Los há­bi­tos ali­men­ta­rios

Mia - - SUMARIO - por An­drea Pu­ri­ta Del li­bro “Ni prohi­bi­do ni per­mi­ti­do. Có­mo cam­biar los há­bi­tos ali­men­ta­rios y lo­grar tu pe­so ideal”, de An­drea Pu­ri­ta, Edi­cio­nes Urano. Edi­cio­ne­su­rano.com.ar

E¡La ma­ne­ra de ba­jar de pe­so es igual que cuan­do au­men­ta­mos! Es de­cir: co­mien­do, no sin co­mer. Es­te pro­ce­so se pro­du­ce a un rit­mo de­ter­mi­na­do y sin dar­nos cuen­ta. Lo me­jor r que te pue­de pa­sar es que di­gas: ba­jé é 5 ki­los y ¡no me di cuen­ta! Es­to sig­ni- fi­ca no co­rrer de­trás de la ba­lan­za sino o co­rrer de­trás de la sa­lud. En­ton­ces, , pen­se­mos que adel­ga­zar tam­bién se e lo­gra de a po­co. No lo vas a ver de un n día pa­ra otro.

No es lo mis­mo co­mer por pla­cer,r, que co­mer por an­gus­tia o abu­rri­mien-nto o sim­ple­men­te por­que es­tá ri­co yy co­mo. Me gus­ta­ría que pue­das de­tec­ta­rar el mo­ti­vo que te lle­va a co­mer de más,s, si lo ha­ces, pre­gún­ta­te­lo, sin mie­do, ya te di­je que la res­pues­ta la vas a en­con-ntrar en tu in­te­rior, ¡ aní­ma­te! n es­te ca­mino es ne­ce­sa­rio que des­cu­bras por qué co­mes de más cuan­do co­mes de más. ¿Se en­tien­de?

Na­die en­gor­da de un día pa­ra otro; a lo me­jor, de un día pa­ra otro nos mi­ra­mos con más aten­ción en el es­pe­jo y nos des­cu­bri­mos dis­tin­tos, la ro­pa no nos en­tra, y nos da­mos cuen­ta de que al­go pa­só, por­que cuan­do en­gor­da­mos, lo ha­ce­mos co­mien­do; na­die en­gor­da sin co­mer… se au­men­ta de pe­so pro­gre­si­va­men­te y a un rit­mo de­ter­mi­na­do. Pien­sa que:

Tra­ta de po­ner la ba­lan­za de tu la­do y no en con­tra. El pe­so ideal es el pe­so en que ca­da uno se sien­te fe­liz; no exis­ten las mo­de­los de pa­sa­re­la, so­lo exis­te una reali­dad, que ca­da per­so­na de­be res­pe­tar­se, acep­tar­se, que­rer­se y cui­dar­se mu­cho, pa­ra que esa ma­ra­vi­llo­sa má­qui­na que es tu cuer­po fun­cio­ne per­fec­ta has­ta el úl­ti­mo día de tu vi­da, por eso y pa­ra eso es tan ne­ce­sa­rio es­te gran cam­bio y en­ten­di­mien­to.

Los ali­men­tos no son bue­nos ni ma­los, de­pen­de del tra­ta­mien­to que uno les da; con es­to me re­fie­ro a la for­ma de coc­ción. La ali­men­ta­ción pre­vie­ne y cu­ra en­fer­me­da­des, pe­ro mal uti­li­za­da, en­fer­ma. Es im­por­tan­te sa­ber cuál es el sig­ni­fi­ca­do del ali­men­to en tu cuer­po, no lo ol­vi­des.

Pa­ra aque­llos que ya han pa­sa­do por una con­sul­ta con un nu­tri­cio­nis­ta y que han em­pe­za­do el ca­mino, y qui­zás se dis­tra­je­ron y vol­vie­ron a en­gor­dar, yo los in­vi­to a que re­to­men los pa­sos. Es­to es es­cu­char tu ne­ce­si­dad real.

Cuan­do ha­blo de ne­ce­si­dad real, ha­blo de lo que nos pa­sa en el mo­men­to de ele­gir lo que va­mos a co­mer, de un cam­bio de ac­ti­tud ha­cia la co­mi­da. Por ejem­plo: pre­gun­tar­nos si real­men­te te­ne­mos ga­nas de co­mer eso que es­ta­mos eli­gien­do en ese mo­men­to. Los mo­ti­vo­ti­vos que nos ha­cen se­lec­cio­nar o elee­le­gir de­ter­mi­na­dos ali­men­tos pue­de­den ser va­rios, uno de ellos es no co­co­nec­tar­nos en ese mo­men­to con lo que es­ta­mos ha­cien­do: es de­cir, co­co­mer. La pro­pues­ta es lo­grar una ala­li­men­ta­ción más cons­cien­te, don­de­de el pen­sa­mien­to y la ac­ción de co­co­mer se re­la­cio­nen, tra­tan­do de co­com­pren­der qué le das a tu cuer­po een ese ins­tan­te.

Una de las for­mas de co­men­zar a cam­biar el há­bi­to es pre­gun­tán­do­te ¿por qué si­go co­mien­do ccuan­do ya no ten­go ape­ti­to? Pue­de ser que res­pon­das: por an­sie­dad, por enojo, por abu­rri­mien­to, por­que es­té ri­co o por ale­gría, et­cé­te­ra. Cual­quie­ra sea la res­pues­ta, sig­ni­fi­ca que lo que es­ta­mos ha­cien­do es co­mer de más. Es­to su­su­ce­de cuan­do no re­la­cio­na­mos la ca­be­za con el es­tó­ma­go, es­tó­mag sino que nos de­ja­mos lle­var por la emo­ción; en es­te pun­to es cuan­do per­de­mos el lí­mi­te en el es­tó­ma­go.

El cam­bio de há­bi­to en es­te pun­to es: se­pa­rar la emo­ción de la co­mi­da, dar­le real­men­te a ca­da uno el lu­gar que le co­rres­pon­de. La co­mi­da de­be ser gra­ti­fi­can­te, la co­mi­da es pa­ra dis­fru­tar­la no pa­ra pa­de­cer­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.