Chi­cos que no ha­blan

Mia - - CALIDAD DE EDUCACIÓN - Por Dra. Ce­ci­lia Por­to *

Los adul­tos po­de­mos ayu­dar­les a ha­blar, ha­blán­do­les. Siem­pre ha­cién­do­lo de for­ma co­rrec­ta, pau­sa­da y con ri­que­za de ex­pre­sión. No es bueno “prein­ter­pre­tar” sus ne­ce­si­da­des. Si el ni­ño desa­rro­lló, a tra­vés de ges­tos y so­ni­dos, su pro­pio sis­te­ma de co­mu­ni­ca­ción, in­ter­pre­ta­do por sus pa­dres y en­torno, se­rá más di­fí­cil acer­car­lo al ha­bla. Los li­bros pa­ra be­bés, ilus­tra­dos con imá­ge­nes co­ti­dian­co­ti­dia­nas, las can­cio­nes con es­tri­bi­llos re­pe­ti­ti­vos, los jueg jue­gos y todo lo que pue­da es­ti­mu­lar­lo son idea­les pa­ra ini­ciar­lo en el ca­mino del ha­bla. To­dos los es­tí­mu­loes­tí­mu­los au­dio­vi­sua­les son bue­nos, siem­pre que res­pe­te­res­pe­ten la edad del ni­ño y que no es­tén un una can­ti­dad exa­ge­ra­da de ho­ras fren­te a la pan­ta­lla. Si ven di­di­bu­ji­tos, que sean con co­lo­res tran­qui­los, mú­si­ca no in­va­si­va y con un con­te­ni­do no agre­si­vo. Lo me­jor es que los pro­gra­ma­pro­gra­mas sean en el len­gua­je que de­be apren­da­pren­der a ha­blar el ni­ño y no ex­tran­je­ros.

*Mé­di­ca Pe­dia­tra Hos­pi­tal

Pri­va­do de Ni­ños

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.