En­tre bam­ba­li­nas

Mia - - ESPECTÁCULOS -

Cró­ni­ca de una muer­te anun­cia­da

Ha­ce dos se­ma­nas pu­bli­ca­mos en es­ta mis­ma sec­ción la no­ta que trans­cri­bi­mos al pie. Se le pue­de lla­mar sen­ti­do co­mún, ol­fa­to pe­rio­dís­ti­co, in­tui­ción o bue­na da­ta. Lo cier­to es que en char­la con al­gu­nos co­le­gas bien in­for­ma­dos, co­men­tá­ba­mos la gra­ve­dad del es­ta­do de Ri­car­do Fort, ese hom­bre ab­so­lu­ta­men­te me­diá­ti­co, ex­tra­va­gan­te, di­ver­ti­do, nar­ci­sis­ta y ego­cén­tri­co par­tió a los 45 años, con ga­nas de vi­vir un mon­tón de ex­pe­rien­cias más. No obs­tan­te, los úl­ti­mos 25 los vi­vió con una pa­sión im­pa­ra­ble. Se be­bió la vi­da de un tra­go, se atra­có con los pla­ce­res, se dio el gus­to de te­ner todo lo que qui­so, des­de una co­lec­ción de au­tos ca­rí­si­mos, avión pri­va­do, una man­sión enor­me a pro­gra­ma pro­pio de te­le­vi­sión, obras de tea­tro que pro­du­jo y pro­ta­go­ni­zó, do­ce­nas de re­lo­jes de las mar­cas más bus­ca­das en el mun­do que usó y re­ga­ló. Tu­vo dos hi­jos sin te­ner esposa, no­vias y no­vios, las mu­je­res más her­mo­sas a sus pies y los jó­ve­nes más be­llos y muscu­losos en su en­torno y en su se­gu­ri­dad pri­va­da. Via­jó a Mia­mi cuan­tas ve­ces qui­so a di­ver­tir­se y di­la­pi­dar su enor­me for­tu­na, lle­vó con él a sus afec­tos y a sus ni­ños, com­pró y re­ga­ló ro­pa por mi­les y mi­les de dó­la­res. Qui­so bai­lar en el Bai­lan­do de Ti­ne­lli y bai­ló. Qui­so can­tar en el Can­tan­do y can­tó. Qui­so ser ju­ra­do y fue ju­ra­do. En­tró y sa­lió cuan­tas ve­ces qui­so de los es­cán­da­los te­le­vi­si­vos en­fren­tán­do­se a los más va­ria­dos enemi­gos. En var va­rios de sus úl­ti­mos re­por­ta­jes de de­jó en cla­ro lo tre­men­do de su su­fri­mien­to y el sa­cri­fi­cio qu que ha­cía pa­ra sa­lir ca­da dí día a la ca­lle. Tam­bién ha­bló so so­la­pa­da­men­te de la muer­te. De gol­pe, en la ma­dru­ga­da del lu lu­nes 25 de no­viem­bre, todo s se de­tu­vo con una gran do­sis d de mis­te­rio y Ri­car­do Fort se fue pa­ra siem­pre. ¡Que en paz des­can­se quien quie tu­vo una vi­da tan agi­ta­da!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.