STAMATEAS. Bernardo con­tes­ta en su con­sul­to­rio se­ma­nal

Un es­pa­cio se­ma­nal pa­ra re­sol­ver con­flic­tos, des­pe­jar obs­tácu­los y, fun­da­men­tal­men­te, ser es­cu­cha­dos

Mia - - SUMARIO -

Me cues­ta en­ten­der­me con mi pa­re­ja, cuan­do lo in­vi­to a mu­seos o lu­ga­res que no le in­tere­san, ter­mi­na­mos dis­cu­tien­do. Qui­sie­ra que apre­cie las mis­mas co­sas que yo y que abra su men­te ¿Es­tá mal que­rer que cam­bie? Ya­ni­na No po­de­mos tra­tar de cam­biar a los de­más, ya que ca­da vez que lo in­ten­ta­mos es­ta­mos to­can­do la fi­bra ín­ti­ma de la otra per­so­na ,que es su li­ber­tad.Por eso, con tu pa­re­ja, cau­sa el efec­to con­tra­rio. No po­de­mos ha­cer res­pon­sa­bles a los de­más por no que­rer acom­pa­ñar­nos en las de­ci­sio­nes que he­mos to­ma­do no­so­tros. Pa­ra re­la­cio­nar­nos me­jor te­ne­mos que te­ner en cuen­ta es­tos pun­tos: •Nos gus­ta la gen­te pa­re­ci­da a no­so­tros, es men­ti­ra que los opues­tos se atraen, po­de­mos te­ner ne­ce­si­da­des dis­tin­tas, que el otro nos ayu­da a su­plir, pa­ra es­to de­be­mos bus­car el puen­te que nos una. •Nos gus­ta la gen­te pró­xi­ma, nos sen­ti­mos bien con las per­so­nas que es­ta­mos co­ti­dia­na­men­te. Cuan­to me­nos re­la­ción ten­ga­mos con una per­so­na, más ma­las in­ter­pre­ta­cio­nes van a exis­tir, ya que el tra­to dia­rio nos ayu­da a ir me­jo­ran­do. Exa­mi­ná que po­des mo­di­fi­car en vos pa­ra que es­to flu­ya de una me­jor ma­ne­ra. Ten­go una ami­ga que sa­le con un hom­bre ca­sa­do, la he acon­se­ja­do que de­je esa re­la­ción, pe­ro me di­ce que él le pro­me­tió de­jar a su esposa. Los hom­bres in­fie­les, ¿de­jan a sus pa­re­jas por sus aman­tes? Pau­la No ne­ce­sa­ria­men­te su­ce­de que el infiel de­ja a su esposa.Hay dos ti­pos de aman­tes, de­be­ría ella de­be­ría ver en cual en­ca­ja: -La per­so­na que tie­ne a su pa­re­ja, hi­jos, y no se se­pa­ra ¿por qué? Por la so­cie­dad, por la re­li­gión y de­más, pe­ro tie­nen su aman­te con un víncu­lo afec­ti­vo.La pre­gun­ta es ¿cuál de las dos es la pa­re­ja? En es­te ca­so se man­tie­ne co­mo un equi­li­brio, por un la­do la fa­cha­da so­cial, la esposa y la fa­mi­lia, y por el otro la­do, el víncu­lo afec­ti­vo que tie­ne con la otra per­so­na. -El otro ti­po de aman­te es el que tie­ne a su esposa con la que tie­ne sus hi­jos, y la pa­re­ja con la que tie­ne se­xo, es de­cir, se­pa­ra el amor y el de­seo, don­de ama, no desea y don­de desea, no ama; en­ton­ces se pro­du­ce ese “ba­lan­ce” en­tre el amor y el de­seo. Ella ten­dría que eva­luar que quie­re pa­ra su vi­da y pen­sar que ella tie­ne que ser fe­liz. Tra­ba­jo en una em­pre­sa ha­ce un par de años, es­toy muy có­mo­do ahí, pe­ro sien­to que ya no pue­do cre­cer más. Quie­ro ha­cer un cam­bio pe­ro ten­go mie­do de equi­vo­car­me, ¿qué de­be­ría ha­cer? Martín No te­ne­mos que per­der el es­pí­ri­tu de ries­go, hoy en día no hay un tra­ba­jo se­gu­ro y las po­si­bi­li­da­des del des­em­pleo son per­ma­nen­tes, aun en las em­pre­sas más gran­des.Por eso de­be­mos co­rrer ries­gos in­te­li­gen­tes, apro­ve­char cuan­do es­ta­mos bien pa­ra ha­cer cam­bios y con­se­guir al­go me­jor pa­ra se­guir cre­cien­do. Las res­pues­tas de Bernardo Stamateas de­ben ser to­ma­das co­mo guías.

Ja­más re­em­pla­zan el con­se­jo pro­fe­sio­nal de cual­quier ti­po.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.