El bal­cón, pa­raí­so per­so­nal

Mia - - IDEAS ÚTILES -

Cuan­do los ger­ma­nos in­va­die­ron Eu­ro­pa, de­ja­ron en los pue­blos con­quis­ta­dos la im­pron­ta de sus len­guas. En Ita­lia, los go­dos, que se es­ta­ble­cie­ron en el nor­te, im­pu­sie­ron la pa­la­bra bal­ko de la cual de­ri­vó más tar­de, bal­co­ne que, a su vez, dio lu­gar a nues­tra pa­la­bra “bal­cón”. Los ger­ma­nos pro­nun­cia­ban la 'b' con tan­ta fuer­za, que esa pa­la­bra se trans­for­mó, en ita­liano, en “pal­co”: ese es­pa­cio en for­ma de bal­cón des­de el cual los es­pec­ta­do­res ob­ser­va­ban la obra de tea­tro.

Por eso, cuan­do se pue­de dis­po­ner de un bal­cón, por pe­que­ño que és­te sea, re­ci­bi­mos la suer­te de trans­for­mar­nos en go­zo­sos ob­ser­va­do­res del es­pec­tácu­lo de la vi­da, due­ños de un es­pa­cio par­ti­cu­lar que, en me­dio de tan­ta ur­ba­ni­dad, de­vie­ne re­fu­gio per­so­nal. Ha­bi­tual­men­te, no le da­mos mu­cha im­por­tan­cia al di­se­ño de los bal­co­nes. So­bre todo, al sue­lo. Por lo ge­ne­ral, de­ja­mos el que ya tie­ne y, sin em­bar­go, es un ele­men­to im­por­tan­te pa­ra el es­ti­lo ge­ne­ral que que­rra­mos dar­le. Tam­bién, pa­ra que nos sin­ta­mos có­mo­das en él. Si nos in­cli­na­mos por un sue­lo de ma­de­ra, dis­fru­ta­re­mos de un am­bien­te na­tu­ral que real­za­rá la be­lle­za de las plan­tas que ten­ga­mos en el bal­cón y, si en cam­bio, ele­gi­mos el ce­men­to, po­dre­mos pin­tar­lo con mo­ti­vos que com­bi­nen con la de­co­ra­ción ge­ne­ral. Si op­ta­mos por la ce­rá­mi­ca o la pie­dra, no ten­dre­mos que de­di­car­le mu­cho tiem­po pa­ra man­te­ner­lo lim­pio. o

Re­cuer­den que los mue­bles que es­co­ja­mos pa­ra de­co­rar­lo de­be­rán es­tar en re­la­ción con el ta­ma­ño de nues­tro bal­cón por­que no es lo mis­mo un es­pa­cio pe­que­ño que uno gran­de.

Lu­gar de in­ter­co­mu­ni­ca­ción en­tre nues­tra casa y las vi­vien­das de al­re­de­dor, es im­por­tan­te con­si­de­rar­lo pa­ra que la de­co­ra­ción que es­co­ja­mos man­ten­ga cohe­ren­cia con el en­torno, sin es­tor­bar a nues­tros ve­ci­nos (pa­rri­llas humean­tes, abs­te­ner­se). Sin em­bar­go, es­to no im­pi­de que de­je­mos vo­lar nues­tra ima­gi­na­ción pa­ra crear un es­pa­cio be­llo, acor­de con el di­se­ño de nues­tra casa y con el es­pa­cio que la ro­dea.

El bal­cón tam­bién pue­de ser un es­pa­cio de reunión: si lo per­mi­te, po­dre­mos crear en él una ver­da­de­ra sa­la de es­tar abier­ta al ex­te­rior, don­de re­unir­nos con la fa­mi­lia y ami­gos, pa­ra dis­fru­tar de una no­che de ve­rano.

Lu­gar fa­vo­ri­to des­de don­de ve­mos y so­mos vis­tos. En me­dio de la ciu­dad, y al ai­re li­bre, el bal­cón pue­de ser lu­gar de dis­fru­te, el pal­co pre­fe­ren­cial don­de sim­ple­men­te sen­tar­se, tum­bar­se o mi­rar sim­ple­men­te el es­pec­tácu­lo de las es­tre­llas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.