PAR­QUE LE­ZA­MA

Se re­pu­so un éxi­to de la tem­po­ra­da an­te­rior

Mia - - ESPECTÁCULOS -

Sa­la: Tea­tro Li­ceo (Ri­va­da­via y Pa­ra­ná, Ca­ba) - In­tér­pre­tes: Luis Bran­do­ni, Eduar­do Blan­co, Mar­ce­la Guerty y elen­co - Di­rec­ción: Juan Jo­sé Cam­pa­ne­lla - Fun­cio­nes: miér­co­les a vier­nes a las 20.30 - Sá­ba­dos a las 19.30 y 22.15 - Do­min­gos a las 19.30

En las co­mu­ni­da­des lla­ma­das in­ci­vi­li­za­das, en tri­bus que vi­ven en me­dio de la sel­va don­de no hay tec­no­lo­gía que val­ga, se eli­gen a los an­cia­nos co­mo a los lí­de­res de la co­mu­ni­dad. Allí, el an­ciano es sa­bio por to­do lo que sa­be y vi­vió. En nues­tras ciu­da­des ci­vi­li­za­das, los ma­yo­res son de­ja­dos de la­do en la ma­yo­ría de los ca­sos y el fan­tas­ma de la clí­ni­ca ge­riá­tri­ca ace­cha sin pie­dad. Por otra par­te, se di­ce que no es lo mis­mo un vie­jo que un an­ciano: el vie­jo es aquel que se ju­bi­la y di­ce: “Ya es­tá, ya hi­ce mi vi­da” y se de­tie­ne en los re­cuer­dos. El an­ciano es el que a par­tir de ese mo­men­to pien­sa en el fu­tu­ro y en qué ha­cer con to­dos los co­no­ci­mien­tos ad­qui­ri­dos du­ran­te esos años de vi­da. Los per­so­na­jes de es­ta obra son dos an­cia­nos, pio­las, in­te­li­gen­tes y pí­ca­ros, tal vez uno más que el otro, pe­ro no se ar­chi­van en la so­le­dad de su ca­sa. Se en­cuen­tran, en es­te ca­so, en el Par­que Le­za­ma, lu­gar em­ble­má­ti­co del por­te­ño ba­rrio de San Tel­mo. Luis Bran­do­ni y Eduar­do Blan­co se car­gan so­bre sus es­pal­das la obra de Herb Gard­ner y sus tra­ba­jos en­no­ble­cen el de Juan Car­los Cam­pa­ne­lla en su pri­me­ra ex­pe­rien­cia co­mo di­rec­tor tea­tral. Cam­pa­ne­lla vio el es­treno de es­ta pie­za en Nue­va York, en 1985, y des­de en­ton­ces su­po que al­gu­na vez la pon­dría en un es­ce­na­rio ar­gen­tino. Aquí, el te­ma de la ve­jez es tra­ta­do con una al­tu­ra y un hu­mor que sor­pren­de, en­tre­tie­ne y des­lum­bra. Cla­ro que ello no se­ría po­si­ble sin la par­ti­ci­pa­ción de es­tos dos enor­mes ac­to­res. Pa­ra Luis Bran­do­ni es uno de sus me­jo­res la­bo­res en un es­ce­na­rio, sino la me­jor de su ca­rre­ra. Eduar­do Blan­co, que ha da­do so­bra­das mues­tras de su duc­ti­li­dad en el ci­ne, aquí vuel­ve a bri­llar. En me­dio de una im­pre­sio­nan­te es­ce­no­gra­fía de Ce­ci­lia Mon­ti, que su­po sim­pli­fi­car la mag­ni­fi­cen­cia del Par­que Le­za­ma, se mue­ven es­tos dos inol­vi­da­bles per­so­na­jes ro­dea­dos de otros pro­to­ti­pos pe­ri­fé­ri­cos que le irán cam­bian­do su ru­ti­na. Un pá­rra­fo apar­te me­re­ce la char­la de Luis Bran­do­ni con Mar­ce­la Guerty (pa­dre e hi­ja), en un due­lo ge­ne­ra­cio­nal po­cas ve­ces vis­to. Fi­nal­men­te, va­le des­ta­car el tre­men­do tra­ba­jo de ilu­mi­na­ción de un es­pe­cia­lis­ta, Felix Mon­ti. To­tal­men­te re­co­men­da­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.