La cul­tu­ra de la coope­ra­ción

Mia - - CALIDAD DE EDUCACIÓN -

Es­tá cla­ro que cuan­do se bus­ca tra­ba­jo, a na­die le im­por­ta si se sa­ben de me­mo­ria to­dos los ríos de Eu­ro­pa, sino que lo que se bus­ca es que la per­so­na ten­ga, ade­más de co­no­ci­mien­tos es­pe­cí­fi­cos a ca­da es­pe­cia­li­dad, ha­bi­li­da­des co­mu­ni­ca­ti­vas, de tra­ba­jo en equi­po y ca­pa­ci­dad pa­ra ejer­cer li­de­raz­go.

Los ar­gen­ti­nos te­ne­mos fa­ma de no sa­ber tra­ba­jar en equi­po. Sue­le se­ña­lar­se que con­ta­mos con in­di­vi­dua­li­da­des ex­cep­cio­na­les -co­mo Mes­si, Bor­ges y el Pa­pa Fran­cis­co- pe­ro tam­bién con di­fi­cul­ta­des pa­ra cons­truir co­lec­ti­va­men­te. La se­lec­ción na­cio­nal de fút­bol pue­de dar fe en más de una opor­tu­ni­dad. Con­for­ma­da por ju­ga­do­res de eli­te no con­si­guen ar­mo­ni­zar­se en el jue­go. Los equi­pos tie­nen, no so­lo ob­je­ti­vos co­mu­nes, sino una per­so­na­li­dad pro­pia. En­ton­ces, no to­da agru­pa­ción es un equi­po. Hay que te­ner ob­je­ti­vos co­mu­nes, res­pon­sa­bi­li­dad por el otro, lí­de­res y miem­bros con ha­bi­li­da­des di­fe­ren­tes.

Tan­to en la es­cue­la co­mo en la uni­ver­si­dad, un equi­po bien ar­ma­do ayu­da a sus miem­bros a apren­der me­jor. Por ejem­plo, Li­lian Ca­do­che, pro­fe­so­ra de Ma­te­má­ti­cas en el 1er año de la ca­rre­ra de Cien­cias Ve­te­ri­na­rias en la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal del Li­to­ral, ha­ce más de diez años que im­ple­men­tó el apren­di­za­je coo­pe­ra­ti­vo en sus cla­ses. Di­vi­de a los alum­nos en gru­pos y les re­par­te guías de ejer­ci­cos y pro­ble­mas de los dis­tin­tos te­mas de la ma­te­ria alen­tán­do­los a par­ti­ci­par ac­ti­va­men­te en las ta­reas tan­to in­di­vi­dual co­mo co­lec­ti­va­men­te, a preo­cu­par­se por el avan­ce de to­dos y, muy es­pe­cial­men­te, a ser res­pe­tuo­sos de las opi­nio­nes aje­nas.

Los alum­nos son eva­lua­dos no só­lo por la re­so­lu­ción de los ejer­ci­cios, sino tam­bién por su ma­ne­ra de tra­ba­jar en equi­po. “Sue­len sor­pren­der­se; no es­pe­ran que en la cla­se de Ma­te­má­ti­ca los eva­lúes en sus ha­bi­li­da­des de lí­de­res”,

cuen­ta Li­lian. “El apren­di­za­je coo­pe­ra­ti­vo tie­ne el va­lor agre­ga­do de que los chi­cos ad­quie­ren otras ha­bi­li­da­des. Por ejem­plo, el que más sa­be le ex­pli­ca al que no en­tien­de.“Co­mo do­cen­te, yo eva­lúo có­mo lo ex­pli­có, la res­pon­sa­bi­li­dad con que encaró su tra­ba­jo. Pa­ra ellos es más fá­cil po­ner­se en el lu­gar del otro; cuan­do te ex­pli­ca un par, es más pro­ba­ble que en­tien­das”, de­fi­ne Ca­do­che. En­se­ñar­les a los chi­cos a tra­ba­jar jun­tos re­quie­re in­cul­car­les la ca­pa­ci­dad de dia­lo­gar con el que pien­sa dis­tin­to, re­sol­ver con­flic­tos, res­pe­tar los rit­mos de ca­da uno, va­lo­rar los apor­tes del otro son ha­bi­li­da­des que a los alum­nos les ser­vi­rán es­pe­cial­men­te fue­ra del au­la.

Por otra par­te, un buen equi­po, se­gún la in­ves­ti­ga­do­ra Mar­ce­la Chia­ra­ni, in­ves­ti­ga­do­ra de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal de San Luis, “de­be po­der exa­mi­nar­se a sí mis­mo. Es pre­ci­so au­to­eva­luar el desa­rro­llo de la ac­ti­vi­dad y la co­la­bo­ra­ción de ca­da in­te­gran­te del gru­po. La eva­lua­ción tie­ne que ser con­ti­nua, pa­ra que el do­cen­te vea en ca­da eta­pa có­mo el gru­po es­tá tra­ba­jan­do y pue­da ha­cer los apor­tes que le per­mi­tan avan­zar”.

El tra­ba­jo en equi­po den­tro del au­la exi­ge que el do­cen­te mo­di­fi­que su rol. Su res­pon­sa­bi­li­dad se orien­ta a ge­ne­rar en ca­da cur­so una cul­tu­ra de la coope­ra­ción. Es que tra­ba­jar en gru­po no es un ta­len­to na­tu­ral: si los equi­pos no fun­cio­nan bien, pro­ba­ble­men­te no sea por­que los chi­cos son di­fí­ci­les, sino por­que na­die les en­se­ñó a tra­ba­jar jun­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.