La le­yen­da del Ja­cin­to

Mia - - JARDINERÍA -

Ja­cin­to, era el be­llo hi­jo del rey es­par­tano Ami­clas y la mu­sa Clío. In­ten­sa­men­te ama­do por Apo­lo, fue ésa pre­ci­sa­men­te su per­di­ción. El te­mi­do dios grie­go de la be­lle­za, po­de­ro­so por cau­sar pla­gas y en­fer­me­da­des co­mo por cu­rar y pro­te­ger a los hu­ma­nos con­tra las fuer­zas ma­lig­nas, vi­vía ob­se­sio­na­do con la be­lle­za de Ja­cin­to. Pe­ro aún en­tre los po­de­ro­sos, el dia­blo bien sa­be có­mo me­ter la co­la. Un día, ac­ci­den­tal­men­te, Apo­lo lan­zó el dis­co, con tan ma­la for­tu­na, que el vien­to lo des­vió y al­can­zó a Ja­cin­to en la ca­be­za, que mu­rió ins­tan­tá­nea­men­te. De­sola­do por el ac­ci­den­te, Apo­lo trans­for­mó la san­gre que sa­lió de la he­ri­da de su ami­go en una flor de co­lor azul. Aún hoy, mu­chos si­glos des­pués, don­de cre­ce un ja­cin­to, la mi­ra­da se in­cli­na con re­ve­ren­cia an­te la be­lle­za eter­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.