Tus peo­res enemi­gos Por el Dr. Ro­lan­do Pi­sa­nú

Mia - - BELLEZA -

Las ma­yo­res cau­sas de en­ve­je­ci­mien­to cu­tá­neo son evi­ta­bles. El se­cre­to de la eter­na ju­ven­tud pa­re­ce es­tar en la piel. Los ra­yos so­la­res son los peo­res enemi­gos de la piel ya que cau­san fo­to­en­ve­je­ci­mien­to. La pro­tec­ción ade­cua­da es im­pres­cin­di­ble, más en épo­ca ve­ra­nie­ga y si se desa­rro­llan ta­reas al ai­re li­bre.

Las arru­gas de los fu­ma­do­res son dis­tin­tas, más es­tre­chas, pro­fun­das y con con­tor­nos bien mar­ca­dos. La per­so­na pre­sen­ta una piel ru­go­sa y un tan­to gri­sá­cea. Los la­bios y los ojos es­tán ro­dea­dos de arru­gas fi­nas, lí­neas pro­fun­das y su­per­fi­cia­les en las me­ji­llas y las man­dí­bu­las. To­dos es­tos cam­bios cau­sa­dos por el hu­mo del ta­ba­co sue­len ma­ni­fes­tar­se a par­tir de los 35 años y son di­rec­ta­men­te pro­por­cio­na­les al gra­do de con­su­mo. Los mé­di­cos su­po­nen que el ta­ba­quis­mo des­en­ca­de­na una ma­yor ac­ti­vi­dad de unas en­zi­mas lla­ma­das me­ta­lo­pro­tei­na­sas en la piel (que des­com­po­nen el co­lá­geno), ade­más de au­men­tar la can­ti­dad de ra­di­ca­les li­bres. La bue­na no­ti­cia es que, a di­fe­ren­cia de las ra­dia­cio­nes so­la­res, los da­ños del ta­ba­co son ge­ne­ral­men­te re­ver­si­bles y la piel es el pri­mer ór­gano que mues­tra los efec­tos po­si­ti­vos de de­jar de fu­mar: la piel se vuel­ve más ter­sa e hi­dra­ta­da.

Adel­ga­zar y en­gor­dar mu­chos ki­los y, peor aún, si es­to su­ce­de va­rias ve­ces, es un gra­ve per­jui­cio pa­ra la piel, ya que las fi­bras elás­ti­cas que la com­po­nen se es­ti­ran lle­gan­do in­clu­so a rom­per­se y no pue­den vol­ver fá­cil­men­te a su po­si­ción nor­mal. Mu­chas ve­ces son ne­ce­sa­rias va­rias in­ter­ven­cio­nes qui­rúr­gi­cas que se van ha­cien­do en eta­pas, pa­ra re­cu­pe­rar la for­ma cor­po­ral de al­guien que ha adel­ga­za­do mu­chos ki­los, por ejem­plo, de­bi­do a una ci­ru­gía ba­riá­tri­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.