos ad­qui­rir di­fe­ren­tes fun­das de mu­chos co­lo­res y va­rie­da­des e ir al­ter­nan­do el as­pec­to del si­llón, de una ca­ma o de las si­llas del pa­tio y el bal­cón. Ju­gar con la com­bi­na­ción de co­lo­res y es­tam­pa­dos es un buen re­cur­so que le transforma la ca­ra a cual­quier rin­cón.

Si te das ma­ña con la cos­tu­ra, un buen tru­co es com­prar un me­tro o más de te­la es­tam­pa­da con co­lo­res vi­vos. So­lo hay que ha­cer­le un do­bla­di­llo (pa­ra que no se des­hi­la­che) y co­lo­car­la so­bre el si­llón, cu­brien­do un al­moha­dón o su­bien­do por el res­pal­do. De esa for­ma, un si­llón de un co­lor pleno, le­van­ta con es­te seg­men­to de co­lor. En la otra pun­ta, pue­den ir un par de al­moha­do­nes cu­yos co­lo­res sean si­mi­la­res a los de es­ta te­la o que ten­ga es

tam­pa­dos que com­bi­nen. Si ell gé­ne­roé es ded di­se­ño,di ñ mu­choh me­jor, j pues na­die ten­drá uno igual.

Otra op­ción pa­ra dar vi­ta­li­dad a la casa son los in­di­vi­dua­les o ca­mi­nos de me­sa pa­ra la me­sa ra­to­na y la del co­me­dor. Con es­to, le da­mos un look to­tal­men­te nue­vo. In­clu­so, se pue­de lo­grar con ob­je­tos tex­ti­les co­mo pa­ne­ras (po­de­mos po­ner ca­ra­me­los, pie­dras, ge­mas). Quien se ani­me a ju­gar, pue­de ele­gir to­nos que con­tras­ten con otros ele­men­tos de la vi­vien­da y ge­ne­rar un fo­co de ten­sión que atrai­ga a la vis­ta. Cla­ro que hay de­ta­lles a te­ner en cuen­ta: por ejem­plo, las tex­tu­ras de­ben ser livianas al tac­to y a la vis­ta., no tie­nen que ver­se re­car­ga­das, el am­bien­te de­be fluir, dar la sen­sa­ción de ai­rea­do. Es­to se con­si­gue con li­nos, ga­bar­di­nas livianas, te­las de al­go­dón.

No só­lo los co­lo­res re­pre­sen­tan o se em­pa­ren­tan con los es­ta­dos de áni­mos, las es­tam­pas tam­bién. Por eso es bueno bus­car imá­ge­nes que nos re­pre­sen­ten, nos re­sul­ten sim­pá­ti­cas, agra­da­bles, que al ver­las, son­ria­mos. Es­te es un buen re­cur­so pa­ra ele­gir tex­ti­les.

Por úl­ti­mo, la es­ca­la de las es­tam­pas es otro re­cur­so pa­ra uti­li­zar y ju­gar. Un tex­til es­tam­pa­do con flo­res gran­des pue­de com­bi­nar­se con uno de for­mas geo­mé­tri­cas de me­nor es­ca­la pa­ra con­tras­tar. O pue­de amal­ga­mar­se con tex­ti­les li­sos o co­lo­res que acom­pa­ñen a los to­nos de esas flo­res, pe­ro con una tex­tu­ra li­via­na.

Ten­den­cia 2014

Es­te pró­xi­mo ve­rano nos re­ci­bi­rá con al­gu­nas ten­den­cias que trae­rán ale­gría a los es­pa­cios de las ca­sas. Po­dés ele­gir de acuer­do a tu per­so­na­li­dad y la de tu casa.

A gran es­ca­la: las flo­res son un clá­si­co de los me­ses cá­li­dos pe­ro, en es­ta opor­tu­ni­dad, lle­gan con ta­ma­ños que mu­chas ve­ces sa­len de es­ca­la, co­bran­do un pro­ta­go­nis­mo inusual. Es­te mo­vi­mien­to con­ti­núa la pro­pues­ta de mo­bi­lia­rio que se es­tá ins­ta­lan­do que es la de co­lo­car en el es­pa­cio un ob­je­to de gran­des di­men­sio­nes que sea el fo­co de aten­ción.

Día de pic­nic: pa­re­cen avan­zar sin pa­trón al­guno, pe­ro las es­tam­pas Li­berty siem­pre fun­cio­nan. In­clu­so, son un gran co­mo­dín pa­ra com­bi­nar con otros di­se­ños y ge­ne­rar nue­vas pro­pues­tas. Pa­ra ob­te­ner una es­té­ti­ca hip­pie chic, po­de­mos jun­tar­las con imá­ge­nes de flo­res más gran­des y tam­bién con lu­na­res.

Na­tu­ra­le­za: todo lo que re­mi­ta a la na­tu­ra­le­za es ap­to pa­ra usar en ve­rano. Aun­que pa­rez­ca men­ti­ra, es­tam­pas con pe­que­ños in­sec­tos se acep­tan y has­ta tie­nen gra­cia. Así, hor­mi­gas, ara­ñas, va­qui­tas de San An­to­nio, abe­jas y li­bé­lu­las re­co­rren man­te­les, ca­mi­nos pa­ra si­llo­nes de ex­te­rio­res, man­tas pa­ra el pi­so, fun­das de al­moha­do­nes y más.

Reales: pa­ra de­ta­lles es­pe­cia­les, tam­bién es po­si­ble re­cu­rrir a imá­ge­nes en blan­co y ne­gro de pai­sa­jes o re­tra­tos an­ti­guos. Una ma­ne­ra de in­cluir el pa­sa­do en el pre­sen­te.

Bi­no­mios geo­mé­tri­cos: una com­bi­na­ción per­fec­ta en­tre for­mas geo­mé­tri­cas y du­plas cro­má­ti­cas co­mo el blan­co y el ne­gro o el gris y el ro­jo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.