Los lu­ga­res de guar­da­do

Mia - - SUMARIO - por Pa­tri­cia Tra­ver­sa* *Di­rec­to­ra del Cen­tro Ofi­cial de Feng Shui Pro­fe­sio­nal. Au­to­ra del li­bro Cam­bie su vi­da con Feng Shui

Aes­tos tres sec­to­res de la casa hay que pres­tar­les mu­cha aten­ción por­que guar­dan ener­gía ne­ga­ti­va.

Só­tano

De acuer­do a la fi­lo­so­fía del Feng Shui, el só­tano de tu casa re­pre­sen­ta el sub­cons­cien­te, así co­mo los te­mas no re­suel­tos del pa­sa­do. Es im­por­tan­te que ten­gas una mi­ra­da de las co­sas que guar­dás y en qué es­ta­do se en­cuen­tran. . Todo lo que hay en tu só­tano o afec­ta te­mas fun­da­men­ta­les s de tu vi­da.

Es­te es­pa­cio os­cu­ro y sub­te­rrá­neo pue­de ser un ver­da­de­ro agu­je­ro en el que se acu­mu­la el chi des­agra­da­ble. En ge­ne­ral, los olo­res ran­cios y el cli­ma pe­sa­do que hay en es­tos lu­ga­res con­cen­tran la ma­la ener­gía. Lo ideal es lo­grar una lim­pie­za de tu só­tano, aun­que no sea lo más im­por­tan­te que hay pa­ra ha­cer enn el día­día, y cam­biar de lu­gar cual­quier ob­je­to que blo­quee el co­rrec­to fluir del chi.

Áti­co

Cuan­do sen­tís que las co­sas te des­bor­dan, que es­tás ba­jo mu­cha pre­sión o po­co en­tu­sias­ta con res­pec­to a tu fu­tu­ro, el lu­gar de la casa que te­nés que mi­rar es tu áti­co o cual­quier lu­gar de al­ma­ce­na­mien­to que se en­cuen­tre en­ci­ma de vos. Pue­de ser tam­bién una ha­bi­ta­ción en el pi­so de arri­ba que es­té lle­na de co­sas.

Los áti­cos, al igual que los só­ta­nos y los ga­ra­jes, tien­den a lle­nar­se de ob­je­tos que en reali­dad no que­re­mos, que no nos he­mos de­ci­di­do a re­pa­rar o que ya no ne­ce­si­ta­mos. De­ma­sia­das co­sas vie­jas guar­da­das en las re­gio­nes al­tas de tu casa te ago­tan ener­gé­ti­ca­men­te. A me­nu­do, es­tán co­nec­ta­das emo­cio­nal o ener­gé­ti­ca­men­te a los pa­dres o a los abue­los.

Si no te­nés tiem­po pa­ra ha­cer una lim­pie­za a fon­do del áti­co, al me­nos de­di­cá unos mi­nu­tos a se­lec­cio­nar tres co­sas a las que no ne­ce­si­tás afe­rrar­te y a de­ci­dir qué ha­cer con ellas. Es me­jor em­pe­zar por unas po­cas y de­di­car- les unos mi­nu­tos al día que ba­jar un mon­tón pa­ra re­vi­sar, con­ver­tir otra par­te de la casa en un desas­tre y lue­go no re­to­mar la ta­rea du­ran­te se­ma­nas. Ga­ra­je

Tu au­to­mó­vil es un sím­bo­lo de tu mo­vi­li­dad, tu in­de­pen­den­cia y tu ca­pa­ci­dad de ele­gir la di­rec­ción que que­rés se­guir en la vi­da. Si den­tro de ga­ra­je no po­dés abrir del todo la puer­ta del au­to o en­trar y sa­lir con cui­da­do ppor to­das las co­sas que es­tán aa­mon­to­na­das a lo lar­go de las ppa­re­des, pue­de ser que al­go te ees­té fre­nan­do o que seas ex­ces­si­va­men­te cau­ta al avan­zar en oo­tros sen­ti­dos. Si tu ga­ra­je es­tá lllleno de co­sas y su­cio, te arrastrtra­rá ha­cia aba­jo con su chi ca­da vvez que en­tres y sal­gas de tu au­to­to­mó­vil.

Si­guien­do los li­nea­mien­tos ddel Feng Shui, la ubi­ca­ción del ga­ga­ra­je de la casa no es tan fá­cil co­co­mo pa­re­ce a pri­me­ra vis­ta. Es re­re­co­men­da­ble dis­po­ner de un es­pa­cio se­pa­ra­do de la pa­par­te re­si­den­cial.

Se de­be vi­gi­lar cui­da­do­sa­men­te el or­den del ga­ra­je. In­clu­so los ob­je­tos más ino­cuos que es­tán allí, pue­de en­viar se­ña­les de gran al­can­ce al sub­cons­cien­te. Cuan­do el ga­ra­je es­tá en la casa, las me­nos fa­vo­re­ci­das son las ha­bi­ta­cio­nes que se en­cuen­tran di­rec­ta­men­te de­trás: re­sul­ta­ría be­ne­fi­cio­so co­lo­car un ar­ma­rio o ba­ño en­tre am­bos.

En las ha­bi­ta­cio­nes que se en­cuen­tran por en­ci­ma del ga­ra­je y los la­dos ad­ya­cen­tes es­ta­rá pre­sen­te la so­bre­ex­ci­ta­ción y ten­drán un me­dio am­bien­te y ener­gía con­ta­mi­na­dos. Es me­jor co­lo­car en es­tas ha­bi­ta­cio­nes un play­room, una bi­blio­te­ca o los dor­mi­to­rios pa­ra hués­pe­des. Es de­cir, una sa­la que no se use todo el tiem­po, en la que la es­ta­día no sea du­ra­de­ra. In­clu­so si los in­vi­ta­dos van a vi­vir ahí du­ran­te una se­ma­na, to­da­vía no tie­nen tiem­po pa­ra ab­sor­ber la car­ga ne­ga­ti­va.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.