Con­su­mo SIN FIN

Mia - - CALIDAD DE VIDA - por Inés Oli­ve­ro y Mó­ni­ca An­drea Pu­cheu Del li­bro “Adic­ción a las per­so­nas”, de Inés Oli­ve­ro y Mó­ni­ca An­drea Pu­cheu, Edi­cio­nes Urano edi­cio­ne­su­rano.com.ar

Aun­que sue­ne des­me­su­ra­do al de­cir­lo, no po­de­mos ne­gar es­te he­cho: vi­vi­mos en una so­cie­dad adic­ti­va. Bas­ta con ob­ser­var el com­por­ta­mien­to de mi­llo­nes de se­res hu­ma­nos en un mun­do don­de el con­su­mo asu­mió el rol de iden­ti­dad de las per­so­nas. El te­ner re­em­pla­zó al ser y el mie­do ani­qui­ló la es­pe­ran­za.

El in­di­vi­duo ac­tual vi­ve su pre­sen­te con ab­so­lu­to de­sin­te­rés por su mun­do; sin me­mo­ria ni uto­pías, vir­tual­men­te sin idea­les; ex­pan­dien­do su ego por to­dos los rin­co­nes de la reali­dad. Y es a ppar­tir de esos com­por­ta­mien­tosp egoi­cos g que lal se­duc­ciónd ió deld l mer­ca­dod di­se­ña­di ñ lal cul­tu­ralt ac­tual,t l le l fi­ja nue­vas fi­na­li­da­des y ofre­ce le­gi­ti­mi­dad a una so­cia­li­za­ción que, pa­ra­dó­ji­ca­men­te, ex­clu­ye o ig­no­ra la preo­cu­pa­ción por lo so­cial, el au­tén­ti­co in­te­rés por el otro, por­que la per­so­na des­cree de sí mis­ma.

La fa­mi­lia, en tan­to sím­bo­lo de or­ga­ni­za­ción so­cial, ha ido per­dien­do te­rreno en fa­vor de una or­ga­ni­za­ción vin­cu­lar pro­pues­ta por la so­cie­dad en que vi­vi­mos.

Las nor­mas del mer­ca­do no son en mo­do al­guno más fle­xi­bles, ni exi­gen un gra­do me­nor de obe­dien­cia. Por el con­tra­rio, es la per­so­na quien se po­si­cio­na en un lu­gar di­fe­ren­te en re­la­ción con es­tas re­glas, con es­tas pau­tas de con­su­mo y de tra­ba­jo de una nue­va con­fi­gu­ra­ción que co­mien­za a fi­nes del si­glo XX y con­ti­núa aún vi­gen­te. Den­tro de es­ta es­truc­tu­ra se cir­cuns­cri­be la im­po­si­ción, pe­ro es­te su­je­to ya no es com­pe­li­do a un mo­do de ac­tuar o de ser de­ter­mi­na­do, sino que es im­pul­sa­do a ce­der a la ten­ta­ción de los ob­je­tos, mer­ced a la se­duc­ción que ellos ejer­cen.

Si­guien­do el pen­sa­mien­to de Erich Fromm –des­ta­ca- do so­ció­lo­go y psi­co­te­ra­peu­ta y uno de los prin­ci­pa­les crí­ti­cos del ca­pi­ta­lis­mo tar­dío–, ad­ver­ti­mos que la vi­da mo­der­na no cons­ti­tu­ye un es­tí­mu­lo fa­vo­ra­ble al desa­rro­llo de las po­ten­cia­li­da­des hu­ma­nas. Muy por el con­tra­rio, bajo el rei­na­do del lu­cro, en ella to­do se trans­for­ma en mer­can­cía, in­clui­das las fun­cio­nes y las personalidades. Ca­si to­do es­tá a la venta; no so­lo los pro­duc­tos y los ser­vi­cios, sino tam­bién las ideas, el ar­te, las per­so­nas, los sen­ti­mien­tos y tam­bién el to­do del hom­bre con sus po­ten­cia­li­da­des. El ser hu­mano se adap­ta de ma­ne­ra in­cons­cien­te a uun or­den so­cial ex­ce­si­va­men­te co­mer­cia­li­za­do en el que la me­ta es la ad­qui­si­ción en sí mis­ma. En es­te es­ce­na­rio, el tra­ba­jo es pu­ro te­dio pa­ra mu­chos y los in­cen­ti­vos, de­ma­sia­do gran­des pa­ra ser com­ba­ti­dos, so­lo sir­ven pa­ra en­ca­jar y ser co­mo to­do el mun­do.

Tal co­mo ob­ser­va­ba Fromm, ocul­tos de­trás de es­te fre­ne­sí de con­su­mo se ad­vier­ten un pro­fun­do va­cío in­te­rior, de­pre­sión y sen­ti­mien­tos de so­le­dad, e in­ca­pa­ci­dad pa­ra ser au­tó­no­mos y pa­ra ser ciu­da­da­nos pro­duc­ti­vos, ver­da­de­ra y úni­ca con­di­ción. En al­gu­nos ca­sos, la evi­den­cia clí­ni­ca ha mos­tra­do una cla­ra co­rre­la­ción en­tre la in­ges­ta ex­ce­si­va de ali­men­tos o la com­pra com­pul­si­vai –por dar so­lo un ejem­plo– y cier­tos es­ta­dos de de­pre­sión o de an­sie­dad in­ten­sa.

En es­te en­torno, aun­que la per­so­na se sien­te con el po­der de ser li­bre pa­ra ele­gir, en reali­dad su li­ber­tad ha que­da­do li­mi­ta­da a la li­ber­tad de com­prar y con­su­mir; de ele­gir en­tre mu­chas co­sas di­fe­ren­tes y de­cir «Quie­ro es­to en lu­gar de es­to otro». Pe­ro el pe­li­gro de es­te cre­cien­te y ver­ti­gi­no­so con­su­mis­mon­su­mis­mo ra­di­ca en que, por es­tar lleno de una ne­ce­si­dad de con­su­mo, el in­di­vi­duo no re­suel­ve el pro­ble­ma de su va­cui­dad in­te­rior, de su an­sie­dad, de su de­pre­sión.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.