Los mi­cro­nu­trien­tes

Mia - - NUTRICIÓN -

Los ali­men­tos na­tu­ra­les con­tie­nen ma­cro­nu­trien­tes (pro­teí­nas, hi­dra­tos de car­bono y gra­sas) y mi­cro­nu­trien­tes (mi­ne­ra­les y vi­ta­mi­nas). Sin em­bar­go, en los úl­ti­mos años, la cre­cien­te in­dus­tria­li­za­ción de la ca­de­na ali­men­ti­cia -des­de la ma­du­ra­ción de fru­tas y ver­du­ras en ca­mio­nes o cá­ma­ras con luz ar­ti cial en vez del sol, has­ta el en­gor­de de va­cas, po­llos y el pes­ca­do de cria­de­ro- sig­ni ca que los ali­men­tos con­tie­nen mu­chos me­nos mi­ne­ra­les y vi­ta­mi­nas que an­tes. Por otro la­do, los mé­to­dos mo­der­nos de coc­ción rá­pi­da, en mi­cro­on­das o a tem­pe­ra­tu­ras muy al­tas, des­tru­yen los mi­cro­nu­trien­tes y tam­bién co­rrom­pen las otras pro­pie­da­des que pue­dan te­ner los ali­men­tos. Pa­ra sa­ber si es­tás con­su­mien­do los mi­cro­nu­trien­tes que ne­ce­si­tás, hay que ana­li­zar no so­lo san­gre y ori­na sino tam­bién há­bi­tos y es­ta­dos de áni­mo en dis­tin­tos mo­men­tos del día. Las vi­ta­mi­nas y los mi­ne­ra­les que en­con­tra­mos en los ali­men­tos son fun­da­men­ta­les pa­ra man­te­ner el com­ple­jo y de­li­ca­do equi­li­brio de las fun­cio­nes hor­mo­na­les y ce­lu­la­res.

La fal­ta de hie­rro pro­du­ce un es­ta­do anémi­co acom­pa­ña­do por fa­ti­ga.

La fal­ta de po­ta­sio ge­ne­ra sen­sa­ción de de­bi­li­dad y ca­lam­bres en los múscu­los.

La fal­ta de cal­cio con­lle­va la caí­da del pe­lo y las uñas que­bra­di­zas.

La fal­ta de zinc, esen­cial pa­ra la sín­te­sis de pro­teí­nas y las fun­cio­nes re­ge­ne­ra­ti­vas del or­ga­nis­mo, pro­vo­ca tras­tor­nos en el sue­ño.

Los im­por­tan­tes

Sal yo­da­da. El yo­do es un com­po­nen­te esen­cial pa­ra la for­ma­ción de la hor­mo­na ti­roi­dea. En die­tas hi­po­só­di­cas, se re­co­mien­da con­su­mir al­gas ma­ri­nas o pes­ca­do de agua sa­la­da. Tam­bién se pue­de to­mar 100 mg de yo­do al día co­mo su­ple­men­to.

Vi­ta­mi­na B. In­cre­men­ta la pro­duc­ción de las glán­du­las su­pra­rre­na­les. Si su­frís de in­su cien­cia su­pra­rre­nal, es po­si­ble que te sien­tas irri­ta­ble, ma­rea­da y que ten­gas ba­jos ni­ve­les de glu­co­sa en la san­gre. Tu or­ga­nis­mo ne­ce­si­ta es­tas sus­tan­cias pa­ra pro­du­cir hor­mo­nas su­pra­rre­na­les, así que to­má dia­ria­men­te 500 mg de vi­ta­mi­na B5 y 100 mg de vi­ta­mi­na B6.

Cro­mo. Es­te mi­ne­ral ayu­da a la hor­mo­na in­su­li­na a dis­tri­buir la glu­co­sa por las cé­lu­las de to­do el or­ga­nis­mo. Si te­nés ni­ve­les ba­jos de cro­mo y re­sis­ten­cia a la in­su­li­na, las cé­lu­las adi­po­sas re­ten­drán el azú­car, lo que con­lle­va­ría un au­men­to del ries­go de pa­de­cer dia­be­tes y en­fer­me­dad car­día­ca.

Bio­ti­na. Es­ta vi­ta­mi­na del gru­po B re­du­ce el ries­go de re­sis­ten­cia a la in­su­li­na. En­tre los ali­men­tos ri­cos en bio­ti­na, se in­clu­yen pro­duc­tos de ori­gen ani­mal co­mo aves, de­ri­va­dos lác­teos y pes­ca­do.

En la cro­no­bio­lo­gía nu­tri­cio­nal es fun­da­men­tal res­pe­tar los rit­mos y hay dos nor­mas que nos pue­den ayu­dar a sa­lir ade­lan­te: pri­me­ro hay que co­mer cin­co ve­ces al día por­que te­ne­mos cin­co pi­cos de in­su­li­na dia­rios, que son los rit­mos nor­ma­les: por la ma­ña­na, me­dia-ma­ña­na, me­dio­día, me­dia-tar­de y no­che. La gen­te que co­me cin­co ve­ces por día es más del­ga­da que la que co­me cua­tro por­que el cuer­po es­tá sien­do más efi­cien­te en su tra­ba­jo. Se­gun­do, hay que res­pe­tar los ho­ra­rios de las co­mi­das por­que es­to va a sin­cro­ni­zar al cuer­po con el sol y lo­grar que su fun­cio­na­mien­to sea más efi­cien­te.

Por lo tan­to, ana­li­zan­do la si­tua­ción hor­mo­nal, el con­su­mo de mi­cro­nu­trien­tes y res­pe­tan­do el rit­mo bio­ló­gi­co tal vez rom­pe­ría­mos las ca­de­nas que nos atan a las die­tas pa­ra ga­nar en sa­lud.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.