Ana Ro­sen­feld, el te­rror de los ma­ri­dos

La abo­ga­da Ana Ro­sen­feld se hi­zo fa­mo­sa co­mo “el te­rror de los ma­ri­dos” por sus de­fen­sas de las es­po­sas en jui­cios de di­vor­cio. Por eso, así se lla­ma el li­bro que pu­bli­có re­cien­te­men­te y gracias al cual fui­mos a apren­der de ella a que se­pa­rar­se no sig­ni­fi

Mia - - SUMARIO - Por Fer­nan­da Bus­tos

Ya co­no­ci­da por mu­chos, con pre­sen­cia en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, Ana Ro­sen­feld se ga­nó el tí­tu­lo de “te­rror de los ma­ri­dos” por su es­pe­cia­li­dad en di­vor­cios, so­bre todo aque­llos con di­fi­cul­ta­des pa­ra lo­ca­li­zar y re­par­tir con jus­ti­cia los bie­nes. En­tre sus clien­tas es­tu­vie­ron Moria Casán, Wanda Nara, Pampita, Ka­ri­na Je­li­nek y Ma­rie Fran­ce Pe­ña Lu­que, ex cu­ña­da de Mau­ri­cio Ma­cri, por nom­brar al­gu­nas.

Des­de chi­qui­ta, su­po que el de­re- cho era lo su­yo y se de­cla­ra fa­ná­ti­ca de­cla­ra­da de la se­rie Perry Ma­son, a la que es­pe­ra­ba con an­sie­dad pa­ra ver aten­ta­men­te có­mo se re­sol­vían los ca­sos en los jui­cios ora­les. Egre­sa­da del co­le­gio Carlos Pe­lle­gri­ni, se re­ci­bió de abo­ga­da a los 19 años, cur­san­do la ca­rre­ra li­bre. A los 20 se ca­só, pe­ro ter­mi­nó di­vor­cián­do­se unos años des­pués “en bue­nos tér­mi­nos”. Lue­go lle­gó Mar­ce­lo, su se­gun­do ma­ri­do, con el que lle­va 30 años de amor y con el que tu­vo dos hi­jas, Pa­me­la y Step­ha­nie, que tam­bién si­guie­ron sus pa­sos.

Re­cien­te­men­te, aca­ba de pu­bli­car el li­bro El te­rror de los ma­ri­dos, Edi­to­rial Pla­ne­ta, un ver­da­de­ro com­pen­dio de ideas pa­ra las mu­je­res so­bre los pa­sos que de­ben se­guir du­ran­te el di­vor­cio o cuan­do ven que se ave­ci­na pa­ra no que­dar in­de­fen­sas an­te la si­tua­ción y pro­te­ger a sus hi­jos. “Creo que el li­bro le per­mi­te sa­ber más a mu­chas mu­je­res que, a ve­ces, tie­nen mie­do de pe­dir una con­sul­ta por­que sien­ten que pue­den es­tar ac­tuan­do des­leal­men­te si se ase­so­ran an­tes o te­men que el ma­ri­do se en­te­re. Tie­nen que asu­mir un mon­tón de res­pon­sa­bi­li­da­des pa­ra las que qui­zá no es­tán pre­pa­ra­das”.

–¿Qué te lle­vó a ser es­pe­cia­lis­ta en di­vor­cio?

–Bá­si­ca­men­te el he­cho de ver que, en la ma­yo­ría de los ca­sos, las mu­je­res son la par­te más dé­bil del ma­tri­mo­nio, a las que al­gu­nos jue­ces no so­lo no acom­pa­ñan, sino que les ha­cen el ca­mino que les to­ca tran­si­tar

aún más di­fí­cil de lo que ya es.

–¿La si­tua­ción es di­fe­ren­te pa­ra es­po­sas le­ga­les que pa­ra con­cu­bi­nas?

–Sí, mu­chas me vie­nen a con­sul­tar por sus de­re­chos. Pe­ro por más que la re­co­noz­can co­mo “la se­ño­ra de”, ten­ga una ex­ten­sión de la tar­je­ta de cré­di­to o in­te­gre el gru­po fa­mi­liar en la obra so­cial, la reali­dad es otra. Si no tie­ne na­da a su nom­bre, no hay na­da que re­cla­mar. Si no fue­ron pre­vi­so­ras y fir­ma­ron con­do­mi­nios o fi­gu­ran ellas en las cuen­tas o ca­jas de se­gu­ri­dad de los ban­cos,, tie­nen el au­to­mó­vil a su nom­bre o con un por­cen­ta­je en una ac­ti­vi­dad co­mer­cial, es muy di­fí­cil lo­grar al­go.

–¿Qué de­be­ría ha­cer r una mu­jer que no es­tá á ca­sa­da con pa­pe­les?

–No te­ner mie­do de e ase­so­rar­se le­gal­men­te. e. No so­lo tie­nen obli­ga­cio- nes, de­ben sa­ber có­mo ejer­cer sus de­re­chos. La so­lu­ción más fá­cil es so­li­ci­tar que to­das las per­te­nen­cias es­tén a nom­bre de am­bos. Se de­be com­prar en con­do­mi­nio o pe­dir un por­cen­ta­je de las ac­cio­nes de la so­cie­dad que ha­ya crea­do la pa­re­ja.

–¿No de­bie­ra es­tar le­ga­li­za­do de al­gu­na ma­ne­ra el con­cu­bi­na­to?

–Una mo­di­fi­ca­ción en es­te te­ma den­tro del Có­di­go Ci­vil se­ría ab­so­lu­ta­men­te in­no­va­do­ra y la apo­yo in­con­di­cio­nal­men­te. Hay un pro­yec­to que plan­tea que si se pue­den acre­di­tar dos años de con­vi­ven­cia con una per­so­na y se tie­nen seis me­ses a par­tir de la se­pa­ra­ción, se pue­den re­cla­mar des­de una ma­nu­ten­ción, la casa don­de ha­bi­ta­ron e in­clu­so todo aque­llo que cons­tru­yó la pa­re­ja du­ran­te el tiem­po que con­vi­vió.

–¿Por qué la mu­jer es más vul­ne­ra­ble que el hom­bre en el di­vor­cio?

–No creo que la mu­jer sea el se­xo dé­bil, co­mo mu­chos di­cen, sino que es la Jus­ti­cia la que la po­ne en un lu­gar de de­bi­li­dad. La­men­ta­ble­men­te, nues­tra jus­ti­cia es ab­so­lu­ta­men­te ma­chis­ta, por más que ha­ya jue­zas. In­clu­so, en las cá­ma­ras de Dipu­tado y Se­na­do­res te­ne­mos mu­je­res y, sin em­bar­go, las le­yes, más allá de que ten­gan gran­des tí­tu­los co­mo “De­fen­sa o vio­len­cia de gé­ne­ro”, re­sul­tan idí­li­cas en com­pa­ra­ción con la prác­ti­ca.

–¿Las amas de casa, las es­po­sas que no tra­ba­jan, es­tán en peor si­tua­ción al mo­men­to de di­vor­ciar­se?

–Sue­len que­dar en una si­tua­ción muy vul­ne­ra­ble an­te la jus­ti­cia y tie­nen que cam­biar drás­ti­ca­men­te su ni­vel de vi­da. Nues­tra ley no pre­vé cuo­ta de ali­men­to pa­ra esa mu­jer, sal­vo ex­tre­ma ne­ce­si­dad. Así que­da en un plano ab­so­lu­ta­men­te se­cun­da-

“La mu­jer no es el se­xo dé­bil, es la Jus­ti­cia la que la po­ne en un lu­gar de de­bi­li­dad”

rio y mí­ni­mo. En mu­chos ca­sos, por más que quie­ra sa­lir a tra­ba­jar, no pue­de ha­cer­lo por­que es­tá fue­ra del mer­ca­do, ca­si sin po­si­bi­li­da­des de re­in­ser­tar­se, fue­ra de la edad com­pe­ti­ti­va o de las tec­no­lo­gías co­mo la compu­tado­ra.

–En el ca­so de una mu­jer que vi­ve con sus hi­jos ado­les­cen­tes, que re­ci­ben su cuo­ta ali­men­ta­ria has­ta los 21 años, y eso ape­nas le al­can­za pa­ra man­te­ner la casa, ¿qué pue­de ha­cer des­de lo le­gal?

–Esa es una de las re­so­lu­cio­nes le­gis­la­ti­vas más gra­ves que hay. La pa­ra­do­ja se da cuan­do los hi­jos to­da­vía com­par­ten la casa con la ma­má y que ter­mi­nan dán­do­le la pla­ta pa­ra la co­mi­da. Es una mal­dad más que un be­ne­fi­cio. Al chi­co, el pa­dre mu­chas ve­ces le si­gue pa­san­do pla­ta pa­ra com­prar­se ro­pa, sa­lir con una chi­ca o po­ner­le naf­ta al au­to, pe­ro es­tá mal que lue­go la cuo­ta ali­men­ta­ria so­lo la per­ci­ba él. Pa­re­cie­ra que ju­ga­ra más a una si­tua­ción de da­ñar a la pro­ge­ni­to­ra que a mar­car­le un lí­mi­te, po­nien­do al hi­jo de­lan­te de la ma­dre. No hay res­pe­to a esa mu­jer.

–¿Cuá­les son las aler­tas más co­mu­nes que pue­den anun­ciar que se ave­ci­na un di­vor­cio?

–La mu­jer em­pie­za a pre­ver­lo por­que él es­tá en otra sin­to­nía. Tie­ne una aman­te o la in­ten­ción de for­mar una nue­va vi­da. Él lle­ga más tar­de que lo ha­bi­tual, tie­ne más reunio­nes de tra­ba­jo, quie­re po­ner­se en for­ma, em­pie­za a ir al gim­na­sio cuan­do nun­ca le ha­bía im­por­ta­do esa ac­ti­vi­dad, se ocu­pa de su ves­ti­men­ta y has­ta cam­bia el es­ti­lo de su ro­pa in­te­rior, sa­le per­fu­ma­do to­dos los días y es­tá pen­dien­te de un mon­tón de de­ta­lles de los que an­tes ni se per­ca­ta­ba.

–¿Cuál es la cau­sa más co­mún de di­vor­cios en nues­tro país?

–La in­fi­de­li­dad. Pe­ro hoy, la mu­jer, le­jos de pa­ra­li­zar­se, sue­le bus­car pre­ser­var­se más, tra­tan­do de re­sol­ver me­jor el te­ma de su pa­tri­mo­nio.

–Es­con­der los bie­nes pa­ra no pa­gar ma­nu­ten­ción, ¿no es una for­ma de in­fi­de­li­dad?

–Sí, es una in­fi­de­li­dad pa­tri­mo­nial. El he­cho de que un hom­bre se apo­ye y crea en su mu­jer tie­ne que ver con la con­fian­za, la leal­tad y la fi­de­li­dad que se tie­ne el ma­tri­mo­nio. Cuan­do no hay con­fian­za en la pa­re­ja y no se sa­be dón­de se guar­da la pla­ta, cuán­to ga­na el otro, có­mo se ma­ne­já en la eco­no­mía co­ti­dia­na, se es­tá sien­do infiel. Es­te te­ma sue­le sur­gir al mo­men­to de plan­tear un di­vor­cio.

–¿La in­fi­de­li­dad pa­tri­mo­nial pue­de ser cau­sal de di­vor­cio?

–No en sí mi­ma, pe­ro ter­mi­na es­tan­do pre­sen­te cuan­do se ha­bla de una in­ju­ria gra­ve, co­mo pue­de ver­se, por ejem­plo, cuan­do el ma­ri­do le sa­ca la tar­je­ta de cré­di­to, la de­ja en la ca­lle o le cor­ta la cuo­ta de ali­men­tos. La aban­do­na.

–¿La Ley de Di­vor­cio ne­ce­si­ta cam­bios?

–La ley no tie­ne pro­ble­mas, no creo que sea ar­cai­ca. Los pro­ce­di­mien­tos son los ar­cai­cos, len­tos, los trá­mi­tes bu­ro­crá­ti­cos. El hom­bre se lle­va la mi­tad de su pla­ta en el mo­men­to y la mu­jer tie­ne que es­pe­rar a que ter­mi­ne el di­vor­cio pa­ra po­der lle­var­se lo su­yo. La jus­ti­cia es di­ná­mi­ca, no es­tá­ti­ca, aun­que mu­chos jue­ces pa­re­cen no que­rer ver­lo y tie­nen una men­ta­li­dad an­ti­cua­da.

–¿Se­ría be­ne­fi­cio­so que el con­tra­to pre­ma­tri­mo­nial lle­ga­ra a la Ar­gen­ti­na?

–Se es­tá ha­blan­do de in­cor­po­rar­lo, si así fue­se, no de­bie­ra ser coer­ci­ti­vo sino vo­lun­ta­rio y que ca­da cual de­ci­die­ra si lo fir­ma o no.

–¿A quién no de­fen­de­rías nun­ca?

–A un mal­tra­ta­dor, a un abu­sa­dor o a un pe­dó­fi­lo. Con las mu­je­res, sue­lo ne­gar­me cuan­do me quie­ren uti­li­zar, cuan­do no bus­can un lu­gar, sino que per­si­guen al­gún ar­ti­lu­gio. No de­fen­de­ría a aque­lla mu­jer que uti­li­ce a los hi­jos co­mo rehe­nes.

–¿Su­fris­te ame­na­zas o pre­sio­nes al­gu­na vez de la otra par­te de un di­vor­cio que es­ta­bas tra­mi­tan­do?

–A eso no le ten­go mie­do. No le te­mo a nin­gún po­de­ro­so. Al re­vés, si ellos me vie­nen a ame­na­zar, me pon­go lo­ca y a ellas las de­fien­do el do­ble.

–¿Te be­ne­fi­ció ser co­no­ci­da en los me­dios?

–La pren­sa me dio la opor­tu­ni­dad de te­ner un mi­cró­fono y po­der ex­pli­car en cas­te­llano te­mas que a la gen­te les re­sul­ta­ba di­fí­cil en­ten­der, re­la­cio­na­dos con sus de­re­chos. Mu­chos, aún hoy, si­guen con la teo­ría ab­sur­da de creer, por ejem­plo, que el con­vi­vien­te tie­ne de­re­chos, que des­pués de 10 años de con­vi­ven­cia se tie­nen los mis­mos de­re­chos que en un ma­tri­mo­nio le­gal y no es así. Mu­chas mu­je­res no sa­ben có­mo ha­cer un jui­cio por ali­men­tos, có­mo ani­mar­se. Es

“No de­fen­de­ría a aque­llas mu­je­res que uti­li­zan a los hi­jos co­mo rehe­nes”

pre­fe­ri­ble po­ner­se co­lo­ra­da pri­me­ro y no ver­de des­pués por pe­dir ex­pli­ca­cio­nes al ma­ri­do, en el mo­men­to, de por qué las co­sas son de una ma­ne­ra u otra.

–¿Cuál es tu fór­mu­la pa­ra te­ner un ma­tri­mo­nio fe­liz que ya lle­va 30 años?

–El res­pe­to es la ba­se fun­da­men­tal, la unión de la fa­mi­lia, la no in­va­sión de uno en el ám­bi­to del otro. Igual­men­te, creo que tie­ne que ver con los sen­ti­mien­tos, los pro­yec­tos en co­mún, el enamo­rar al ma­ri­do to­dos los días, no de­jar­se es­tar, no aban­do­nar­se, de­di­car­le el tiem­po que nos pi­de. En ca­da pa­re­ja, el hom­bre re­cla­ma y la mu­jer da, o al re­vés, y esa lla­mi­ta de­be man­te­ner­se vi­va. Na­die tie­ne la fe­li­ci­dad comprada, ni el ma­tri­mo­nio com­pra­do.

–¿Wanda Nara fue una bue­na alum­na tu­ya?

–Ex­ce­len­te, yo creo que una de las me­jo­res. Siem­pre es­tu­vo al tan­to de las cuen­tas de su ma­ri­do y de ca­da pe­so que en­tra­ba a la casa.

Clien­tas fa­mo­sas: BBea­tri­zi SSa­lo­mónl ó y MMo­riai CCa­san

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.