Em­pe­zar el año sin es­trés

Mia - - CALIDAD DE VIDA - Fuen­te: Cen­tro de Es­tu­dios Es­pe­cia­li­za­dos en Tras­tor­nos de An­sie­dad

En los úl­ti­mos años se ha re­gis­tra­do un con­si­de­ra­ble au­men­to de pa­cien­tes que pa­de­cen tras­tor­nos de an­sie­dad que se in­ten­si­fi­can a co­mien­zo del año, des­pués de las fies­tas y an­tes de las va­ca­cio­nes, pro­duc­to del es­trés. Los cam­bios pro­du­cen es­trés y el fin de año no es­ca­pa a ello, ya que es una épo­ca de ba­lan­ces y pro­yec­tos a fu­tu­ro.

Hay que te­ner en cuen­ta que sen­tir can­san­cio no es si­nó­ni­mo de es­trés, por lo cual hay que sa­ber di­fe­ren­ciar cier­tas res­pues­tas de nues­tro or­ga­nis­mo al es­trés que se tra­du­cen en sín­to­mas fí­si­cos (ta­qui­car­dia, pre­sión ar­te­rial, pal­pi­ta­cio­nes, náu­seas, di­fi­cul­tad pa­ra tra­gar, dia­rreas, au­men­to o dis­mi­nu­ción del ape­ti­to, hi­per­sen­si­bi­li­dad a rui­dos, en­tre otros), cog­ni­ti­vos (an­gus­tia, apren­sión, preo­cu­pa­ción, in­de­ci­sión, apa­tía, pér­di­da de ob­je­ti­vi­dad o in­ca­pa­ci­dad pa­ra afron­tar si­tua­cio­nes) y/o con­duc­tua­les (in­quie­tud o hi­per­ac­ti­vi­dad, pa­rá­li­sis mo­to­ra o in­mo­vi­li­dad, mo­vi­mien­tos tor­pes, tem­blo­ro­sos, de­sor­ga­ni­za­dos, tics, tar­ta­mu­deos, com­por­ta­mien­tos de evi­ta­ción o ale­jar­se de si­tua­cio­nes te­mi­das).

Pe­ro el es­trés pue­de pre­ve­nir­se: bus­can­do un es­ta­do fí­si­co y emo­cio­nal más sa­lu­da­ble; co­no­cien­do y ma­ne­jan­do las si­tua­cio­nes que nos pro­vo­can es­trés pa­ra po­der re­du­cir y eli­mi­nar las ma­ni­fes­ta­cio­nes del mis­mo; apren­dien­do a rea­li­zar en­tre­na­mien­to en re­la­ja­ción. Da­do que la re­la­ja­ción de­vuel­ve al or­ga­nis­mo su es­ta­do na­tu­ral de equi­li­brio, nor­ma­li­za los pro­ce­sos fí­si­cos, men­ta­les y emo­cio­na­les.

Los si­guien­tes son al­gu­nos con­se­jos pa­raa eli­mi­nar o ba­jar el es­trés

No preo­cu­par­se por aque­llo que no see pue­de con­tro­lar.

Ha­cer al­go con re­la­ción a lo que sí se pue­de con­tro­lar.

Pre­pa­rar­se lo me­jor po­si­ble pa­ra po­si­bles si­tua­cio­nes a en­fren­tar, que son agen­tes de es­trés, co­mo exá­me­nes, en­tre­vis­tas la­bo­ra­les, even­tos so­cia­les y otras.

Pe­dir ayu­da pa­ra evi­tar el “yo pue­do to­do so­lo”.

Apren­der a de­le­gar pa­ra no ha­cer en “yo lo ha­go Me­jor que los de­más”. Fi­jar­se me­tas cor­tas y rea­lis­tas. Lle­var un re­gis­tro es­cri­to de las ta­reas a rea­li­zar pa­ra que no ocu­pen lu­gar en nues­tra men­te. Je­rar­qui­zar las ta­reas se­gún el gra­do de im­por­tan­cia. Ha­cer ac­ti­vi­dad fí­si­ca, sa­lir a ca­mi­nar. Se­guir una die­ta ba­lan­cea­da de acuer­do a las ne­ce­si­da­des ca­ló­ri­cas de ca­da uno. Co­rre­gir pen­sa­mien­tos ca­tas­tró­fi­cos. Pro­cu­rar­se pe­que­ñas sa­tis­fac­cio­nes co­ti­dia­nas.

Eva­luar realís­ti­ca­men­te el tiem­po que nos va a lle­var ca­da ta­rea pa­ra rea­li­zar una ade­cua­da pla­ni­fi­ca­ción. Ello evi­ta­rá co­rri­das in­ne­ce­sa­rias.

Re­ser­var mo­men­tos del día pa­ra el des­can­so, ac­ti­vi­da­des so­cia­les y re­crea­ti­vas.

To­mar­se un tiem­po pa­ra los in­tere­ses y pa­sa­tiem­pos per­so­na­les.

Res­ca­tar los as­pec­tos po­si­ti­vos de las si­tua­cio­nes y no só­lo cen­trar­se en los ne­ga­ti­vos. Pla­near ac­ti­vi­da­des di­ver­ti­das. Ase­gu­rar­se de dor­mir lo su­fi­cien­te. Los bue­nos há­bi­tos de sue­ño son una de las me­jo­res ma­ne­ras de ma­ne­jar el es­trés.

Adop­tar un es­ti­lo de vi­da que res­pe­te nues­tras ne­ce­si­da­des bio­ló­gi­cas, psi­co­ló­gi­cas y so­cia­les.

Evi­tar la que­ja da­do que la mis­ma no nos per­mi­te de­fi­nir el pro­ble­ma ni en­con­trar una so­lu­ción o cam­bio a lo que nos preo­cu­pa. Ser rea­lis­tas Dis­fru­tar sin pe­ni­ten­cias. Es­cu­char al cuer­po cuan­do nos pi­da que dis­mi­nu­ya­mos la ve­lo­ci­dad o que to­me­mos un des­can­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.