Acu­pun­tu­ra, un mé­to­do que qui­ta el es­trés y re­la­ja

Mia - - CALIDAD DE VIDA - Por las Dras. Flo­rin­da de Cle­men­ti y Flo­ren­cia Cle­men­ti* * es­pe­cia­lis­tas en Clí­ni­ca Es­té­ti­ca, Me­di­ci­na Bio­ló­gi­ca y Me­di­ci­na Ort­ho­mo­le­cu­lar

El ori­gen y uso de es­ta me­to­do­lo­gía es mi­le­na­rio y se es­ti­ma que na­ció en dis­tin­tos paí­ses de orien­te (Chi­na, Ja­pón y Co­rea) 5.000 años an­tes de e Cris­to. Fue Geor­ge Sou­liê de e Mo­rant, cón­sul de Fran­cia, y quien ha­bla­ba y leía chino, el pri­mer oc­ci­den­tal que co­men- zó a de­di­car­se al es­tu­dio de la a acu­pun­tu­ra lue­go de caer gra­ve­men­te ave­men­te en­fer­mo y ser cu­ra­do en Chi­na a tra­vés de es­ta téc­ni­ca. A par­tir de ese mo­men­to se aden­tró en el es­tu­dio con va­rios mé­di­cos chi­nos sien­do quien in­tro­du­ce feha­cien­te­men­te la acu­pun­tu­ra en oc­ci­den­te a tra­vés de gran ma­te­rial in­for­ma­ti­vo que tra­du­ce.

En la ac­tua­li­dad se la prac­ti­ca en mu­chos paí­ses de oc­ci­den­te, in­clui­do el nues­tro, pe­ro en EE.UU y Eu­ro­pa es acep­ta­da jun­ta­men­te con la me­di­ci­na oc­ci­den­tal e in­clu­so se la en­se­ña en va­rias uni­ver­si­da­des. En la Ar­gen­ti­na exis­te un de­cre­to del Con­gre­so Na­cio­nal en el que se acla­ra que la acu­pun­tu­ra es una me­di­ci­na que pue­de ser ejer­ci­da pa­ra el tra­ta­mien­to del do­lor y ex­clu­si­va­men­te por mé­di­cos.

En cuan­to a la apli­ca­ción de la acu­pun­tu­ra, se tra­ta de bus­car una si­tua­ción de des­equi­li­brio pa­ra lue­go tra­tar de res­ta­ble­cer la ar­mo­nía. Es de­cir, se apo­ya en los mé­to­dos de cu­ra­ción del pro­pio or­ga­nis­mo. Es in­du­da­ble que una so­la me­di­ci­na no sir­ve pa­ra cu­rar la to­ta­li­dad de los pro­ble­mas de sa­lud. Pe­ro cuan­to más glo­bal sea la vi­sión del mé­di­co con res­pec­to a las po­si­bles te­ra­pias, me­jor se­rá el tra­ta­mien­to que po­drá dar­le a ca­da uno de sus pa­cien­tes.

Es­ta téc­ni­ca, que for­ma par­te de lo que se de­no­mi­na te­ra­pias al­ter­na­ti­vas, no pue­de rea­li­zar­la cual­quier per­so­na. Se de­be sa­ber en­con­trar los di­fe­ren­tes pun­tos acu­pun­tu­ra­les pa­ra así po­der lo­grar que el pa­cien­te se re­la­je, se lo­gre to­ni­fi­car los múscu­los y se dis­per­se la ten­sión con­te­ni­da en ca­da par­te del cuer­po. Al­gu­nos de los prin­ci­pa­les fi­nes que es­ta téc­ni­ca po­see son: anal­gé­si­co, an­ti­in­fla­ma­to­rio y se­dan­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.