Bernardo con­tes­ta en su con­sul­to­rio se­ma­nal

Un es­pa­cio se­ma­nal pa­ra re­sol­ver con­flic­tos, des­pe­jar obs­tácu­los y, fun­da­men­tal­men­te, ser es­cu­cha­dos El con­sul­to­rio de Stamateas

Mia - - SUMARIO -

¿En qué co­sas de­bo en­fo­car­me pa­ra que me va­ya bien en lo que me pro­pon­go?

Mag­da­le­na De­be­rías co­men­zar con una bue­na pla­ni­fi­ca­ción, ano­tar las ideas y ar­mar un plan de ac­ción. Es acon­se­ja­ble ad­qui­rir el há­bi­to de es­cri­bir nues­tras me­tas y re­vi­sar el es­ta­do de avan­ce pe­rió­di­ca­men­te; es­to lo po­de­mos ha­cer, sim­ple­men­te, lle­van­do un cua­derno siem­pre con no­so­tros, así, a me­di­da que va­ya­mos apren­dien­do en el ca­mino, po­dre­mos ir mo­di­fi­can­do las es­tra­te­gias.

¿Có­mo le­van­to mi es­ti­ma?

So­le­dad Co­men­zá to­man­do­te tiem­po pa­ra vos, bus­cá al­go que te gus­te y ha­ce un pe­que­ño ri­tual de re­ga­lo, po­ne­te pri­me­ra en la lista por­que si vos no te cui­das, na­die lo va a ha­cer. ¿Cuán­do es el mo­men­to ideal pa­ra cam­biar de tra­ba­jo y co­men­zar a cum­plir nues­tros sue­ños?

San­dra ¡Siem­pre! Lo que su­ce­de es que cuan­do no te­ne­mos na­da que per­der nos arries­ga­mos a todo, por eso cuan­do uno es jo­ven tie­ne ese im­pul­so y co­rre ries­gos. Pe­ro a me­di­da que va­mos cre­cien­do nos es­ta­ble­ce­mos en lo que se lla­ma la zo­na de con­fort, el sta­tus quo, ha­cer siem­pre lo mis­mo, de la mis­ma for­ma. No pier­das el es­pí­ri­tu de ries­go, hoy en día no hay un tra­ba­jo se­gu­ro y las po­si­bi­li­da­des del des­em­pleo son per­ma­nen­tes, aun en las em­pre­sas más gran­des, pe­ro co­rré ries­gos in­te­li­gen­tes, apro­ve­chá cuan­do es­tás bien pa­ra ha­cer cam­bios y con­se­guir al­go me­jor pa­ra se­guir cre­cien­do. ¿Có­mo pue­do de­jar de re­pe­tir los mis­mos erro­res?

Cynt­hia Vea­mos al­gu­nas ideas que te ayu­da­rán a to­mar de­ci­sio­nes con sa­bi­du­ría: -En pri­mer lu­gar, todo lo que em­pren­das ha­ce­lo con en­tu­sias­mo. -Es pre­ci­so de­jar atrás la frus­tra­ción y el pe­si­mis­mo. -En­tu­sias­ma­te con la idea, po­ne­le pa­sión y ga­nas ya que, se­gu­ra­men­te, ha­brá obs­tácu­los en el ca­mino y vas a ne­ce­si­tar de­ter­mi­na­ción. Mu­chas ve­ces, la efi­ca­cia del re­sul­ta­do es­tá con­di­cio­na­da por aque­llas de­ci­sio­nes ba­sa­das en falsas pre­mi­sas, co­mo por ejem­plo, afe­rrar­nos a una fan­ta­sía, es­te es un error muy fre­cuen­te. Mu­chas ve­ces te­ne­mos gran­des sue­ños pe­ro par­ti­mos de lo que sen­ti­mos en el mo­men­to que nos sen­ti­mos bien y ac­cio­na­mos, y cuan­do nos sen­ti­mos mal nos que­da­mos quie­tos; es­to ha­ce que los re­sul­ta­dos no lle­guen. ¿Por qué guar­da­mos ob­je­tos de cuan­do éra­mos chi­cos?

Ra­quel Lo ha­ce­mos pa­ra sa­ber que he­mos vi­vi­do, el ob­je­to nos re­cuer­da que te­ne­mos his­to­ria, que so­mos se­res his­tó­ri­cos y que vi­vi­mos co­sas. Es­tá bueno guar­dar co­sas que nos re­cuer­dan que hay una his­to­ria, por­que lo peor que nos pue­de pa­sar es sen­tir que se nos fue la vi­da. Las res­pues­tas de Bernardo Stamateas de­ben ser to­ma­das co­mo guías.

Ja­más re­em­pla­zan el con­se­jo pro­fe­sio­nal de cual­quier ti­po.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.