¡La gra­ti­tud es FA­BU­LO­SA!

Mia - - VERENO -

Es im­por­tan­te re­ser­var­se un tiem­po pa­ra la gra­ti­tud. Cuan­do uno mi­ra su in­te­rior y su vi­da, es fá­cil ver an­tes lo ma­lo que lo bueno. Pe­ro re­cor­de­mos que pen­sar ne­ga­ti­va­men­te dis­mi­nu­ye nues­tra con­fian­za en no­so­tros mis­mos y em­peo­ra las si­tua­cio­nes di­fí­ci­les. Aque­llas per­so­nas que creen en la idea de las pro­fe­cías que lle­van en sí su cum­pli­mien­to, com­pren­den que es me­jor abrir la men­te y el co­ra­zón a las co­sas bue­nas que pue­den su­ce­der que a las ma­las. Se­gu­ro que mu­chos re­cor­da­mos mo­men­tos sim­ples y her­mo­sos de la vi­da, co­mo son­reír a una per­so­na des­co­no­ci­da en el su­per­mer­ca­do y re­ci­bir una son­ri­sa de res­pues­ta.

Se­ría ma­ra­vi­llo­so que pu­dié­ra­mos con­ge­lar esos mo­men­tos en el tiem­po pa­ra po­der apre­ciar ple­na­men­te el he­cho de que al­guien nos es­tre­che la mano, ría con no­so­tros en el ci­ne o es­té sen­ta­do en si­len­cio a nues­tro la­do pa­ra con­so­lar­nos. Ca­da día nos ofre­ce un mo­ti­vo de gra­ti­tud y he­mos de bus­car esos mo­men­tos es­pe­cia­les y re­cor­dar­los. La bue­na sa­lud, la ca­pa­ci­dad de ayu­dar a los de­más y el apo­yo de los bue­nos ami­gos son mo­ti­vos pa­ra es­tar agra­de­ci­dos. Na­da en la vi­da de­be­ría dar­se por des­con­ta­do. Per­so­nal­men­te, yo agra­dez­co ca­da día a mis pa­dres que me ha­yan da­do la li­ber­tad de to­mar mis pro­pias de­ci­sio­nes en la vi­da. La fuer­za in­te­rior vie­ne de aga­rrar­nos bien a la úni­ca per­so­na que nos pue­de ayu­dar: ¡no­so­tros mis­mos!

Siem­pre me ha im­pre­sio­na­do la can­ción The best things in li­fe are free (Las me­jo­res co­sas de la vi­da son gra­tis). La gra­ti­tud es gra­tis, no cues­ta na­da. Los milagros de la na­tu­ra­le­za, co­mo las plan­tas en flor, las ho­jas cuan­do ad­quie­ren los vi­vos co­lo­res del oto­ño o el cie­lo azul, nos ha­cen pen­sar en los pla­ce­res sen­ci­llos de la vi­da. Re­cuer­do la vez en que una ami­ga mía que es­ta­ba pa­san­do por mo­men­tos muy tris­tes me di­jo: “Doy las gra­cias cuan­do bri­lla el sol por­que me da un sen­ti­mien­to po­si­ti­vo”. Son­rién­do­le, le con­tes­té: “El sol bri­lla no so­bre no­so­tros, sino en no­so­tros”.

Ca­da día, al des­per­tar, doy las gra­cias si oi­go so­nar el te­lé­fono por­que sé que es al­guno de mis ami­gos que lla­ma pa­ra sa­ber si es­toy bien. Doy gra­cias a Dios por po­der mi­rar el la­go por la ven­ta­na y co­men­zar ca­da día en paz. Mu­chos de vo­so­tros dis­po­néis de co­sas se­me­jan­tes y es im­por­tan­tí­si­mo que las va­lo­réis y agra­dez­cáis. Aque­llos que he­mos te­ni­do que es­for­zar­nos pa­ra re­ci­bir lo bueno, po­de­mos dar las gra­cias por ha­ber te­ni­do la ener­gía y las fuer­zas su­fi­cien­tes pa­ra lu­char por aque­llo en lo que creía­mos. Si te­ner­nos fe en no­so­tros mis­mos, nues­tra au­to­es­ti­ma nos lle­va­rá al lu­gar don­de ne­ce­si­ta­mos es­tar. Cuan­do nues­tro ca­mino nos con­du­ce a las lec­cio­nes más di­fí­ci­les de la vi­da, lo me­jor es apren­der de ellas y con­ti­nuar avan­zan­do. La es­pe­ran­za, la fe y el op­ti­mis­mo nos dan la fuer­za ne­ce­sa­ria pa­ra se­guir ade­lan­te ma­ña­na. La vi­da pue­de ser un ver­da­de­ro re­to, pe­ro nues­tros sue­ños se ha­rán reali­dad si agra­de­ce­mos lo que ya se nos ha da­do.

Por úl­ti­mo, to­dos po­de­mos es­tar agra­de­ci­dos por el va­lor que nos per­mi­te co­rrer ries­gos per­so­na­les, ya que creer en no­so­tros mis­mos es la fuer­za más im­por­tan­te que po­see­mos. To­dos te­ne­mos la ca­pa­ci­dad de ha­cer aco­pio de amor, amis­tad y co­no­ci­mien­to an­tes de que la vi­da pa­se. De no­so­tros de­pen­de ha­cer el es­fuer­zo. Aque­llos que en­ten­de­mos la im­por­tan­cia de la gra­ti­tud po­de­mos ani­mar a los de­más a re­co­no­cer sus mo­men­tos es­pe­cia­les. ¡La gra­ti­tud es fa­bu­lo­sa!

Del li­bro “Gra­ti­tud. Dar gra­cias por lo que tie­nes trans­for­ma­rá tu vi­da”, de Loui­se Hay, Edi­cio­nes Urano. www.edi­cio­ne­su­rano.com.ar

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.