¿ Qué emo­ción pri­ma en TU VI­DA?

Nues­tras emo­cio­nes es­tán allí, pa­ra ser sen­ti­das pe­ro no pa­ra do­mi­nar nues­tras vi­das por­que, de ha­cer­lo, se vol­ve­rían tó­xi­cas, es de­cir, con la ca­pa­ci­dad de en­fer­mar­nos, de ais­lar­nos, de fre­nar­nos o de im­pe­dir­nos ac­cio­nar

Mia - - PSICOLOGÍA - Por Sandra V. Ha­mú del Equi­po de En­con­trar

Sa­nar nues­tras emo­cio­nes, co­no­cer­nos, ha­cer­nos res­pon­sa­bles de nues­tras ac­cio­nes im­pli­ca pre­pa­rar­se pa­ra li­be­rar las emo­cio­nes ne­ga­ti­vas y tó­xi­cas que nos es­cla­vi­zan o no nos ayu­dan a en­con­trar una so­lu­ción o un ca­mino ha­cia las me­tas que nos pro­po­ne­mos.

“Ser el ca­pi­tán de tu pro­pio bar­co” sig­ni­fi­ca que las emo­cio­nes no pue­den ser con­tro­la­das por afue­ra sino por den­tro. Co­no­cién­do­me y co­no­cien­do a los otros, con lí­mi­tes cla­ros, res­pe­to y to­le­ran­cia. Acep­tan­do y acep­tán­do­me.

Las emo­cio­nes se pue­den cla­si­fi­car en po­si­ti­vas y ne­ga­ti­vas en fun­ción de su con­tri­bu­ción a ge­ne­rar ma­les­tar o bie­nes­tar en las per­so­nas. Ca­si to­dos los psi­có­lo­gos coin­ci­den en que las ne­ga­ti­vas du­ra­rán más tiem­po que las po­si­ti­vas. Su­ma­do a la can­ti­dad de su­ce­sos ne­ga­ti­vos que nos ro­dean, y del des­gas­te de ener­gía ne­ce­sa­rio pa­ra su­pe­rar­los, mu­chas ve­ces nues­tra au­to­es­ti­ma y proyección se ve afec­ta­da. En con­se­cuen­cia es im­por­tan­te es­tar aten­tos al cui­da­do de nues­tro sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co no so­lo emo­cio­nal sino tam­bién psi­co-fí­si­co.

Es im­por­tan­te re­co­no­cer y or­ga­ni­zar nues­tras emo­cio­nes, no re­pri­mir­las sino com­pren­der su sig­ni­fi­ca­do y po­der­las ma­ne­jar y, so­bre to­do, que no sean las que ma­ne­jen nues­tras vi­das.

La edu­ca­ción emo­cio­nal es co­no­cer­se pa­ra ope­rar po­si­ti­va­men­te en nues­tro en­torno, y que las emo­cio­nes jue­guen a nues­tro fa­vor pa­ra po­der en­fren­tar la reali­dad co­ti­dia­na con he­rra­mien­tas po­ten­tes.

Las ne­ga­ti­vas

Son las que nos tra­ban pa­ra lle­gar a nues­tras me­tas:

La in­di­fe­ren­cia: nos ha­ce ver la vi­da con de­sin­te­rés y sen­ci­lla­men­te nos de­ja­mos lle­var por los acon­te­ci­mien­tos, lle­ván­do­nos a la zo­na có­mo­da. Es ca­si de co­lor gris, don­de no hay de­sa­fíos, ad­ver­si­da­des, de­silu­sio­nes, opor­tu­ni­da­des ni cre­ci­mien­to. Na­da nos afec­ta, na­da lle­ga pa­ra bien o pa­ra mal.

La in­de­ci­sión: es el pro­duc­to de nues­tro te­mor al fra­ca­so. Nos cau­sa tan­to mie­do equi­vo­car­nos, en­ton­ces no to­ma­mos de­ci­sio­nes. De­ja­mos en ma­nos de otros las rien­das de la vi­da per­dien­do la ca­pa­ci­dad de dis­cer­nir y con­tro­lar los acon­te­ci­mien­tos.

La preo­cu­pa­ción: es un mal tan pa­ra­li­zan­te que cau­sa pro­ble­mas de sa­lud y eco­nó­mi­cos. De­bi­do a el des­gas­te de ener­gía pues­to en de­fen­der­se, o preo­cu­pán­do­se por las du­das o en el te­mor al desas­tre in­mi­nen­te.

El pe­si­mis­mo: es la pers­pec­ti­va li­mi­ta­da que nos mues­tra so­lo el la­do ma­lo de las co­sas, los pro­ble­mas, las di­fi­cul­ta­des y las ra­zo­nes que nos im­pi­den ha­cer al­go.

La tris­te­za: tie­ne la fi­na­li­dad de ayu­dar­nos a asi­mi­lar una pér­di­da irre­pa­ra­ble, pe­ro con­lle­va la dis­mi­nu­ción de ener­gía y en­tu­sias­mo de las ac­ti­vi­da­des vi­ta­les y so­cia­les. El en­cie­rro per­mi­te el re­co­gi­mien­to pe­ro ins­ta­la­do lle­va al ais­la­mien­to y a ve­ces ha­ce que se ins­ta­le co­mo mo­do de vi­da y se con­vier­ta en una cor­ti­na que nun­ca nos per­mi­ta ver el sol.

El mie­do: es tan pa­ra­li­zan­te que has­ta se ma­ni­fies­ta fí­si­ca­men­te, o en en­fer­me­da­des psí­qui­cas co­mo las fo­bias. Si bien és­te pue­de ge­ne­rar adre­na­li­na, en la ma­yo­ría de los ca­sos fun­cio­na co­mo in­hi­bi­dor de ener­gía pa­ra en­fren­tar el he­cho des­co­no­ci­do y te in­ca­pa­ci­ta.

Las po­si­ti­vas

Nos acom­pa­ñan al lo­gro de nues­tras me­tas:

La ale­gría: se sien­te a lo lar­go de to­do el cuer­po y es­tá re­la­cio­na­do con la li­be­ra­ción de en­dor­fi­nas, ge­ne­ran­do un impulso pa­ra avan­zar con sa­tis­fac­ción.

La paz: es la sen­sa­ción de bie­nes­tar y ple­ni­tud que le per­mi­te es­tar en eje pa­ra pen­sar con li­ber­tad.

La sa­tis­fac­ción: muy em­pa­ren­ta­do con la paz y el bie­nes­tar, pe­ro su­pe­ra­dor ya que el pen­sa­mien­to po­si­ti­vo se ins­ta­la ge­ne­ran­do la se­gu­ri­dad de una con­cre­ción que se re­tro­ali­men­ta­rá pa­ra ge­ne­rar nue­vos pro­yec­tos.

El de­seo: es la emo­ción es­ti­mu­lan­te que pro­yec­ta un pun­to nor­te con in­ten­ción de ge­ne­rar un efec­to po­si­ti­vo.

El amor: es la emo­ción bá­si­ca que sus­ten­ta el al­truis­mo, la ca­pa­ci­dad de ha­cer pa­ra los otros, te­nien­do co­mo úni­co be­ne­fi­cio otra emo­ción: la sa­tis­fac­ción y la ge­ne­ra­ción del de­seo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.