La in­te­li­gen­cia emo­cio­nal (par­te 2)

Mia - - CALIDAD DE VIDA - Por el Dr. Adrián Jaime* *Di­rec­tor de Me­di­cal Cen­ter Der­moes­té­ti­ca & Antiaging

Es sa­bi­do que las per­so­nas más lis­tas no son las más exi­to­sas o más rea­li­za­das en sus vi­das. Gen­te aca­dé­mi­ca­men­te bri­llan­te es inep­ta so­cial­men­te y fra­ca­sa­da en su tra­ba­jo o en sus re­la­cio­nes per­so­na­les. La in­te­li­gen­cia in­te­lec­tual o CI no es su­fi­cien­te en sí mis­ma pa­ra lo­grar el éxi­to en la vi­da. El CI nos pue­de ayu­dar a ob­te­ner un buen tra­ba­jo, pe­ro es la in­te­li­gen­cia emo­cio­nal (IE) la que nos brin­da­rá las he­rra­mien­tas pa­ra li­diar con el es­trés y las emo­cio­nes du­ran­te el trans­cur­so de nues­tra ca­rre­ra pro­fe­sio­nal.

La in­te­li­gen­cia emo­cio­nal afec­ta:

Tu desem­pe­ño en el tra­ba­jo. La in­te­li­gen­cia emo­cio­nal pue­de ayu­dar­te a sa­ber con­du­cir­te por las com­ple­ji­da­des so­cia­les del lu­gar de tra­ba­jo, ser lí­der de otros, mo­ti­var­los y des­ta­car­te en tu pro­fe­sión. De he­cho, cuan­do se tra­ta de se­lec­cio­nar can­di­da­tos pa­ra un pues­to de tra­ba­jo, ac­tual­men­te mu­chas em­pre­sas ven la in­te­li­gen­cia emo­cio­nal co­mo un fac­tor tan im­por­tan­te co­mo la ca­pa­ci­dad téc­ni­ca y exi­gen un exa­men de IE an­tes de con­tra­tar em­plea­dos.

Tu sa­lud fí­si­ca. Si sos in­ca­paz de ma­ne­jar tus ni­ve­les de es­trés, es­to pue­de de­ri­var en se­rios pro­ble­mas de sa­lud. El es­trés des­con­tro­la­do pue­de ele­var la pre­sión ar­te­rial, afec­tar ne­ga­ti­va­men­te el sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co, in­cre­men­tar el ries­go de su­frir in­far­tos y apo­ple­jías, con­tri­buir a la in­fer­ti­li­dad y ace­le­rar el pro­ce­so de en­ve­je­ci­mien­to. El pa­so ini­cial pa­ra me­jo­rar la in­te­li­gen­cia emo­cio­nal es apren­der a li­be­rar el es­trés.

Tu sa­lud men­tal. El es­trés des­con­tro­la­do tam­bién pue­de afec­tar tu sa­lud men­tal, vol­vién­do­te pro­pen­sa a su­frir an­sie­dad y de­pre­sión. Si no po­dés com­pren­der y ma­ne­jar tus emo­cio­nes, tam­bién es­ta­rás abier­to a su­frir cam­bios de hu­mor. La in­ca­pa­ci­dad de for­jar re­la­cio­nes fuer­tes pue­de ha­cer que te sien­tas so­lo y ais­la­do.

Tus re­la­cio­nes. Al apren­der a com­pren­der tus emo­cio­nes y con­tro­lar­las, es­tás me­jor r pre­dis­pues­ta a ex­pre­sar r có­mo te sen­tís y a en­ten--der có­mo se sien­ten los s de­más. Es­to te per­mi­te e te­ner una co­mu­ni­ca­ción n más efi­caz y cons­truir re-ela­cio­nes más fuer­tes, tan­to o en el ám­bi­to laboral co­mo o en tu vi­da per­so­nal.

La in­te­li­gen­cia emo­cio­nal al exi­ge, val­ga la re­dun­dan­cia, ia, un co­no­ci­mien­to emo­cio­nal nal fuer­te pa­ra po­der iden­ti­fi­car co­rrec­ta­men­te los es­ta­dos emo­cio­na­les en los de­más y prin­ci­pal­men­te en uno mis­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.