¿CÓ­MO SE­GUI­RÁ ES­TA HIS­TO­RIA?

Mia - - ESPECTÁCULOS -

Ja­más voy a ol­vi­dar el día en que la re­dac­ción del dia­rio Cró­ni­ca se de­tu­vo de gol­pe con un si­len­cio de muer­te y to­dos co­rrie­ron ha­cia las tres pan­ta­llas de te­le­vi­sión pa­ra ver en vi­vo có­mo dos avio­nes de­rri­ba­ban las To­rres Ge­me­las. Una ima­gen que que­dó gra­ba­da en la men­te de to­dos, pa­ra siem­pre, por la bru­ta­li­dad del aten­ta­do y por­que lo es­tá­ba­mos vien­do en Ar­gen­ti­na, en el mis­mo ins­tan­te en que ocu­rría en los Es­ta­dos Uni­dos. Pe­ro pa­ra lle­gar has­ta ese mo­men­to, nues­tra te­le­vi­sión atra­ve­só un lar­go sen­de­ro que ha­ce dos se­ma­nas cum­plió 62 años. El 17 de oc­tu­bre de 1951 se ce­le­bra­ba por sex­ta vez el Día de la Leal­tad pe­ro­nis­ta con una enor­me mul­ti­tud fren­te a la Pla­za de Ma­yo. Mien­tras Pe­rón y Evi­ta eran acla­ma­dos por sus se­gui­do­res, un pe­que­ño gru­po de per­so­nas, des­de el bal­cón del se­gun­do pi­so del Ban­co Na­ción, rea­li­za­ba la pri­me­ra trans­mi­sión te­le­vi­si­va. Dos de ellos eran Jaime Yan­ke­le­vich y En­ri­que Su­si­ni (que ya ha­bía si­do uno de los au­to­res de la pri­me­ra trans­mi­sión ra­dial). Na­cía la te­le­vi­sión ar­gen­ti­na. El pri­mer hi­jo de esa te­le­vi­sión fue Ca­nal 7, con aquel he­cho his­tó­ri­co. Nue­ve años des­pués lle­ga­ba Ca­nal 9, co­no­ci­do co­mo Ca De Te, a los po­cos me­ses, Ca­nal 13 y más tar­de Ca­nal 11 (Te­leon­ce) y ac­tual Te­le­fé. Fi­nal­men­te, apa­re­ció Ca­nal 2 de La Pla­ta, que hoy es Amé­ri­ca 2. A ellos se su­ma­ron, en los úl­ti­mos años, la se­ña­les de ca­ble na­cio­na­les y ex­tran­je­ras, per­mi­tien­do cien­tos de op­cio­nes a la ho­ra de en­cen­der la pan­ta­lla. Un lar­go ca­mino re­co­rri­mos con el blan­co y ne­gro has­ta que en 1978 lle­gó el co­lor. Los ta­pes se en­via­ban por avio­nes, tan­to es así que en el Mun­dial 66, cuan­do An­to­nio Rat­tín (ju­ga­dor de la Se­lec­ción Ar­gen­ti­na) se sen­tó en la alfombra de la reina al ser ex­pul­sa­do de la can­cha, re­ci­bi­mos las imá­ge­nes dos días des­pués. En 1969 ocu­rrió el gran mi­la­gro: vi­mos el alu­ni­za­je en di­rec­to gracias a que se inau­gu­ró, en Bal­car­ce, la pri­me­ra es­ta­ción te­rre­na pa­ra re­trans­mi­tir vía sa­té­li­te es­ce­nas de otros paí­ses del pla­ne­ta. Pe­ro hoy, cuan­do ve­mos el idio­ma que se uti­li­za, las imá­ge­nes que nos su­pe­ran, cuan­do nos da­mos cuen­ta de que la te­le es bi­za­rra y atre­vi­da pen­sa­mos: ¿pa­ra qué tan­to es­fuer­zo?, ¿có­mo se­gui­rá es­ta his­to­ria?, ¿ha­ce fal­ta tan­ta me­dio­cri­dad? Ya ve­re­mos có­mo si­gue.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.