El fue­go en la CO­CI­NA

Mia - - DECCO - por Pa­tri­cia Tra­ver­sa

Des­de que el hombre des­cu­brió el fue­go, és­te se con­vir­tió en un pun­to de reunión pa­ra la ali­men­ta­ción, el abri­go y la pro­tec­ción así co­mo fun­da­men­tal pa­ra fun­dir los me­ta­les y fa­bri­car las he­rra­mien­tas. En nues­tros ho­ga­res, ese fue­go prós­pe­ro y pro­tec­tor es­tá en la co­ci­na y, pa­ra el Feng Shui, son el horno y sus hor­na­llas los que sim­bo­li­zan por ex­ce­len­cia nues­tra ca­pa­ci­dad de pro­du­cir di­ne­ro.

En es­tos ar­te­fac­tos co­ci­na­mos los ali­men­tos que nos de­ben dar sa­lud y vi­ta­li­dad pa­ra ser pro­duc­ti­vos y, en es­te pro­ce­so de coc­ción, ade­más de­po­si­ta­mos sen­ti­mien­tos co­mo el afec­to y el amor. Por eso, es tan im­por­tan­te ana­li­zar la ubi­ca­ción y el es­ta­do en que se en­cuen­tran. Si la orien­ta­ción fue­ra des­fa­vo­ra­ble, se de­be co­lo­car arri­ba del horno un ob­je­to de me­tal (por ejem­plo, un pla­to me­tá­li­co) o uno per­te­ne­cien­te al ele­men­to tie­rra (un cris­tal de ro­ca).

Es­tas cu­ras son so­lu­cio­nes par­cia­les, pe­ro cam­biar un horno de lu­gar no siem­pre es po­si­ble. Otro as­pec­to que hay que eva­luar es la ma­ne­ra en que in­ter­ac­túa es­ta ener­gía fue­go con su en­torno. Nun­ca de­be que­dar la ca­ma de un dor­mi­to­rio lin­dan­te a la pa­red don­de es­tá el horno, pues­to que su ca­lor irra­dia­do po­dría traer pro­ble­mas en el des­can­so y la sa­lud.

Tam­po­co de­be­ría­mos co­ci­nar de es­pal­das a la puer­ta de en­tra­da de la co­ci­na, un in­gre­so im­pre­vis­to pue­de oca­sio­nar ac­ci­den­tes, ade­más, in­cons­cien­te­men­te la sen­sa­ción se­rá de es­tar ex­pues­tos. La so­lu­ción es co­lo­car un pe­que­ño es­pe­jo pa­ra con­tro­lar pe­ro nun­ca de­be re­fle­jar las hor­na­llas (el fue­go du­pli­ca­do pro­vo­ca ex­ce­sos da­ñi­nos co­mo pro­ble­mas de re­la­ción, sa­lud, ner­vio­sis­mo).

Cuan­do la co­ci­na ar­te­fac­to es­tá en­fren­ta­da a la puer­ta de en­tra­da o de­ba­jo de una ven­ta­na trae pér­di­das de di­ne­ro, su Chi de abun­dan­cia se fu­ga por las aber­tu­ras. La so­lu­ción es de­jar la puer­ta ce­rra­da, co­lo­car cor­ti­nas en la ven­ta­na o bien ta­par las hor­na­llas cuan­do no se las usa.

Por otro la­do, cuan­do es­tá ubi­ca­da en­tre la he­la­de­ra y la pi­le­ta se de­bi­li­ta la pro­duc­ti­vi­dad. La cu­ra con­sis­te en co­lo­car una pie­dra co­mo el cuar­zo (tie­rra) so­bre la he­la­de­ra o se­pa­rar los ar­te­fac­tos con una ma­de­ra. Las ca­cani­llas, ade­más, de­ben siemprpre es­tar al me­nos a unos 70 cm de dis­tan­cia del horno, de lo con­ta­rio, pue­de in­fluir en la re­la­ción de pa­re­ja (cuan­do el agua apa­ga el fue­go se vinc­cu­la con dis­cu­sio­nes, pér­di­da dde in­te­rés, etc.) o afec­tar la for­tu­na. Pa­ra evi­tar es­te pro­ble­ma po­de­mos ubi­car una plan­ta (ma­de­ra) en el me­dio dde las dos ener­gías y así el aa­gua in­cen­ti­va­rá la ma­de­ra y és­ta al fue­go.

Cuan­do la he­la­de­ra que­da en­fren­ta­da al horno u hor­na­llas pue­den sur­gir pro­ble­mas de aler­gias y bron­quia­les. Si no es po­si­ble re­plan­tear la dis­tri­bu­ción, hay que re­du­cir la in­fluen­cia del ele­men­to de la he­la­de­ra co­lo­can­do una plan­ta so­bre ella.

Re­cuer­den siem­pre con­ser­var el horno lim­pio y en buen es­ta­do. Hor­na­llas que no en­cien­den, es­tán ro­tas o de­te­rio­ra­das dan mues­tra de un Sha Chi (ener­gía no­ci­va) re­fe­ri­do a la ener­gía mas­cu­li­na de la ca­sa y a la pro­duc­ti­vi­dad en te­mas de di­ne­ro.

*Di­rec­to­ra del Cen­tro Ofi­cial de Feng Shui

Pro­fe­sio­nal. Au­to­ra del li­bro

Cam­bie su vi­da con Feng Shui

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.