La bue­na ali­men­ta­ción en el em­ba­ra­zo

Mia - - CALIDAD DE NUTRICIÓN -

CA­LI­DAD DE NU­TRI­CIÓN

Hie­rro: se ne­ce­si­ta en al­tas do­sis, es­pe­cial­men­te en las fa­ses fi­na­les de la ges­ta­ción. Es un mi­ne­ral esen­cial pa­ra la for­ma­ción de los he­ma­tíes de la san­gre. In­cre­men­tar el apor­te de hie­rro es ne­ce­sa­rio, no só­lo por las de­man­das fe­ta­les, sino tam­bién por el gran au­men­to que ex­pe­ri­men­ta su vo­lu­men san­guí­neo. Hay dos ti­pos de hie­rro, el he­mí­ni­co y el no he­mí­ni­co. La bio­dis­po­ni­bi­liad del pri­me­ro, pre­sen­te en car­nes y de­ri­va­dos, es mu­cho me­jor que la del se­gun­do, pre­sen­te en le­gum­bres y ve­ge­ta­les de ho­ja ver­de que de­ben ser acom­pa­ña­dos por una por­ción de vi­ta­mi­na C (ají, to­ma­te, cí­tri­cos, en­tre otros) pa­ra una me­jor ab­sor­ción.

Cal­cio: la mu­jer em­ba­ra­za­da re­quie­re un por­cen­ta­je adi­cio­nal de cal­cio al día, ya que es esen­cial pa­ra man­te­ner la in­te­gri­dad del hue­so de la mu­jer y el de­sa­rro­llo es­que­lé­ti­co del fe­to. Por lo tan­to, se de­be au­men­tar la in­ges­ta de ali­men­tos ri­cos en cal­cio co­mo la le­che, y si no con­su­men pro­duc­tos lác­teos, tie­nen que to­mar un su­ple­men­to de cal­cio.

So­dio: aun­que no ne­ce­si­ta ser li­mi­ta­do du­ran­te el em­ba­ra­zo, sin em­bar­go, se re­co­mien­da no rea­li­zar una in­ges­ta ex­ce­si­va. La mu­jer em­ba­ra­za­da de­be evi­tar los ali­men­tos pro­ce­sa­dos o los de­no­mi­na­dos "cha­ta­rra" ya que son ri­cos en so­dio. De­ma­sia­da sal pue­de con­du­cir a la hi­per­ten­sión, y el con­su­mo de de­ma­sia­do ali­men­to sa­la­do pue­de fa­vo­re­cer al au­men­to del pe­so por acu­mu­la­ción de lí­qui­do.

Fo­la­to (áci­do fo­li­co): el em­ba­ra­zo du­pli­ca las ne­ce­si­da­des de fo­la­to. Es esen­cial pa­ra la sín­te­sis de pro­teí­na, for­ma­ción de nue­vas cé­lu­las y pro­duc­ción de san­gre. Su­fi­cien­te fo­la­to dis­mi­nu­ye el ries­go de de­fec­tos del tu­bo neu­ral, co­mo es­pi­na bí­fi­da y anen­ce­fa­lia. La de­fi­cien­cia gra­ve de fo­la­to pue­de dar lu­gar a la anemia me­ga­lo­blás­ti­ca, en­ti­dad en la que el co­ra­zón, el hí­ga­do y el ba­zo de la ma­dre pue­den au­men­tar tan­to que lle­gue a ame­na­zar la vi­da del fe­to. Ali­men­tos ri­cos en fo­la­to son: hue­vos, ver­du­ras de in­ten­so co­lor ver­de, na­ran­jas, le­gum­bres y ger­men del tri­go. Aun­que no hay un acuer­do ge­ne­ral en la ne­ce­si­dad de su­ple­men­tar con fo­la­to a to­das las mu­je­res em­ba­ra­za­das, sí se re­co­mien­dan su­ple­men­tos, so­bre todo pa­ra las em­ba­ra­za­das que son fu­ma­do­ras, be­be­do­ras o ve­ge­ta­ria­nas.

Vi­ta­mi­na D: es ne­ce­sa­ria pa­ra la ab­sor­ción de cal­cio, el man­te­ni­mien­to y de­sa­rro­llo nor­mal de sis­te­ma óseo, tan­to de la ma­dre co­mo del fe­to. Las mu­je­res con ba­ja in­ges­ta de vi­ta­mi­na D de­be to­mar le­che for­ti­fi­ca­da, es­pe­cial­men­te las que tie­nen ex­po­si­ción mí­ni­ma a la luz del sol.

Pro­teí­na: los ali­men­tos ri­cos en pro­teí­nas sue­len ser fuen­tes ex­ce­len­tes de vi­ta­mi­nas y de mi­ne­ra­les, ta­les co­mo hie­rro, vi­ta­mi­na B6 y cinc. La ca­ren­cia de pro­teí­nas no es un pro­ble­ma ha­bi­tual, pues­to que la die­ta de la ma­yo­ría de la gen­te con­tie­ne can­ti­da­des ade­cua­das, o aún ex­ce­si­vas, de ali­men­tos ri­cos en pro­teí­na (Ejem­plo:

car­nes­car­nes, lác­teos, ce­rea­les, le­gum­bres).

78% El cree que una ri­ca co­mi­da ha­ce que el fes­te­jo sea s más me­mo­ra­ble

Fuen­te. Hell­mans

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.