Puer­ta abier­ta a la ENER­GÍA

Mia - - FENG SHUI - por Pa­tri­cia Tra­ver­sa

Cuan­do se rea­li­za un aná­li­sis de Feng Shui en una casa o ne­go­cio, las puer­tas de en­tra­da re­pre­sen­tan el pre­sen­te, la bien­ve­ni­da a las opor­tu­ni­da­des y el sa­lir al mun­do. Una vez, aten­dí un ne­go­cio que te­nia dos puer­tas: na­die sa­bia por dón­de en­trar y en los fo­lle­tos ellos no sa­bían exac­ta­men­te qué nú­me­ro po­ner. Es­te error pue­de re­sul­tar muy ca­ro, ya que el du­dar pa­ra en­trar a un ne­go­cio, pue­de con­ver­tir­se en una des­ven­ta­jo­saj in­co­mo­di­dad que aten­te con­tra la ofer­ta co­mer­cial. Lo ideal es que la en­tra­da a los ne­go­cios sea cla­ra, es­té je­rar­qui­za­da y que su nú­me­ro se vea cla­ra­men­te.

Por otro la­do, si lle­ga­mos a una casa y la puer­ta es­tá de­te­rio­ra­da, las ce­rra­du­rass no abren bien o el tim­bree no fun­cio­na, se sen­ti­rá all ins­tan­te que el flu­jo ener­gé-ti­co no se tras­la­da bien.

Pa­ra que la ener­gía en­tre e co­rrec­ta­men­te a una casa a o lo­cal, se de­ben te­ner en n cuen­ta cier­tos as­pec­tos:

Se de­be man­te­ner dess­pe­ja­da el área de la puer­ta. a. El Chi in­gre­sa por la puer­ta ta de en­tra­da que tam­bién re­pre­sen­ta, ha­cien­do un pa­ra­le­lo con el cuer­po hu­mano, a la bo­ca o en­tra­da de ener­gía. Si la puer­ta no pue­de abrir­se en su to­ta­li­dad por­que hay un per­che­ro, mue­bles o co­sas guar­da­das de­trás, es­ta­rá de­bi­li­ta­da la ener­gía y es po­si­ble que no veas y aproveches las opor­tu­ni­da­des.

La for­ma en que la que se abre la puer­ta tam­bién tie­ne mu­cha im­por­tan­cia: si se tra­ba o hay que ha­cer fuer­za pa­ra abrir, esa se­rá la for­ma en que las cir­cuns­tan­cias se desa­rro­llen en el pre­sen­te. Si es un ne­go­cio, ha­brá di­fi­cul­ta­des pa­ra el cre­ci­mien­to y si es en una casa, mu­cho es­fuer­zo pa­ra lo­grar­lo.

Man­te­ner de no­che las puer­tas ilu­mi­na­das da­rá co­mo re­sul­ta­do que a la ma­ña­na cuan­do se abran, la ener­gía es­ta­rá vi­ta­li­za­da.

Ca­da vez que in­gre­sás a tu casa, lo ha­cés con la ener­gía cir­cun­dan­te. Las ca­sas que no es­tán man­te­ni­das, los ár­bo- les en­fer­mos, las ca­sas to­ma­das, hos­pi­ta­les, las au­to­pis­tas pue­den traer mu­chos pro­ble­mas en lo co­ti­diano. Se pue­de pro­te­ger la puer­ta de en­tra­da con un Pa­kua cón­ca­vo co­lo­ca­do del la­do ex­te­rior, arri­ba de la puer­ta, pa­ra que las ener­gías no­ci­vas no in­gre­sen a la casa.

Plan­tas con ener­gía pro­tec­to­ra co­mo la ru­da, las men­tas o los la­zos de amor ayu­da­rán a neu­tra­li­zar las ener­gías des­fa­vo­ra­bles.

Los fel­pu­dos mar­can la tran­si­ción de lo pú­bli­co a lo pri­va­do y del es­pa­cio ex­te­rior al es­pa­cio in­te­rior. Es ne­ce­sa­rio que siem­pre es­té sin pol­vo pa­ra que és­te no in­gre­se al in­te­rior de la casa. Los fel­pu­dos se­mi­cir­cu­la­res son los me­jo­res, idea­les son los de yu­te y con pa­la­bras de bien­ve­ni­da.

Uti­li­zá la puer­ta prin­ci­pal. En­trar por la puer­ta de ser­vi­cio en ca­sas o de­par­ta­men­tos es co­mo en­trar a la vi­da por una puer­ta se­cun­da­ria.

Si hay que mo­ver mu­cho la ce­rra­du­ra pa­ra que abra o las bi­sa­gras ha­cen rui­do de­bes arre­glar­lo pa­ra que no ac­túe la ener­gía hos­til que re­tra­sa los lo­gros.

La pro­por­ción de la puer­ta con res­pec­to a la casa es otro te­ma a ob­ser­var. Si es de­ma­sia­do gran­de, se per­de­rá ener­gía, mien­tras que si es muy pe­que­ña, en­ton­ces, no en­tra­rá co­rrec­ta­men­te, lo que trae­rá co­mo con­se­cuen­cia fal­ta de cre­ci­mien­to mo­ne­ta­rio.

El nú­me­ro de tu casa o ne­go­cio de­be­rán vi­sua­li­zar­se cla­ra­men­te pa­ra no ge­ne­rar un Chi de ba­ja ener­gía.

*Di­rec­to­ra del Cen­tro Ofi­cial de Feng Shui

Pro­fe­sio­nal. Au­to­ra del li­bro

Cam­bie su vi­da con Feng Shui

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.