TIPS pa­ra lo­grar am­bien­tes bien cli­ma­ti­za­dos:

Mia - - SOCIEDAD -

1. Fi­jar el ter­mos­ta­to del equi­po a no me­nos de 25°C. Los ex­per­tos cal­cu­lan, que ca­da gra­do que se ba­je en el ter­mos­ta­to, el con­su­mo au­men­ta un po­co me­nos que un 10%.

2. Hay per­so­nas que pre­fie­ren dor­mir ta­pa­das en pleno ve­rano, co­lo­can­do el ter­mos­ta­to a muy ba­ja tem­pe­ra­tu­ra. En la ac­tua­li­dad, la ma­yo­ría de los equi­pos cuen­tan con la fun­ción “sleep” (dor­mir), la mis­ma sube la tem­pe­ra­tu­ra a man­te­ner por el equi­po a me­di­da que trans­cu­rre la no­che. Al acos­tar­se, el cuer­po de­be per­der el ca­lor que pro­du­ce du­ran­te el día en ple­na ac­ti­vi­dad. Pe­ro pau­la­ti­na­men­te ba­ja la mis­ma has­ta lle­gar al “me­ta­bo­lis­mo ba­sal” (mí­ni­mo, du­ran­te el des­can­so) y con ello el ca­lor ne­ce­sa­rio que se de­be per­der. Es­ta par­ti­cu­la­ri­dad ha­ce que la tem­pe­ra­tu­ra del am­bien­te pue­da au­men­tar­se con el trans­cur­so de la no­che sin per­der con­fort y sin ne­ce­si­dad del uso de col­chas o fra­za­das.

3. No es ver­dad que al en­cen­der el equi­po, co­lo­can­do el ter­mos­ta­to al mí­ni­mo el en­fria­mien­to se pro­du­ci­rá en me­nos tiem­po. Lo que es po­si­ble que su­ce­da, es que se ol­vi­de que se pu­so tan ba­jo has­ta que se sien­ta el frío en el am­bien­te y el des­per­di­cio de ener­gía in­ne­ce­sa­ria ya sea irre­me­dia­ble. Mu­chos equi­pos cuen­tan con la fun­ción “po­wer” que au­men­ta la ve­lo­ci­dad del ven­ti­la­dor pa­ra en­fria­mien­to rá­pi­do pe­ro que au­to­má­ti­ca­men­te se des­co­nec­ta trans­cu­rri­do un lap­so de tiem­po.

4. Cuan­do se uti­li­za el ai­re acon­di­cio­na­do, el ai­re en el ex­te­rior de la ha­bi­ta­ción es­ta­rá se­gu­ra­men­te más ca­lien­te y hú­me­do. Se re­co­mien­da ce­rrar las puer­tas, pa­ra que el ai­re fres­co no se des­per­di­cie en pa­si­llos o ha­bi­ta­cio­nes que no se usan, y cui­dar que las ven­ta­nas es­tén bien ce­rra­das pa­ra que el ai­re ca­lien­te no en­tre.

5. Es im­por­tan­te usar “tru­cos” que no con­su­men ener­gía pa­ra man­te­ner la sen­sa­ción de fres­cu­ra, por ejem­plo man­te­ner las ha­bi­ta­cio­nes en pe­num­bras. En efec­to, las per­sia­nas ba­jas y en me­nor me­di­da las cor­ti­nas grue­sas no de­jan pa­sar el ca­lor del sol y evi­tan que se ca­lien­te la ca­sa, dis­mi­nu­yen­do la uti­li­za­ción de los equi­pos de acon­di­cio­na­mien­to del ai­re.

6. Has­ta las nue­ve, apro­xi­ma­da­men­te, las ma­ña­nas son fres­cas. Es el mo­men­to de ven­ti­lar las ha­bi­ta­cio­nes, abrien­do las ven­ta­nas y de­jan­do que en­tre el ai­re. Si lo ha­ce más tar­de, no so­lo se des­per­di­cia el en­fria­mien­to ma­tu­tino na­tu­ral si no que se ca­len­ta­rá la ca­sa pa­ra lue­go gas­tar más ener­gía al te­ner que en­friar­la.fr

7. El man­te­ni­mien­to de los equi­pos au­men­ta su vi­da útil y tam­bién fa­vo­re­ce el aho­rro de ener­gía. Se acon­se­ja la co­rrec­ta lim­pie­za de los fil­tros de ai­re pe­rió­di­ca­men­te y la ser­pen­ti­na ex­te­rior unaun vez al año, an­tes de que co­mien­ce el ca­lor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.