Mia pre­gun­ta Ber­nar­do res­pon­de El con­sul­to­rio de Stamateas

Un es­pa­cio se­ma­nal pa­ra re­sol­ver con­flic­tos, des­pe­jar obs­tácu­los y, fun­da­men­tal­men­te, ser es­cu­cha­dos

Mia - - BELLEZA - Las res­pues­tas de Ber­nar­do Stamateas de­ben ser to­ma­das co­mo guías. Ja­más re­em­pla­zan el con­se­jo pro­fe­sio­nal de cual­quier ti­po.

Mu­chas per­so­nas me di­cen que soy muy chi­ca pa­ra sa­ber lo que es la vi­da, que uno co­mien­za a vi­vir con ple­ni­tud a los 40 años, ¿es­to es cier­to?

Adria­na

La vi­da co­mien­za cuan­do uno de­ci­de que co­mien­ce, ¿qué pa­sa si te­ne­mos el pi­lo­to au­to­má­ti­co? Fu­tu­ri­za­mos la ale­gría. Por eso es tan im­por­tan­te la ca­pa­ci­dad de in­tros­pec­ción, mi­rar pa­ra aden­tro y pre­gun­tar­se: ¿es­toy ha­cien­do lo que quie­ro? ¿Qué es lo que de­seo? ¿Es­toy in­vir­tien­do la vi­da en co­sas que va­len la pe­na? Cuan­do apo­yo la ca­be­za en la al­moha­da, ¿pue­do de­cir hoy vi­ví, dis­fru­té? Cre­ce­mos, ma­du­ra­mos. Es­te es el pun­to. Por eso: ¿cuál es el men­sa­je más im­por­tan­te que trans­mi­ten los abue­los a los nie­tos? El mo­de­lo de en­ve­je­ci­mien­to, los nie­tos ven en los abue­los co­mo va a ser la ve­jez, por eso es tan im­por­tan­te la co­ne­xión en­tre ellos.Los abue­los trans­mi­ten la his­to­ria fa­mi­liar, ellos tie­nen más tiem­po y lle­ga una re de­fi­ni­ción en el víncu­lo con los hi­jos, a tra­vés del na­ci­mien­to de los nie­tos.

Ha­ce unos me­ses tu­vi­mos un ac­ci­den­te en la ru­ta con mi ma­ri­do, des­de ese mo­men­to es­toy más sen­si­ble y muy ape­ga­da a mis hi­jos, pe­ro ten­go mie­do de as­fi­xiar­los ¿Es nor­mal que me su­ce­da es­to?

Del­fi­na

Es com­ple­ta­men­te nor­mal, es­to su­ce­de cuan­do uno tie­ne una ex­pe­rien­cia cer­ca­na a la muer­te y se da cuen­ta que lo que pen­sá­ba­mos que era im­por­tan­te no lo es tan­to, es lo que llamamos “ex­pe­rien­cias bi­sa­gras”. Es­tas ex­pe­rien­cias, nos ha­cen re­va­lo­ri­zar y prio­ri­zar lo que real­men­te es im­por­tan­te en la vi­da, ob­via­men­te que tam­bién se trans­for­ma en una ex­pe­rien­cia de es­trés, pe­ro nos ha­cen mi­rar el pa­sa­do y ver que las co­sas que nos ha­cían llo­rar ya no son tan im­por­tan­tes, que los pro­ble­mas que an­tes pa­re­cían qui­tar­nos el sue­ño, com­pa­ra­do con la ex­pe­rien­cia vi­vi­da, no tie­nen tras­cen­den­cia, por eso te­nés que en­fo­car­te en el pre­sen­te y re­cu­pe­rar los afec­tos.

Me cues­ta mu­cho dor­mir, ca­da vez que me acues­to pien­so en to­dos los pro­ble­mas que ten­go y que de­bo tra­tar de re­sol­ver y mi ca­be­za no pa­ra ¿Qué me acon­se­ja? So­lan­ge

Cuan­do te sentás a co­mer, comé; cuan­do vas a dor­mir, dor­mí. No te sien­tes a co­mer pen­san­do en lo que te­ner que ha­cer des­pués, a mu­chas per­so­nas les su­ce­de que es­tán pen­san­do en mi­llo­nes de co­sas, me­nos en lo que es­tán ha­cien­do y ca­da bo­ca­do que tra­gan es un bo­ca­do de amar­gu­ra pen­san­do en las deu­das, en los chi­cos, en la cri­sis de la pa­re­ja, en los nie­tos, en es­to y en lo otro. Fun­da­men­tal­men­te cui­da tu cuer­po. Te­né un buen des­can­so, in­ver­tí en es­to.Si podes, com­pra­te el me­jor col­chón, de la me­jor mar­ca que pue­das pa­gar, por­que te­nés que des­can­sar bien; por­que si es­pe­ras al­can­zar gran­des sue­ños y re­sol­ver esos pro­ble­mas que hoy te preo­cu­pan, te­nés que cui­dar tu cuer­po y tu men­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.