Sín­dro­me de la si­lla va­cía

Mia - - CALIDAD DE VIDA - *Coaching on­to­ló­gi­co, de Sa­lud y Bienestar Por Lu­ci­la Gutt­man*

Las na­vi­da­des y las fies­tas de fin de año, son mo­men­tos en que lo pa­sa­do se ha­ce pre­sen­te. Sue­le su­ce­der que cuan­do nos reuni­mos año a año con la mis­ma gen­te, tal vez con la to­ta­li­dad de la fa­mi­lia, no­te­mos con mu­cha tris­te­za la au­sen­cia de al­gu­na per­so­na que fa­lle­ció, no pu­dien­do evi­tar te­ner un po­co de nos­tal­gia. To­dos te­ne­mos a al­guien que ya no es­tá, al­guien con quien ya no com­par­ti­re­mos las fies­tas. A es­to se lo lla­ma “sín­dro­me de la si­lla va­cía”. En­ton­ces es cuan­do en me­dio de la ale­gría y el fes­te­jo que su­po­ne las reunio­nes fa­mi­lia­res de Fin de Año o Na­vi­dad, no ten­ga­mos ga­nas de re­unir­nos ni de fes­te­jar. El so­lo pen­sar que esa per­so­na que­ri­da ya no com­par­ti­rá la me­sa con no­so­tros, nos en­tris­te­ce. La so­la po­si­bi­li­dad de re­unir­se con la fa­mi­lia ac­ti­va el re­cuer­do de esa per­so­na, y nos so­me­te a todo tip ti­po de sen­sa­cio­nes.

Llan­to, ra­bia, so­le­dad o ne­ga­ción soson sen­ti­mien­tos nor­ma­les y sa­nos qque apa­re­cen cuan­do una per­so­na nnos de­ja pa­ra siem­pre. For­man par­te ddel pro­ce­so sa­na­dor de las he­ri­das.

No hay una fór­mu­la úni­ca pa­ra los qque han per­di­do a un ser que­ri­do p por­que ca­da pér­di­da es dis­tin­ta y c ca­da uno mues­tra, ocul­ta o sien­te el do­lor de di­fe­ren­te for­ma. Ca­da quien re­suel­ve el due­lo co­mo pue­de, no hay re­ce­tas. Ca­da quien sien­te la au­sen­cia de ma­ne­ra dis­tin­ta.

Pa­ra aque­llos que de­ci­den re­unir­se es ne­ce­sa­rio qu­que pue­dan ex­pre­sar y ma­ni­fes­tar su sen­tir con res­pec­to al fa­mi­liar “au­sen­te”: De­jar aflo­rar los sen­ti­mien­tos, sean cua­les fue­ran, in­clu­so la ale­gría; bus­car apo­yo en fa­mi­lia­res, ami­gos o terapeutas; es­ta­ble­cer nue­vos ri­tos y per­mi­tir que aflo­ren las emo­cio­nes son al­gu­nas de las re­co­men­da­cio­nes pa­ra so­bre­vi­vir a las fe­chas, que tan­ta gen­te de­tes­ta; no abu­sar de sus­tan­cias que “ta­pen” llos sen­ti­mien­tos; re­for­zar la con­ten­ción de aque­llos que mmás lo ne­ce­si­ten; apo­yar­se en emo­cio­nes, pa­la­bras y acc­cio­nes po­si­ti­vas; ce­le­brar, no es ol­vi­dar. Es po­si­ble re­cor­dar ccon amor el tiem­po com­par­ti­do.

Lo prin­ci­pal es res­pe­tar el es­ta­do emo­cio­nal de ca­da uuno, y aquel que no tie­ne fuer­zas pa­ra ce­le­brar, de­be­rá ser r res­pe­ta­do en su sen­tir. Se tra­ta de en­fren­tar las au­sen­cias cco­mo se pue­de.

An­te la an­gus­tia, lo me­jor es no asis­tir a reunio­nes dond­de no se desee ir. Tal vez com­par­tir la me­sa con aque­llos qque es­tán so­los, que no tie­nen fa­mi­lia, o con aque­llos que ttie­nen ca­ren­cias pue­de ha­cer muy bien. Es un ac­to de a amor in­fi­ni­to que en­gran­de­ce y ha­ce re­na­cer es­pi­ri­tual-men­te y aními­ca­men­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.