De via­je con el pe­rro

Si com­par­ti­mos nues­tra vi­da con ellos, ¿por qué no in­cluir­los en nues­tras va­ca­cio­nes? Con­se­jos pa­ra que tu pe­rro no su­fra los gol­pes de ca­lor y el pá­ni­co de la nue­va aven­tu­ra

Mia - - MASCOTAS -

N ue­va­men­te, lle­ga el ca­lor­ci­to y otra vez la idea em­pie­za a ron­dar por tu ca­be­za. Es­ta vez po­dés de­ci­dir­te y qui­tar­te el cons­tan­te pro­ble­ma: “¿dón­de de­jo a mi pe­rro?; ¿qué ami­ga po­dría que­dar­se en casa por dos se­ma­nas pa­ra cui­dar­lo?” Ani­ma­te. Es po­si­ble ir­te de va­ca­cio­nes y lle­var a tu mas­co­ta. Pe­ro sin du­das, an­tes es ne­ce­sa­rio que to­mes al­gu­nas pre­cau­cio­nes.

En pri­mer lu­gar, es in­dis­pen­sa­ble, unos días an­tes de via­jar, im­ple­men­tar pa­seos cor­tos en au­to, e ir de­te­nién­do­se pa­ra des­can­sar en lu­ga­res don­de la mas­co­ta pue­da dis­fru­tar de una caminata, co­rri­das y to­mar agua. De es­ta ma­ne­ra, el pe­rro irá aso­cian­do el via­je en au­to con una ac­ti­vi­dad agra­da­ble.

En se­gun­do lu­gar, evi­tar que en­tre en pá­ni­co. Al­gu­nas mas­co­tas se asus­tan o se des­com­po­nen en los via­jes, por fal­ta de cos­tum­bre. Si mien­tras ma­ne­jás, des- cu­brís que tu com­pa­ñe­ro de cua­tro pa­tas se po­ne ner­vio­so, lo más efi­caz es que cu­bras su ca­nil pa­ra evi­tar que mire al ex­te­rior y via­je más tran­qui­lo.

Otra me­di­da im­por­tan­te es que el ani­mal no es­té suel­to den­tro del vehícu­lo, ya que po­dría dis­traer al con­duc­tor y, si ocu­rrie­re un ac­ci­den­te, has­ta po­dría las­ti­mar­se y pro­vo­car da­ños al res­to de los pa­sa­je­ros. Tu ve­te­ri­na­rio es tu fiel alia­do en es­tos mo­men­tos; con­sul­tá con él por­que sa­brá in­di­car­te cuál es el mé­to­do más apro­pia­do pa­ra tu pe­rro: ar­nés o ca­nil.

Pe­li­gro, sol

En ca­so de que reali­ces al­gu­na pa­ra­da y de­jes el au­to es­ta­cio­na­do al sol, re­cor­dá ba­jar del au­to a tu mas­co­ta. Las al­tas tem­pe­ra­tu­ras que se ge­ne­ran en el vehícu­lo pue­den pro­vo­car­le un gol­pe de ca­lor.

Co­mo los pe­rros no trans­pi­ran, no re- gu­lan la tem­pe­ra­tu­ra de su cuer­po del mis­mo mo­do en que lo ha­cen los hu­ma­nos. Por eso ja­dean, es el mo­do que tie­nen de per­der el ca­lor. Sin em­bar­go, es­to a ve­ces no es su­fi­cien­te.

Cuan­do los pe­rros su­fren gol­pes de ca­lor pue­den pre­sen­tar di­fe­ren­tes sín­to­mas: mu­co­sas ro­ji­zas, tem­pe­ra­tu­ra ele­va­da, ja­deo ex­ce­si­vo, pér­di­da de con­cien­cia, dia­rrea, vó­mi­tos, fal­ta de ape­ti­to, de­cai­mien­to, tam­ba­leos y has­ta con­vul­sio­nes. Si du­ran­te el via­je o la es­ta­día, tu com­pa­ñe­ro pre­sen­ta al­guno de ellos, lo pri­me­ro que te­nés que ha­cer, mien­tras bus­cás un pro­fe­sio­nal ur­gen­te, es dar­le agua fres­ca o cu­bi­tos de hie­lo, mo­jar­le la ca­ra, la nu­ca y co­lo­car­le com­pre­sas frías en axi­las e in­gle.

Hay que te­ner pre­sen­te que el gol­pe de ca­lor pue­de des­en­ca­de­nar un es­ta­do crí­ti­co pa­ra el ani­mal y por eso de­be ser aten­di­do de for­ma in­me­dia­ta pa­ra lo­grar es­ta­bi­li­zar­lo.

Pa­ra pre­ve­nir­lo, te­né en cuen­ta los si­guien­tes pun­tos:

Si la tem­pe­ra­tu­ra es muy al­ta, no es acon­se­ja­ble que co­rra o pa­see en pleno me­dio­día.

No te ol­vi­des de dar­le agua fres­ca y lim­pia, en abun­dan­cia.

Si lo ves muy aca­lo­ra­do, mo­ja­lo con agua a tem­pe­ra­tu­ra am­bien­te. Re­cién cuan­do ba­je el ca­lor, po­dés dar­le su co­mi­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.