Mi me­jor EN­TRE­VIS­TA

Mia - - ENTRE MUJERES - por Car­la Czud­nowsky

Con la sa­li­da de mi re­cien­te li­bro “MÁSMADRES, me­nos men­ti­ras” he da­do mu­chas en­tre­vis­tas y me han pre­gun­ta­do de to­do. Sin em­bar­go esas pre­gun­tas me han lle­va­do a pre­gun­tar­me a mí mis­ma mu­chas otras co­sas, por eso he de­ci­di­do au­to­pro­pi­nar­me mi pro­pio re­por­ta­je, pa­ra ver si yo mis­ma me “aprue­bo” co­mo ma­má. No pien­sen que es­toy lo­ca (es so­lo el can­san­cio acu­mu­la­do de 9 años de crian­za inin­te­rrum­pi­da), pe­ro aquí me en­tre­vis­to co­mo si yo mis­ma fue­ra otra. Acá, Car­la 'la Pe­rio­dis­ta', en­tre­vis­ta a Car­la 'la Ma­dre', esa ma­dre que un día ar­mó un re­vue­lo te­rri­ble con su blog “Odio a mis hi­jos”. Esa ma­dre que de nin­gu­na ma­ne­ra los odia, pe­ro que se di­vier­te sa­cu­dien­do el avis­pe­ro, mo­ján­do­le la ore­ja a otras mu­je­res, lla­man­do a las co­sas por su nom­bre e ins­tán­do­las a re­fle­xio­nar so­bre por qué nos pa­san las co­sas que nos pa­san.

-¿Des­pués de ca­si nue­ve años de ex­pe­rien­cia, ¿có­mo te lle­vás con las ta­reas ma­ter­na­les y có­mo te au­to­ca­li­fi­cás co­mo ma­dre?

-¿Có­mo me ca­li­fi­co co­mo ma­dre? Mmmm…de­pen­de quién me califique.Yo no soy la tí­pi­ca “ma­mi stan­dard”, no soy per­fec­ta, no soy pro­li­ja, soy un po­co col­ga­da y a ve­ces pue­do ser hip­pie de más. Pe­ro apren­dí en la vi­da que lo im­por­tan­te no es ser la me­jor ma­dre, sino ser una ma­dre fe­liz, la me­jor ma­dre po­si­ble. Co­mo di­go en mi úl­ti­mo li­bro: lo im­por­tan­te es ser “MÁS MA­DRE”.

A ve­ces las ex­pe­rien­cias ma­ter­na­les tie­nen de­ma­sia­da au­to­exi­gen­cia a cues­tas, nos au­to-juz­ga­mos, o sen­ti­mos cul­pa. Yo creo que to­do lo que ha­ga­mos con amor, pa­ra y por un hi­jo, no pue­de es­tar tan mal. Si no los ba­ña­mos tooooo­dos los días, si la ce­na no es­tá lis­ta a la mis­ma ho­ra ca­da no­che, si so­lo le dis­te la te­ta tres me­ses o si te fu­mas­te las mi­ra­das ató­ni­tas de los otros por­que no te ani­mas­te a sa­cár­se­la has­ta los dos años y me­dio… so­lo te­nés que fi­jar­te si tu hi­jo es fe­liz pa­ra sa­ber có­mo es­tás ha­cien­do las co­sas. Y los míos lo son…a pe­sar de la ma­dre que tie­nen, ¡ja­ja­ja!

-¿Có­mo creés que te ca­li­fi­ca­rían Ben­ja­mín y Bruno, o en to­do ca­so, que es lo que más re­pi­ten so­bre vos?

-Mis hi­jos me aman, no me ca­li­fi­can. Y aun­que a ve­ces les gus­ta­ría que su ma­má tra­ba­je me­nos o use me­nos el te­lé­fono (allí con­tes­to mails y ma­ne­jo mis ac­ti­ví­si­mas re­des so­cia­les, ade­más de mi blog don­de atien­do a mis lec­to­ras), en­tien­den que eso es lo que ellos ce­den pa­ra po­der re­ci­bir to­do lo que ten­go pa­ra dar­les: amor, dis­po­ni­bi­li­dad, cuen­tos, tiem­po y ca­li­dad (aun­que sea con ese apa­ra­ti­to en la mano) ¡y mi­llo­nes de mi­mos! Pa­sa que es­ta ma­má, co­mo tan­tas otras tam­bién es una mu­jer que tra­ba­ja y que ama su ofi­cio y una ma­dre rea­li­za­da es al­go que un hi­jo agra­de­ce­rá to­da su vi­da.

-¿Hay al­go que "odies" del rol de ma­dre? -No odio na­da del rol de ma­dre. Su­ce­de que cuan­do una mu­jer de­ci­de te­ner un hi­jo, na­die le di­ce que el com­bo trae “otras co­si­tas de re­ga­lo”. Na­die te di­ce que cuan­do te­nés el be­bé, vas a de­jar de ser mu­jer por un tiem­po, que vas a te­ner que ba­jar­te de tu la­bu­ro, ca­si no dor­mir, brin­dar aten­ción ex­clu­si­va las 24 ho­ras du­ran­te un buen tiem­po… y pa­ra eso ca­si nun­ca es­tás pre­pa­ra­da cuan­do te­nés a tu pri­mer be­bé. Na­die te avi­sa. A lo me­jor es­to es un pro­ble­ma de las mu­je­res de las gran­des ciu­da­des, de las que tra­ba­ja­mos, a lo me­jor es una “tris­te­za de ni­ña in­gra­ta”, pe­ro eso nos pa­sa a mu­chas mu­je­res. Y cuan­do lo de­ci­mos nos mi­ran co­mo si fué­ra­mos unas lo­cas que no quie­ren a sus hi­jos.

-Son un fa­mi­lión, us­te­des cua­tro y los hi­jos de tu ma­ri­do. El me­nor (de 20 años vi­ve aún con us­te­des) ¿Qué co­sas dis­fru­tan ha­cer to­dos jun­tos?

-¿Jun­tos? ¡To­do, lo que sea! Fa­mi­lia es eso, co­mo sea, to­dos jun­tos has­ta el fi­nal. Y yo amo a mi fa­mi­lia. Cuan­do es de no­che, se duer­men los chi­cos y yo se que es­ta­mos to­dos jun­tos en ca­sa, sus­pi­ro ali­via­da y fe­liz.

Ver­da­des ver­da­de­ras

Ser ma­má es lo me­jor del mun­do, pe­ro tam­bién es ago­ta­dor y el he­cho de que así sea no ha­ce que sea me­nos her­mo­so. No ha­ce fal­ta ocul­tar­lo, ca­llar o men­tir. Po­de­mos reír­nos y acep­tar­lo. El sol no des­apa­re­ce por­que lo ta­pe­mos con las ma­nos.

Por su­pues­to, con mi se­gun­do hi­jo yo ya es­ta­ba re can­che­ra y no me aga­rró por sor­pre­sa. ¡Ni ha­blar del puer­pe­rio! El se­gun­do ni lo sen­tí, pe­ro el pri­me­ro me de­jó sin alien­to, 10 días llo­ran­do y 2 me­ses en ca­mi­són pre­gun­tán­do­me si al­gún día vol­ve­ría a ser yo…¡¿Por qué no avi­san, che?! Un po­co en chis­te y un po­co en se­rio yo de­cía que iba a es­cri­bir un li­bro que se lla­ma­ra “Las em­ba­ra­za­das mien­ten”. Ese fue el pri­mer pa­so de mi re­cien­te li­bro “MASMADRES…me­nos men­ti­ras”. Una ne­ce­si­dad vis­ce­ral de com­par­tir con otras ma­dres lo que me ha­bía pa­sa­do.

Ha­ce tres años es­cri­bo mi blog en www.car­li­tacz.com.ar y cuan­do arran­qué me en­con­tré con otras mi­les de ma­dres que ne­ce­si­ta­ban una voz pres­ta­da pa­ra en­cau­sar un gri­to de­ses­pe­ra­do o una ri­so­ta­da ri­dí­cu­la. Y ahí es­ta­ba yo. Ahí es­toy, tra­tan­do de ha­cer­nos en­ten­der a las mu­je­res que te­ne­mos que jun­tar­nos más, com­par­tir más y ser más sin­ce­ras en nues­tros re­la­tos. Es ho­ra de ser más li­bres, más fe­li­ces y MASMADRES.

NO­TA DE LA AU­TO­RA:

He leí­do las res­pues­tas que yo mis­ma me he da­do a mis pro­pias pre­gun­tas y de­bo ad­mi­tir, no con po­co or­gu­llo, que le­yén­do­me me des­cu­bro una bue­na ma­dre. El tiem­po, que es sa­bio, me ha trans­for­ma­do en esa ma­dre que siem­pre qui­se ser…¿us­te­des qué pien­san?

*Pe­rio­dis­ta y con­duc­to­ra, hoy po­see su Kios­ki­to en Du­ro de Do­mar, es­cri­be un blog por y pa­ra las ma­dres, y

aca­ba de pre­sen­tar su se­gun­do li­bro

'MASMADRES, me­nos men­ti­ras'

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.