Tus pen­sa­mien­tos

Ellos son los an­teo­jos con los que per­ci­bi­mos e in­ter­pre­ta­mos la reali­dad. No pa­sa lo que pa­sa, sino lo que pen­sa­mos que pa­sa. Así, cae­mos en es­trés, de­pre­sión o an­sie­dad. La men­te se pue­de en­tre­nar pa­ra cam­biar el chip ne­ga­ti­vo por el po­si­ti­vo

Mia - - BELLEZA -

cam­biá

Di­ce Dee­pak Cho­pra: “Tus pen­sa­mien­tos se trans­for­man en tu reali­dad. Todo com­por­ta­mien­to pro­vie­ne de los pen­sa­mien­tos que le pre­ce­die­ron. Todo lo­gro, gran­de o pe­que­ño, co­mien­za con un pen­sa­mien­to, con una vi­sión. Con­tro­lan­do tus pro­pios pen­sa­mien­tos y en­fo­cán­do­los en un con­jun­to de me­tas de­ter­mi­na­das y es­pe­cí­fi­cas, ha­brás to­ma­do ab­so­lu­to con­trol de tu vi­da”. To­dos los pen­sa­mien­tos que nos asal­tan son vi­bra­cio­nes que im­pac­tan den­tro de nues­tro or­ga­nis­mo dan­do ór­de­nes al cuer­po y las emo­cio­nes, pe­ro no to­dos son igua­les:

Es­tán los que apa­re­cen fren­te a si­tua­cio­nes nue­vas y nos ha­cen reac­cio­nar.

Es­tán los que for­man par­te de todo lo que he­mos apren­di­do in­te­lec­tual­men­te a lo lar­go de la vi­da.

Es­tán los que ar­man el pa­que­te de creen­cias, ró­tu­los, ideas fi­jas y pa­ra­dig­mas que nos ha­cen ac­tuar de de­ter­mi­na­da ma­ne­ra.

Pa­ra en­ten­der có­mo ar­ma­mos la reali­dad y reac­cio­na­mos so­lo con el pen­sa­mien­to, na­da me­jor que in­ter­net o el ce­lu­lar: re­ci­bís o leés en la re­des “da­le, bueno, voy”, pen­sás que la res­pues­ta es des­ga­na­da, que quien con­tes­ta irá por pie­dad y no por­que quie­re. Del otro la­do, quien es­cri­bió ese men­sa­je, sien­te una ale­gría in­men­sa por ir y lo re­dac­tó con una son­ri­sa de ore­ja a ore­ja. Con­clu­sión: quien es­cri­bió el men­sa­je, va; quien lo le­yó no, enoja­do con la si­tua­ción.

Así, de la mis­ma ma­ne­ra, una mis­ma si­tua­ción es ca­paz de de­rrum­bar a una per­so­na que pien­sa que no pue­de con ella y le­van­ta a otra que la en­fren­ta y la ven­ce. Todo es­tá ar­ma­do por el pen­sa­mien­to.

No son las si­tua­cio­nes ex­ter­nas las que nos ha­cen sen­tir bien o mal, sino la in­ter­pre­ta­ción que les da­mos. “Mu­chas ve­ces en­tra­mos en un es­ta­do de es­trés psi­co­ló­gi­co sos­te­ni­do sim­ple­men­te con nues­tros pen­sa­mien­tos, sin es­tar si­quie­ra en­fren­tan­do una si­tua­ción es­tre­san­te en sí mis­ma”, afir­ma el Dr. Ro­bert Sa­polsky, neu­ro­bió­lo­go de la Uni­ver­si­dad de Stan­ford. Por eso, una men­te a mil que pro­gra­ma el día si­guien­te pro­du­ce in­som­nio y con so­lo pen­sar que al­go ma­lo pa­sa­rá, le or­de­na al or­ga­nis­mo de­fen­der­se y desatar el cir­cui­to del es­trés. Ser po­si­ti­vo

Se­gún el ci­ru­jano y es­cri­tor es­pa­ñol, Ma­rio Alon­so Puig, la con­fian­za en uno mis­mo, el en­tu­sias­mo y la ilu­sión tie­nen la ca­pa­ci­dad de fa­vo­re­cer las fun­cio­nes su­pe­rio­res del cerebro que se ac­ti­van en la zo­na pre­fron­tal, don­de va­lo­ra­mos al­ter­na­ti­vas y es­tra­te­gias pa­ra so­lu­cio­nar los pro­ble­mas y to­mar de­ci­sio­nes, muy in­fluen­cia­da por el sis­te­ma lím­bi­co que es nues­tro cerebro emo­cio­nal. En de­fi­ni­ti­va, lo que el co­ra­zón quie­re sen­tir, la men­te se lo aca­ba mos­tran­do. “Un mi­nu­to en­tre­te­nien­do un pen­sa­mien­to ne­ga­ti­vo, de­ja al sis­te­ma in­mu­ni­ta­rio en una si­tua­ción de­li­ca­da du­ran­te seis me­ses”, grafica ta­jan­te Puig.

Te­ner pen­sa­mien­tos po­si­ti­vos no sig­ni­fi­ca ser un in­ge­nuo o un ne­ga-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.