Cul­ti­vos con hi­dro­po­nia

La hi­dro­po­nia, mé­to­do que per­mi­te ela­bo­rar huer­tas do­més­ti­cas en bal­co­nes y pa­tios, mar­ca ten­den­cia en las prin­ci­pia­les ciu­da­des del mun­do. Le­chu­gui­tas a las que les bas­ta el agua

Mia - - SUMARIO - Fuen­tes: www.ver­deal­cu­bo.com hi­dro­po­nia.gca­con­sul­to­ra.com.ar

An­tes de ha­blar de es­ta téc­ni­ca es ne­ce­sa­rio, pri­me­ro, acla­rar que una plan­ta es un ser vi­vo “au­tó­tro­fo”; es de­cir, que tie­ne la ca­pa­ci­dad de pro­du­cir su pro­pio ali­men­to. Cuan­do se pu­do res­pon­der las in­cóg­ni­tas de ¿por qué?, ¿có­mo cre­cen?, ¿de dón­de to­man su ali­men­to?, se pu­do pen­sar en la hi­dro­po­nia. El cul­ti­vo hi­dro­pó­ni­co es an­te­rior al rea­li­za­do en tie­rra. Son mu­chos los que se­ña­lan que su ori­gen pue­de ubi­car­se en la an­ti­gua Ba­bi­lo­nia, en los famosos Jar­di­nes Col­gan­tes, una de las Sie­te Ma­ra­vi­llas del Mun­do An­ti­guo. Es­tos jar­di­nes, pro­ba­ble­men­te, fue­ron los pri­me­ros in­ten­tos exi­to­sos de cul­ti­var plan­tas hi­dro­pó­ni­ca­men­te.

Bá­si­ca­men­te, la hi­dro­po­nia es un con­jun­to de téc­ni­cas que sus­ti­tu­ye al sue­lo, de­no­mi­na­da “agri­cul­tu­ra sin sue­lo”. Es­te mé­to­do per­mi­te di­se­ñar es­truc­tu­ras sim­ples y com­ple­jas que crea­rán las con­di­cio­nes am­bien­ta­les idó­neas pa­ra pro­du­cir cual­quier plan­ta de ti­po her­bá­ceo.

Todo a fa­vor

Ac­tual­men­te, la ela­bo­ra­ción de huer­tas do­més­ti­cas en con­di­cio­nes ur­ba­nas ya mar­ca ten­den­cia en las prin­ci­pa­les ciu­da­des del mun­do. Al ela­bo­rar­las a tra­vés de la hi­dro­po­nia, se crea un cul­ti­vo sin tie­rra que re­ci­bi­rá los nu­trien­tes que ne­ce­si­tan por me- dio del agua. Es­to im­pli­ca que po­de­mos ins­ta­lar­las en es­pa­cios pe­que­ños co­mo bal­co­nes, pa­tios, te­rra­zas e in­clu­so en in­te­rio­res. Con es­te mé­to­do, los tiem­pos de cul­ti­vo se acor­tan sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te, se pro­te­ge a las plan­tas de en­fer­me­da­des co­mo hon­gos, bac­te­rias o in­sec­tos y no se uti­li­za abono ni agro­quí­mi­cos. Lo cul­ti­va­do se con­su­me en el mo­men­to y es al­ta­men­te ri­co en vi­ta­mi­nas y mi­ne­ra­les, per­mi­tien­do a su vez la po­si­bi­li­dad de ac­ce­der a una va­rie­dad de pro­duc­tos sin res­tric­cio­nes. Rú­cu­la, al­baha­ca, le­chu­ga y ra­di­che­ta, así co­mo dis­tin­tos ti­pos de es­pe­cias, son ape­nas al­gu­nos ejem­plos de todo lo que pue­de cul­ti­var­se. Agri­cul­tu­ra sin sue­lo, la hi­dro­po­nia la­men­ta­ble­men­te no ha si­do muy di­fun­di­da, lo que ha­ce que la gen­te crea que es muy com­pli­ca­da. Sin em­bar­go, no es así; por lo con­tra­rio, es muy prác­ti­ca y tie­ne mu­chas ven­ta­jas. En­tre los be­ne­fi­cios men­cio­na­dos, ca­be des­ta­car uno en es­pe­cial: el de la sus­ten­ta­bi­li­dad. El cui­da­do del me­dio am­bien­te, en es­te ca­so, de la tie­rra, es un pun­to más que im­por­tan­te. La pro­duc­ción or­gá­ni­ca pro­mue­ve so­lu­cio­nes am­bien­ta­les ya que se man­tie­ne por sí mis­ma y au­men­ta los re­cur­sos. La tie­rra, por lo tan­to, que­da­rá agra­de­ci­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.