EVA­LUA­CIÓN

Mia - - VERENO -

De 2 a 3 pun­tos:

Des­con ás de tu pa­re­ja. Le re­vi­sás el bol­so, los bol­si­llos y la bi­lle­te­ra, bus­can­do prue­bas de su trai­ción. Creés es­cu­char có­mo, en sue­ños, pro­nun­cia un nom­bre que no es el tu­yo. Exis­ten dos po­si­bi­li­da­des: o sos una per­so­na adic­ta a las te­le­no­ve­las o, lo más fac­ti­ble, te­més que des­cu­bran que al­gu­na vez fuis­te in el y te pa­guen con la mis­ma mo­ne­da; de otro mo­do no se ex­pli­ca que pue­das du­dar de al­guien que tie­ne la con­cien­cia com­ple­ta­men­te lim­pia y só­lo pien­sa en vos.

De 4 a 6 pun­tos

No se pue­de de­cir que la per­so­na que ele­gis­te por com­pa­ñe­ro sea pre­ci­sa­men­te un mo­de­lo de san­ti­dad. Las ten­ta­cio­nes sue­len apa­re­cer­se en su ca­mino y des­pués de re­sis­tir un po­co, pro­ba­ble­men­te su­cum­ba a la ten­ta­ción. Sin em­bar­go, si la re­la­ción en­tre us­te­des es só­li­da, tal vez sus en­cuen­tros clan­des­ti­nos no pa­sen de una con­ver­sa­ción sin­ce­ra y una hui­da nal pe­ro ele­gan­te. No se tra­ta de al­guien que de­je atrás un amor au­tén­ti­co pa­ra co­rrer de­trás de la pri­me­ra aven­tu­ra que se le cru­ce en el ca­mino. La se­gu­ri­dad le re­sul­ta más im­por­tan­te que la sa­tis­fac­ción de sus im­pul­sos.

De 7 a 8 pun­tos

Du­dás, in­ves­ti­gás, acu­sás. Pe­ro con ás en él cuan­do ase­gu­ra que fue su ma­má quien le man­chó con rou­ge la so­la­pa. O te aver­gon­zás de sos­pe­char cuan­do él te ase­gu­ra que las dos en­tra­das de ci­ne que tie­ne en su bi­lle­te­ra son re­ga­lo de su me­jor ami­go. Des­per­tá. Qui­zás no te es­té sien­do in el, pe­ro te­nés mo­ti­vos pa­ra des­con ar. Ade­más, si vos sos su amor “o cial”, ¿por qué te preo­cu­pás si a ve­ces al­guien más des­pier­ta un sen­ti­mien­to bre­ve en su ines­ta­ble, en­ga­ño­so pe­ro tierno co­ra­zón?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.