Co­mo pe­rro y ga­to

¿Los dos ba­jo el mis­mo te­cho? Na­da im­pi­de que se con­vier­tan en com­pa­ñe­ros, a con­di­ción de que to­me­mos al­gu­nas pre­cau­cio­nes. Es­tra­te­gias pa­ra una vi­da sin mor­dis­co­nes ni zar­pa­zos

Mia - - MASCOTAS - Fuen­te: Fem­me Ac­tue­lle

Pa­ra de­ter­mi­nar qué los transforma en ri­va­les, de­be­mos te­ner en cla­ro que ga­tos y pe­rros no tie­nen las mis­mas ne­ce­si­da­des. Ha­bi­tua­dos a la vi­da en gru­po, el pe­rro le otor­ga una im­por­tan­cia pri­mor­dial al con­tac­to so­cial, mien­tras que el ga­to, muy te­rri­to­rial, cul­ti­va su in­de­pen­den­cia.

Es­tos ani­ma­les no ha­blan el mis­mo len­gua­je. Cuan­do uno di­ce al­gu­na co­sa, el otro lo en­tien­de todo al re­vés. ¿Qué co­sas? Si un pe­rro mue­ve la co­la, sig­ni­fi­ca que tie­ne ga­nas de ju­gar; cuan­do lo ha­ce un ga­to, im­pli­ca que es­tá con los pa­ja­ri­tos vo­la­dos.

La ac­ti­tud del pe­rro acos­tán­do­se so­bre el lo­mo, ex­pre­sa una sen­sa­ción de so­me­ti­mien­to, mien­tras que en el ga­to im­pli­ca un ges­to de con­fian­za.

Se­gu­ra­men­te, en es­tas con­di­cio­nes, los ma­len­ten­di­dos en­tre am­bos son fre­cuen­tes y los con­flic­tos, po­ten­cial­men­te ex­plo­si­vos. Al me­nos, en los pri­me­ros tiem­pos.

Cuan­to más pe­que­ños sean, más fá­cil se­rá. Has­ta la edad de nue­ve se­ma­nas, pe­rros y ga­tos es­tán aun den­tro de lo que se lla­ma el pe­río­do de so­cia­li­za­ción: abier­tos a to­dos los en­cuen­tros. Re­unir a un pe­rri­to y a un ga­ti­to de es­ta edad, den­tro de una mis­ma casa, no oca­sio­na­rá nin­gún pro­ble­ma ya que ca­da uno se ha­bi­tua­rá es­pon­tá­nea­men­te al otro. Lo mis­mo su­ce­de cuan­do un pe­rro o ga­to ca­cho­rro con­vi­ve con un ga­to o un pe­rro adul­to, la ri­va­li­dad di­fí­cil­men­te se pue­da ins­ta­lar en­tre ellos: al ver al más pe­que­ño, por na­tu­ra­le­za po­co agre­si­vo, el más vie­ji­to de­po­ne las ar­mas.

Las pre­sen­ta­cio­nes

Ca­da uno de­be con­ser­var sus há­bi­tos. De lo con­tra­rio, el ga­to se es­tre­sa­rá y ter­mi­na­rá no hi­gie­ni­zán­do­se, per­dien­do pe­lo, sien­do víc­ti­ma de bu­li­mia (atra­co­nes a la ho­ra de co­mer) o bien, vol­vién­do­se muy agre­si­vos. ¿Qué so­lu­ción bus­car? Res­pe­tar al pie de la le­tra el pro­to­co­lo de pre­sen­ta­ción.

En la prác­ti­ca, lo más sim­ple es po­ner a los ani­ma­les den­tro de una mis­ma ha­bi­ta­ción ce­rra­da, lo más gran­de po­si­ble y con re­co­ve­cos a cier­ta al­tu­ra, pa­ra que el ga­to pue­da re­fu­giar­se. Sen­tar al mi­chi­fuz so­bre el re­ga­zo y de­jar que el pe­rro se acer­que. ¿Qué pa­sa si el ga­to em­pie­za a emi­tir bu­fi­dos y eri­za la piel? Ins­tin­ti­va­men­te, el pe­rro en­ten­de­rá que hay una ame­na­za. Si gru­ñe, hay que re­tar­lo: tie­ne que com­pren­der que el ga­to le per­te­ne­ce a su amo y le es­tá prohi­bi­do to­car­lo. En esas con­di­cio­nes, el ga­to se ha­bi­túa rá­pi­do a es­ta nue­va pre­sen­cia en su te­rri­to­rio.

¡Ca­da uno a su rin­cón!

El pla­to de co­mi­da del ga­to tie­ne que es­tar ubi­ca­do en un lu­gar al­to, con ali­men­to a to­da ho­ra. El del pe­rro, a ras del sue­lo, a ho­ras fi­jas.

El ga­to tie­ne que po­der dor­mir cuan­to quie­ra, so­bre re­pi­sas o mue­bles al­tos, y per­mi­tir­le que se ais­le en zo­nas prohi­bi­das pa­ra el pe­rro. ¿Y el pe­rro? ¡A su ca­nas­to!

Des­pués de mu­cho es­for­zar­se, lle­ga­ra­ran las re­com­pen­sas. El pe­rro ten­drá sie­siem­pre com­pa­ñía en au­sen­cia de sus ama­mos. La ven­ta­ja pa­ra el ga­to se­rá que cu­cuan­do el pe­rro apren­de la di­fe­ren­cia enen­tre “su” ga­to y los otros, im­pi­de las pe­pe­leas en­tre ellos (las he­ri­das en­tre ga­tos­tos son ori­gen de gra­ves en­fer­me­da­des), alea­le­jan­do a los in­tru­sos del jar­dín.

Sal­vo ra­ros ca­sos, el víncu­lo se con­so­lid­li­da. Lo peor que pue­de pa­sar es que se ig­nig­no­ren. Lo me­jor, es que sea el co­mien­zo­zo de una ver­da­de­ra amis­tad; a pun­to tal de ha­cer la sies­ta jun­tos en el mis­mo rin­rin­cón, ju­gar y has­ta ha­cer­se mi­mos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.