YOGA pa­ra el co­ra­zón

En la pla­ya o en tu casa, en lu­gar de fas­ti­diar­te con el ca­lor, po­dés ga­nar en fres­cu­ra in­te­rior y ener­gía po­si­ti­va con ejer­ci­cios y asanas que van di­rec­to a la sa­lud car­día­ca

Mia - - BIENESTAR - Por Edith Pea­cock

El ve­rano es una es­ta­ción má­gi­ca, con mu­chas ho­ras de luz y tem­pe­ra­tu­ras ele­va­das que nos per­mi­ten dis­fru­tar del día in­ten­sa­men­te, apro­ve­chan­do la ple­ni­tud de su ge­ne­ro­si­dad, nos re­ga­la sus me­jo­res fru­tos y ve­ge­ta­les pa­ra una die­ta acor­de, po­de­mos to­mar sol (res­pe­tan­do los cui­da­dos in­dis­pen­sa­bles) ca­pi­ta­li­zan­do su ener­gía y co­nec­tar­nos con la tie­rra, mi­mar­nos men­tal, es­pi­ri­tual y fí­si­ca­men­te en la na­tu­ra­le­za. Los ór­ga­nos que más tra­ba­jan en es­ta épo­ca son el co­ra­zón y el in­tes­tino del­ga­do.

El co­ra­zón nun­ca des­can­sa, mo­vi­li­za ca­da día 10 mil li­tros de san­gre, trans­por­ta los nu­trien­tes y el oxí­geno nue­vo re­co­rrien­do ve­nas y ar­te­rias, lle­gan­do a ca­da cé­lu­la, re­ci­bien­do de los pul­mo­nes la san­gre pu­ri­fi­ca­da y en­car­gán­do­se de dis­tri­buir­la, así tam­bién, re­ci­be la san­gre im­pu­ra que sa­bia­men­te re­tor­na a los pul­mo­nes pa­ra com­ple­tar el cir­cui­to de vi­da. Re­sien­te las emo­cio­nes de los de- más ór­ga­nos: la ira del hí­ga­do, la pe­na de los pul­mo­nes, el mie­do de los ri­ño­nes, la mez­quin­dad de los in­tes­ti­nos. La me­di­ci­na chi­na le atri­bu­ye la ale­gría. En­ton­ces, una de las claves es man­te­ner­se en es­ta­do de ale­gría y tra­ba­jar en nues­tro in­te­rior pa­ra ir ale­jan­do las emo­cio­nes que nos per­ju­di­can.

Ha­cien­do cam­bios en el es­ti­lo de vi­da (ali­men­ta­ción, se­den­ta­ris­mo, etc.) no so­lo me­jo­ra­mos co­ra­zón, sino tam­bién pe­so, ten­sión y azú­car en san­gre. No es un da­to me­nor que las es­ta­ti­nas (fár­ma­cos di­se­ña­dos pa­ra evi­tar la acu­mu­la­ción del co­les­te­rol ma­lo, o LDL, en las ar­te­rias co­ro­na­rias) son uno de los me­di­ca­men­tos más pres­crip­tos a ni­vel mun­dial. De acuer­do con al­gu­nos es­tu­dios, ade­más, au­men­tan la es­pe­ran­za de vi­da en hom­bres. Se­gún el Dr. Or­nish, fun­da­dor del Ins­ti­tu­to de In­ves­ti­ga­ción de Me­di­ci­na Pre­ven­ti­va en Ca­li­for­nia, ”el en­fo­que ho­lís­ti­co de la en­fer­me­dad car­dio­vas­cu­lar si­gue fun­cio­nan­do me­jor

pa­ra al­gu­nas per­so­nas”, por eso, in­ves­ti­gó la die­ta de Swa­mi Sat­chi­da­nan­da que in­clu­ye am­plia va­rie­dad de ver­du­ras, fru­tas, gra­nos in­te­gra­les y le­gum­bres, 3 a 4 gra­mos dia­rios de áci­dos gra­sos ome­ga 3 (de­ri­va­do de las al­gas o del

pes­ca­do azul, que ha­ya si­do li­be­ra­do de tó­xi­nas), con­su­mir ali­men­tos de so­ja na­tu­ra­les y sin re­fi­nar (co­mo, por ejem­plo, el mi­so, na­da de pro­duc­tos con pro­teí­na de so­ja ais­la­da o hi­dro­li­za­da). Se­gún sus es­ta­dís­ti­cas, sus pa­cien­tes so­me­ti­dos a es­ta die­ta ob­tu­vie­ron be­ne­fi­cios con­si­de­ra­bles.

El es­trés es el otro enemi­go del co­ra­zón: ha­ce que la pla­ca se acu­mu­le muy rá­pi­da­men­te en las ar­te­rias co­ro­na­rias, ade­más, oca­sio­na que las mis­mas se cons­tri­ñan re­du­cien­do el flu­jo san­guí­neo y es­pe­san­do las pla­que­tas, fa­ci­li­tan­do así la for­ma­ción de coá­gu­los de san­gre que pre­ci­pi­tan un ata­que car­día­co.

¿Qué apor­ta el Yoga?

Pre­ven­ción y dis­mi­nu­ción del es­trés. Au­men­ta la re­sis­ten­cia a las en­fer­me­da­des.

Ayu­da a re­du­cir emo­cio­nes ne­ga­ti­vas co­mo el en­fa­do, la hos­ti­li­dad y la im­pa­cien­cia, to­das ellas re­la­cio­na­das con los ata­ques car­día­cos.

Ade­más de va­ciar nues­tra men­te, es ideal tam­bién pa­ra el per­dón (per­do­nar y per­do­nar­se): “Si tu com­pa­sión no te in­clu­ye, es in­com­ple­ta”, di­ce Bu­da.

Aprovechemos ade­más es­ta her­mo­sa ener­gía pa­ra abrir nues­tro co­ra­zón, cam­biar de ru­ti­nas, in­cor­po­rar per­so­nas nue­vas a nues­tro en­torno, eva­luar otras óp­ti­cas, re­mon­tar pro­yec­tos y dis­fru­tar de la vi­da.

Pra­na­ya­mas (ejer­ci­cios de res­pi­ra­ción) de ve­rano

Pa­ra en­friar ór­ga­nos in­ter­nos, sen­ci­llos y que po­de­mos ha­cer cuan­do el ca­lor es in­ten­so.

Sa­dant:

sen­ta­dos, con la es­pal­da rec­ta, se jun­tan los dien­tes abrien­do los la­bios, res­pi­ran­do por los es­pa­cios li­bres en­tre los dien­tes in­cor­po­ran­do el ai­re fres­co. Se ex­ha­la por na­riz.

Shi­ta­li:

sa­can­do la len­gua, se la en­ro­lla en for­ma de tu­bi­to y se res­pi­ra por ese es­pa­cio, guar­da­mos la len­gua, es­pe­ra­mos unos se­gun­dos y ex­ha­la­mos por la na­riz. Es­ta res­pi­ra­ción, ade­más de re­fres­car, hu­me­de­ce nues­tro in­te­rior.

Pos­tu­ras

Par­tien­do de Sa­va­sa­na (acos­ta­dos bo­ca arri­ba, to­tal­men­te re­la­ja­dos, se in­ha­la yy se ex­ha­la len­ta­men­te cons­cien­tes de la res­pi­ra­ción):

Mat­ya­sa­na

(pos­tu­ra del pez): es­ta pos­tu­ra abre el tó­rax, dán­do­le más es­pa­cio al co­ra­zón y los pul­mo­nes. Jun­ta­mos las pier­nas y es­ti­ra­mos, lle­va­mos las ma­nos de­ba­joj de los mus­los, con ppal­mas ha­cia aba­joj y los de­dos ha­cia las ro­di­llas. In­ha­la­mos y va­mos ele­van­do el pe­cho y jun­tam­jun­ta­mos an­te­bra­zos y co­dos por de­trás de la es­pal­da. Pre­sio­nan­do los co­dos cont­con­tra el pi­so, ele­va­mos el pe­cho un po­co más. Si no te­nés pro­ble­mas en las vvér­te­bras cer­vi­ca­les, lle­vá el cue­llo ha­cia atrás. Man­te­ne­mos la pos­tu­ra tres rres­pi­ra­cio­nes co­mo mí­ni­mo, con­cen­trán­do­nos en la res­pi­ra­ción ab­do­mab­do­mi­nal. De­sar­má len­ta­men­te y, lue­go, pro­ce­dá a lle­var las ma­nos por de­trás de la nu­ca, in­ha­lá y, al ex­ha­lar, le­van­tá el men­tón y lle­va­lo ha­cia el pe­cho, mi­ran­do la pun­ta de los de­dos de los pies.

Pos­tu­ra de Ga­to a Bhu­jan­ga­sa­na Bhu­jang Ga­to:

(Co­bra) en el pi­so, bo­ca aba­jo, apoa­po­ya­dos so­bre las ma­nos (se­pa­ra­das a dis­tan­cia de hom­bros con pal­pal­mas ha­cia ade­lan­te) y ro­di­llas (se­pa­ra­das a dis­tan­cia de ca­de­ras),ca­der pies apo­ya­dos en los de­dos, con ca­be­za ali­nea­da a la co­lum­co­lum­na, per­ci­bi­mos el mo­vi­mien­to de la re­gión cer­vi­cal y de hom­brohom­bros, co­men­za­mos a tras­la­dar el pe­so cor­po­ral so­bre los braz­bra­zos, hom­bros y ab­do­mi­na­les, lue­go, im­pul­sa­mos en la in­ha­la­cióin­ha­la­ción todo el cuer­po ha­cia arri­ba, ar­man­do una ta­bla.

Ta­bla:

apo­ya­dos en pal­ma de las ma­nos y de­dos de los pies so­la­men­te, est es­ti­ran­do cóc­cix ha­cia los ta­lo­nes y los mus­los ha­cia ar arri­ba. Es­ta pos­tu­ra for­ti ca mu­ñe­cas,

bra­zos y tron­co en ge­ne­ral, es­ti­mu­la el es­ta­do de áni­mo. Man­te­ner la pos­tu­ra co­mo mí­ni­mo tres res­pi­ra­cio­nes y pa­sar a Co­bra.

Co­bra o Bhu­jan­ga­sa­na:

apo­yan­do ab­do­men en el pi­so, ali­nean­do bra­zos a la al­tu­ra de los hom­bros pa­ra que no su­fran las cer­vi­ca­les, lle­var la ca­be­za ha­cia atrás. Man­te­ner va­rias res­pi­ra­cio­nes. Es­ta pos­tu­ra es ex­ce­len­te pa­ra la co­lum­na ver­te­bral, re­ju­ve­ne­ce, ex­pan­de pul­mo­nes y ple­xo car­día­co, au­men­ta la oxigenación en la san­gre y me­jo­ra la cir­cu­la­ción.

Jat­ha­ra Pa­ri­var­ta­na­sa­na

(tor­sión ab­do­mi­nal) De es­pal­das en el pi­so, con los bra­zos ex­ten­di­dos a la al­tu­ra de hom­bros y las palmas ha­cia arri­ba, se exio­nan y ele­van las ro­di­llas, co­lo­cán­do­las en án­gu­lo de 90 gra­dos, se le­van ha­cia la de­re­cha has­ta que to­quen el pi­so, se estira la pier­na iz­quier­da ha­cia aba­jo y, len­ta­men­te, se gi­ra la ca­be­za ha­cia la iz­quier­da. Man­te­ner la pos­tu­ra co­mo mí­ni­mo tres res­pi­ra­cio­nes, cen­tran­do la aten­ción en el ab­do­men, lue­go, re­pi­tir del otro la­do. Es­ta pos­tu­ra exi­bi­li­za la co­lum­na y re­la­ja ca­de­ra y múscu­los lum­ba­res.

Shi­ta­li

Sa­dant

Mat­ya­sa­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.