¿Cuá­les son los obs­tácu­los de tu vi­da? stácu­los de tu vi­da?

La Nu­me­ro­lo­gía te ayu­da a en­ten­der por qué tro­pe­zás siem­pre con la mis­ma pie­dra y có­mo po­dés alla­nar el ca­mino pa­ra de­jar de caer en los mis­mos erro­res

Mia - - REVELACIONES - Por Nancy Bu­llo­ri­ni

Todo ser hu­mano pa­re­cie­ra en­fren­tar en la vi­da cier­tos desafíos per­so­na­les que si­guen el in­ter­mi­na­ble cir­cui­to de la re­pe­ti­ción pa­ra po­der al­can­zar su ela­bo­ra­ción. Tro­pe­zar de nue­vo con la mis­ma pie­dra, una y otra vez. ¿No se­rá que esos sem­pi­ter­nos erro­res son la for­ma en que la vi­da se dis­fra­za pa­ra de­cir­nos que al­go de­be­ría­mos mo­di­fi­car pa­ra que nues­tro de­ve­nir sea un sen­de­ro de ma­yor bienestar?

“La nu­me­ro­lo­gía se­ña­la que hay desafíos que se repiten y que afec­tan tan­to a nues­tra sa­lud fí­si­ca co­mo a nues­tra sa­lud men­tal – ex­pli­ca Ru­bén Al­ta­mi­rano, bio­ener­ge­tis­ta y

es­tu­dio­so de la Nu­me­ro­lo­gía– por­que to­da nues­tra química cor­po­ral cam­bia cuan­do es­ta­mos so­me­ti­dos a ten­sio­nes. Y cuan­do no sa­be­mos lo que nos con­vie­ne, nues­tras men­tes ac­ti­van há­bi­tos re­pe­ti­dos de an­sie­dad, ira o frus­ta­ción”. Se­gún Al­ta­mi­rano, “la en­fer­me­dad, la sa­lud y has­ta nues­tra pro­pia crea­ti­vi­dad de­pen­de­rán de la ac­ti­tud que ten­ga­mos a la ho­ra de re­sol­ver es­tos desafíos. Y lo más sor­pren­den­te, es que de­trás de es­tos re­tos, des­cu­bri­re­mos que hay siem­pre un ta­len­to no desa­rro­lla­do que es­tá es­pe­ran­do pa­ra trans­for­mar­se en un don, que tra­ba­je a nues­tro fa­vor y des­pe­je nues­tro ca­mino.”

Se­gún los nu­me­ró­lo­gos, exis­ten cua­tro desafíos que se repiten en la vi­da de ca­da per­so­na y que pue­den ser des­cu­bier­tos a tra­vés de es­ta prác­ti­ca, una de las más an­ti­guas de la ci­vi­li­za­ción. Si te pro­du­ce pla­cer el jue­go ma­te­má­ti­co y en­con­trás que hay con­duc­tas re­pe­ti­ti­vas en tu per­so­na que qui­sie­ras des­ci­frar y com­pren­der pa­ra po­der mo­di­fi­car­las lue­go – aque­llo que, des­de otro lu­gar, Sig­mund Freud, el pa­dre del psi­coa­ná­li­sis, ex­pli­có co­mo “el “el re­torno re­torno de de

lo lo re­pri­mi­do”–, re­pri­mi­do”–, es­tas se­ries de ope­ra­cio­nes pue­den ser re­ve­la­do­ras. El re­sul­ta­do da­rá un nú­me­ro fi­nal en­tre 0 y 8. Ca­da nú­me­ro ten­drá al­go que de­cir­te so­bre tu pro­pias de­ci­sio­nes.

Cálcu­lo nu­me­ro­ló­gi­co

Pri­mer desafío

Res­tá al nú­me­ro de tu mes de na­ci­mien­to, el nú­me­ro de tu día de na­ci­mien­to. Si es­tu­vie­ran com­pues­tos de dos o más dí­gi­tos, sú­ma­los en­tre sí has­ta que dé por re­sul­ta­do un so­lo dí­gi­to.

Ejem­plo: si na­cis­te el 19 de ju­lio, el re­sul­ta­do se­rá: 7 ( mes) – 1 ( 19 = 1+ 9 = 10 = 1+ 0) día = re­sul­ta­do fi­nal: desafío N º 6.

Se­gun­do desafío

Res­tá al año de tu na­ci­mien­to, el día de tu na­ci­mien­to.

Ejem­plo: si na­cis­te el 19 de ju­lio de 1960, el re­sul­ta­do se­rá: 7 ( 1 + 9 + 6 + 0 = 1 + 6) ( año) – 1 ( 1 + 9 = 10 1 + 0 = 1) ( día) = re­sul­ta­do fi­nal, desafío N º 6.

Ter­cer desafío

Res­tá el pri­mer desafío al se­gun­do desafío. Es de­cir, con el mis­mo ejem­plo: 6 – 6 = re­sul­ta­do fi­nal, desafío N º 0.

Cuar­to desafío

Res­tá el mes al año de na­ci­mien­to. Si­guien­do con el ejem­plo an­te­rior­men­te da­do ( 19 de ju­lio de 1960): 7 – 7 = re­sul­ta­do fi­nal, desafío N º 0.

Desafíos

Desafío N º 1

Si ob­tu­vis­te por re­sul­ta­do es­te desafío, tu re­to es el de lo­grar uni­ci­dad y au­to­rres­pe­to. Tus re­la­cio­nes pros­pe­ra­rán cuan­do pue­das de­fi­nir cla­ra­men­te tus ne­ce­si­da­des per­so­na­les y ex­pre­sár­se­las cla­ra­men­te a los de­más. Se tra­ta de apren­der a pe­dir lo que ne­ce­si­tás. La im­pa­cien­cia de quien so­por­ta es­te desafío lo lle­va a creer que todo de­be te­ner una so­lu­ción in­me­dia­ta. Tu sen­ti­do de in­me­dia­tez es inade­cua­do y, a ve­ces, ace­le­rás tus de­ci­sio­nes y ac­cio­nes co­ti­dia­nas has­ta pro­por­cio­nes crí­ti­cas. Cuan­do sien­tas que es­tás in­ti­man­do con per­so­nas au­to­ri­ta­rias, dog­má­ti­cas o muy ac­ti­vas, de­já cla­ras tus ne­ce­si­da­des. Al­gu­nas de tus ideas pue­den no ser con­ven­cio­na­les pe­ro asu­mí la res­pon­sa­bi­li­dad y se­guí ade­lan­te. A ve­ces, pa­ra lo­grar­lo, es ne­ce­sa­rio rea­li­zar ju­ga­das im­po­pu­la­res o pa­sar a la ac­ción cuan­do los de­más pre­fie­ren se­guir es­pe­ran­do. Es im­por­tan­te que ten­gas la va­len­tía ne­ce­sa­ria pa­ra po­ner en prác­ti­ca tus ideas crea­ti­vas y no va­ci­lar pa­ra con­for­mar a los de­más por­que ca­si siem­pre los otros no que­dan con­for­mes y vos, me­nos.

Desafío N º 2

Es­te es un desafío a la sen­si­bi­li­dad y sus­cep­ti­bi­li­dad del in­di­vi­duo. Te man­te­nés aler­ta en es­pe­ra de que sur­ja al­gu­na ne­ce­si­dad en el otro pa­ra pro­po­ner en­se­gui­da sa­tis­fa­cer­la. No obs­tan­te, a me­nu­do, ca­re­cés de se­gu­ri­dad co­mo pa­ra con­tar con re­la­cio­nes sin­ce­ras y siem­pre po­nés en du­da su con­ve­nien­cia. Tu con­duc­ta au­to­des­va­lo­ri­za­do­ra pue­de con­du­cir a des­gas­tes emo­ti­vos y fí­si­cos que se tra­du­cen en es­ta­dos de­pre­si­vos.

vos. Es­pe­rás de­ma­sia­do au­to- sa­cri­fi­cio de vos mis­ma y de los de­más se­res que­ri­dos. So­lés co­lo­car­te a dis­po­si­ción del otro y una vez que te han he­cho sen­tir mo­les ta, en­ton­ces te re­ple­gás en vos mis­ma. De­bés re­cor­dar que el uni­ver­so no gi­ra al­re­de­dor de tu sen­si­bi­li­dad o de tus re­la­cio­nes emo­cio­na­les. Te­nés que apren­der a de­cir “ne­ce­si­to ama­bi­li­dad”, ig­no­rar las in­ju­rias o el pe­si­mis­mo del pa­sa­do, per­do­nar y ol­vi­dar. Cuan­do no ten­gas tiem­po pa­ra vos mis­ma por­que es­tás es­cla­vi­za­da por otro, re­cor­dá que brin­dar ayu­da, com­par­tir y coope­rar no quie­re de­cir per­der tu iden­ti­dad. Man­te­né la paz, pe­ro no a cos­ta de tu sa­lud.

Desafío N º 3

Es­te es un re­to a la ca­pa­ci­dad de co­mu­ni­ca­ción, ima­gi­na­ción y so­cia­bi­li­dad del in­di­vi­duo. Po­dés pre­sen­tar un ta­len­to su­pe­rior pa­ra la cor­dia­li­dad, el hu­mor, la ex­pre­sión ar­tís­ti­ca y el op­ti­mis­mo. Me­di­tá so­bre la afir­ma­ción “Ne­ce­si­to aten­ción”, centrate en tus cua­li­da­des de au­to-ex­pre­sión. Re­for­zá y am­pliá tus op­cio­nes. Ad­mi­tí tus res­pon­sa­bi­li­da­des so­cia­les y atrae­rás re­la­cio­nes. Vos po­dés ser un imán pa­ra tus pro­pios pla­ce­res y, ade­más, di­fun­dís ale­gría so­bre quie­nes te ro­dean.

Desafío N º 4

Desafío a la aten­ción que el in­di­vi­duo pres­ta a las tra­di­cio­nes, a la ca­pa­ci­dad or­ga­ni­za­ti­va y al co­no­ci­mien­to de las reali­da­des prác­ti­cas. La in­to­le­ran­cia ha­cia cos­tum­bres, mé­to­dos y es­ti­los de vi­da di­fe­ren­tes y la ac­ti­tud que to­más ha­cia ellos te pue­den lle- var a cla­si­fi­car todo ba­jo un fil­tro de blan­co o ne­gro. Ol­vi­da­te de los en­fo­ques que sean de­ma­sia­do se­rios o per­mi­si­vos. Apli­cá aque­llas res­tric­cio­nes que te ca­pa­ci­ten pa­ra vi­vir en el pre­sen­te. Te­nés de­re­cho a con­ce­der­te una pau­sa en me­dio de la ru­ti­na. Aten­ción a los de­ta­lles, el ma­ne­jo de la eco­no­mía y el ho­gar.

Desafío N º 5

Pa­ra es­tos in­di­vi­duos, el desafío es en­ten­der los as­pec­tos fí­si­cos de la vi­da. Es­te nú­me­ro in­vo­lu­cra la vi­da, la li­ber­tad, el desa­so­sie­go y la se­xua­li­dad. Un re­to cen­tra­do en las ex­pec­ta­ti­vas de pla­cer y do­lor. Quien re­pi­te si­tua­cio­nes en re­la­ción con es­to, pa­re­ce una per­so­na irres­pon­sa­ble e in­cum­pli­do­ra. Sin em­bar­go, no es el ca­so. En reali- dad, su apa­rien­cia es só­lo el re­sul­ta­do de una cu­rio­si­dad im­pru­den­te, de ex­pec­ta­ti­vas no con­ven­cio­na­les y de en­cu­brir inade­cua­da­men­te sus im­per­fec­cio­nes.

Afir­ma­ción pa­ra que re­pi­tas: “Ne­ce­si­to sen­tir­me li­bre”. Afe­rra­te a un ob­jei­vo ma­te­rial­men­te pro­duc­ti­vo. Uti­li­zá tu men­te pa­ra ob­ser­var, apren­der y ex­plo­rar. Rea­vi­vá tu áni­mo, pres­tan­do más aten­ción a las al­mas me­nos cu­rio­sas, por­que te­nés ca­pa­ci­dad pa­ra ac­tuar co­mo ca­ta­li­za­do­ra del cam­bio en la vi­da de los de­más. Mos­tra­le nue­vas pers­pec­ti­vas a la gen­te y es­ti­mu­lá las re­la­cio­nes nue­vas. Tu desafío se tra­ta de apren­der a sa­car­te de en­ci­ma a las per­so­nas y cir­cuns

tan­cias que no son

con­ve­nien­tes, en el mo­men­to ade­cua­do.

Desafío N º 6

Es­te es un desafío a la res­pon­sa­bi­li­dad y al com­pro­mi­so en las re­la­cio­nes y en los jui­cios per­so­na­les. A la ho­ra de in­vo­lu­crar­te con los de­más, re­pe­tís una ac­ti­tud in­to­le­ran­te, pro­duc­to de un in­ten­so idea­lis­mo per­so­nal. Es­to con­tri­bu­ye a pa­de­cer ri­gi­dez en la co­lum­na ver­te­bral y a ser víc­ti­ma de pro­ble­mas de sa­lud, cu­yo ori­gen es emo­cio­nal. En­jui­ciás se­ve­ra­men­te a los otros y es­to se tra­du­ce en un co­ra­zón ex­ce­si­va­men­te opri­mi­do. Te mos­trás ira­cun­da des­pués de ha­ber­te con­ver­ti­do en es­cla­va in­can­sa­ble al ser­vi­cio de los se­res que­ri­dos, mien­tras te es­for­za­bas por im­po­ner tus pro­pios cri­te­rios. Tu fra­se de afir­ma­ción es: “Ne­ce­si­to ar­mo­nía”. Per­mi­tí que las per­so­nas de tu en­torno in­me­dia­to reali­cen sus pro­pios tra­ba­jos. Vos no sos res­pon­sa­ble de tu fa­mi­lia, del ve­cin­da­rio, de los com­pa­ñe­ros de la ofi­ci­na, de la co­mu­ni­dad o del mun­do. Vos po­dés atraer de­pen­den­cia de­bi­do a que, de ma­ne­ra in­cons­cien­te, cons­truís tu au­to­es­ti­ma so­bre la in­ca­pa­ci­dad de los de­más pa­ra ha­cer­se car­go de sí mis­mos. En reali­dad, to­dos es­tán en con­di­cio­nes de asu­mir sus pro­pias res­pon­sa­bi­li­da­des. Cuan­do ha­yas apren­di­do a vi­vir y de­jar vi­vir, ve­rás que la gen­te pue­de lle­gar a ex­hi­bir una ge­ne­ro­si­dad e in- ge­nio sor­pren­den­tes. Re­cién en­ton­ces, tu de­seo de sen­tir­te or­gu­llo­sa de tus re­la­cio­nes se ve­rá sa­tis­fe­cho.

Desafío N º 7

Es­te es un desafío a la ca­pa­ci­dad pa­ra acep­tar las reali­da­des te­rre­na­les y man­te­ner la fe en sí mis­mo. Los sie­te equi­li­bran su desafío cuan­do co­mu­ni­can sus pen­sa­mien­tos y desa­rro­llan el sen­ti­do de la au­to­va­lo­ra­ción ma­te­rial y la fe pa­ra se­guir su in­tui­ción. La afir­ma­ción pa­ra re­pe­tir es: “Ne­ce­si­to te­ner fe”. El mal­hu­mor, la me­lan­co­lía y la hui­da de la reali­dad son há­bi­tos que pue­den rom­per­se. Es ne­ce­sa­rio que apren­dan a com­bi­nar sex­to sen­ti­do y sen­ti­do co­mún. De­jan­do de as­pi­rar a la per­fec­ción pa­ra sí mis­mos y pa­ra la es­pe­cie hu­ma­na, se abren las puer­tas a la au­to­es­ti­ma y la au­to­ayu­da. A ve­ces, es­te desafío con­fie­re una gran prue­ba de re­pre­sión, ya que de­ma­sia­do fal­so or­gu­llo, ais­la­mien­to y re­ser­va man­tie­nen ocul­tos los sen­ti­mien­tos reales ba­jo la su­per­fi­cie. Evi­ten rap­tos de me­lan­co­lía y re­bel­día con­tra las cir­cuns­tan­cias pre­va­le­cien­tes. Evi­ten los vi­cios, us­te­des son fá­cil pre­sa de ellos.

Desafío N º 8

Es un desafío a la com­pren­sión de los va­lo­res y fi­na­li­dad del di­ne­ro y el po­der. Tu as­pi­ra­ción prin­ci­pal es la li- ber­tad per­so­nal, ba­sa­da en los bie­nes ma­te­ria­les. Te­nés un fal­so sen­ti­do de los va­lo­res por­que te­més a la po­bre­za, a la pér­di­da y a las li­mi­ta­cio­nes. Con es­ta ac­ti­tud, abrís cau­ce a es­ta si­tua­ción. Con­tro­lá los es­ta­lli­dos tem­pe­ra­men­ta­les. No seas tan crí­ti­ca de los tu­yos y no in­ten­tes com­pe­tir con ellos.

Desafío N º 0

Desafío a la com­pren­sión de las emo­cio­nes y las de­bi­li­da­des hu­ma­nas. Quien so­por­ta es­te re­to na­ció con la ma­du­rez de un al­ma vie­ja. Es fi­lo­só­fi­co y tie­ne más op­cio­nes que la per­so­na me­dia. Po­see una gran ca­pa­ci­dad po­ten­cial pa­ra la com­pa­sión, la em­pa­tía y la so­lu­ción de pro­ble­mas, ins­pi­ra­das por sen­ti­mien­tos ca­ri­ta­ti­vos. En­con­trá una po­si­ción ven­ta­jo­sa y có­mo­da des­de la cual pue­das cul­ti­var tu de­seo de ele­var­te. Te re­sul­ta­rá di­fí­cil ex­pan­dir­te y cre­cer si es­tás en­re­da­da en ob­je­ti­vos pu­ra­men­te ma­te­ria­les o en asun­tos afec­ti­vos per­so­na­les. Tus im­pul­sos de­ben lan­zar­te a un am­bien­te re­ple­to de gen­te, que com­par­ta tus de­seos de ser­vir a la hu­ma­ni­dad y que pue­da ayu­dar­te a per­fec­cio­nar tus ap­ti­tu­des. Co­mu­ni­ca­te con las per­so­nas que ejem­pli­fi­quen pe­ri­cia, ca­li­dad y re­so­lu­ción, por­que per­te­ne­cés a ese gru­po de gen­te. Den­tro de tus de­re­chos al na­cer fi­gu­ran in­de­pen­den­cia y sen­si­bi­li­dad ha­cia los de­más.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.