¿ Lentes de con­tac­to o ci­ru­gía lá­ser?

Mia - - CALIDAD DE VIDA - Por la Dra. Pi­lar Ma­ría Nano* *Coor­di­na­do­ra de In­ves­ti­ga­ción del Inst. de Ojos Dr. Hu­go Da­niel Nano

En el ojo se for­man las imá­ge­nes que lue­go son trans­por­ta­das al ce­re­bro por im­pul­sos eléc­tri­cos. Pa­ra ver cla­ra­men­te, la luz de­be en­fo­car exac­ta­men­te en la re­ti­na. Cuan­do, por al­te­ra­cio­nes en la for­ma del ojo es­to no ocu­rre, te­ne­mos un vi­cio o de­fec­to de re­frac­ción. Es de­cir, son ojos que pue­den ser com­ple­ta­men­te sa­nos pe­ro que ven mal por­que es­tán des­en­fo­ca­dos. Los de­fec­tos de re­frac­ción son: la mio­pía, la hi­per­me­tro­pía, el as­tig­ma­tis­mo y la pres­bi­cia. Los anteojos de di­fe­ren­tes ca­rac­te­rís­ti­cas son la res­pues­ta más an­ti­gua y sen­ci­lla a es­tos trastornos. Pe­ro, por di­fe­ren­tes mo­ti­vos (es­té­ti­cos, fun­cio­na­li­dad, co­mo­di­dad, en­tre otros) mu­chas per­so­nas de­ci­den no usar­los. Las lentes de con­tac­to sur­gie­ron co­mo una al­ter­na­ti­va a los anteojos y se po­pu­la­ri­za­ron rá­pi­da­men­te.

Pe­ro el uso de lentes de con­tac­to im­pli­ca tam­bién una dis­ci­pli­na ri­gu­ro­sa. De­pen­dien­do de sus ca­rac­te­rís­ti­cas, pre­ci­san ser co­lo­ca­das y re­mo­vi­das pa­sa­do un de­ter­mi­na­do pe­río­do de tiem­po, el cum­pli­mien­to de un ade­cua­do pro­ce­so de hi­gie­ni­za­ción, su re­em­pla­zo y tam­bién el no abu­so de las mis­mas pa­ra evi­tar trastornos co­mo se­que­dad, en­ro­je­ci­mien­to y al­gu­nos aún más se­ve­ros que los de­fec­tos de re­frac­ción co­mo los de­ri­va­dos de la ge­ne­ra­ción de hon­gos y bac­te­rias, que pue­den lle­gar a co­rroer el glo­bo ocu­lar.

Por suer­te, las in­ter­ven­cio­nes qui­rúr­gi­cas han evo­lu­cio­na­do y se consolidan co­mo una bue­na al­ter­na­ti­va pa­ra los de­fec­tos de re­frac­ción. En pri­me­ra ins­tan­cia, por­que a di­fe­ren­cia de los anteojos y las lentes de con­tac­to pro­du­cen una co­rrec­ción del de­fec­to óp­ti­co que perm­per­mi­te pres­cin­dir de es­tos ele­men­tos ex­ter­nos; y en mu­chos ca­sos, de ffor­ma de­fi­ni­ti­va. Ade­más, las nue­vas téc­ni­cas ha­cen que es­tas in­ter­venc­ven­cio­nes se reali­cen en me­nor tiem­po, sin do­lor y con una re­cu­pe­ra­ci­ra­ción ca­da vez más pron­ta.

EEn la ac­tua­li­dad, la co­rrec­ción qui­rúr­gi­ca de la mio­pía, el as­tig­ma­tis­mo e hihi­per­me­tro­pía mo­de­ra­da se rea­li­za a tra­vés de una téc­ni­ca muy pre­ci­sa­ci­sa de­no­mi­na­da LA­SIK o Que­ra­to­mi­leu­sis Asis­ti­da con Ex­cí­mer Lá­ser, med­me­dian­te la cual se rea­li­za una abla­ción o mol­deo de la cór­nea que perm­per­mi­te co­rre­gir no só­lo los de­fec­tos men­cio­na­dos, sino tam­bién las al­te­ral­te­ra­cio­nes del sis­te­ma óp­ti­co en su to­ta­li­dad. Se rea­li­za con anes­te­sia tó­pi­tó­pi­ca y la in­ter­ven­ción co­rri­ge el for­ma­to y las al­te­ra­cio­nes cor­nea­les en po­co­sp se­gun­dos y en for­ma to­tal­men­te in­do­lo­ra. Lue­go de una re­vi­sac­vi­sa­ción pos­te­rior a los 30 mi­nu­tos de la ci­ru­gía, el pa­cien­te se pue­de re­ti­rre­ti­rar a su ca­sa con una vi­sión acep­ta­ble, la cual se­gui­rá me­jo­ran­do du­ran­te las si­guien­tes 48 ho­ras y con mo­les­tias me­no­res que se lo­gran pa­liar con el uso de go­tas. En ca­sos es­pe­cia­les de pa­cien­tes cu­yo es­pe­sor cor­neal es del­ga­do, se rea­li­za una ci­ru­gía lá­ser en su­per­fi­cie de­no­mi­na­da PRK, que otor­ga los mis­mos re­sul­ta­dos que la téc­ni­ca en pro­fun­di­dad, pe­ro con post­ope­ra­to­rio in­me­dia­to un po­co más len­to. Am­bos pro­ce­di­mien­tos se rea­li­zan lue­go de efec­tuar es­tu­dios es­pe­cí­fi­cos que in­di­can si la cór­nea pue­de ser tra­ta­da con es­tas téc­ni­cas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.