Cálcu­los re­na­les, mi­tos y ver­da­des

Mia - - CALIDAD DE VIDA -

Mi­tos:

- El se­den­ta­ris­mo au­men­ta la pro­ba­bi­li­dad de for­mar un cálcu­lo. En reali­dad no tie­ne nin­gu­na aso­cia­ción con la apa­ri­ción o ries­go de for­mar cálcu­los re­na­les co­mo tam­po­co la rea­li­za­ción de ejer­ci­cio fí­si­co.

- Si se in­gie­re más cal­cio del que se ne­ce­si­ta, se pue­den lle­gar a for­mar cálcu­los. Só­lo los in­di­vi­duos que tie­nen pre­dis­po­si­ción y pierden en ex­ce­so cal­cio por ori­na pue­den agra­var la for­ma­ción de los mis­mos an­te la in­ges­ta exa­ge­ra­da de cal­cio.

- El hombre tie­ne más ten­den­cia a for­mar cálcu­los. Hoy, lue­go de es­tu­dios es­ta­dís­ti­cos, se sa­be que si bien pre­do­mi­na le­ve­men­te en hom­bres, la re­la­ción hom­bres mu­je­res es muy pa­re­ja.

- Una vez eli­mi­na­dos o ex­traí­dos los cálcu­los no se vol­ve­rán a for­mar. Pa­ra evi­tar­lo hay que rea­li­zar pri­me­ro el diag­nós­ti­co me­dian­te un estudio me­ta­bó­li­co y lue­go ha­cer un tra­ta­mien­to di­ri­gi­do pa­ra evi­tar la for­ma­ción de nue­vos.

Verdad:

- La die­ta tie­ne mu­cha im­por­tan­cia en la for­ma­ción de cálcu­los. Una vez des­cu­bier­ta la cau­sa de la for­ma­ción, el mé­di­co in­di­ca­rá una die­ta es­pe­cial.

- Es im­por­tan­te que la mis­ma sea ma­ne­ja­da por el es­pe­cia­lis­ta mé­di­co, en co­la­bo­ra­ción con un nu­tri­cio­nis­ta. En tér­mi­nos ge­ne­ra­les, la in­ges­ta dia­ria de 2 li­tros o más de lí­qui­do (es­pe­cial­men­te de agua), pue­de re­du­cir has­ta un 50% la apa­ri­ción de nue­vos cálcu­los re­na­les. Otras re­co­men­da­cio­nes son: se­guir una die­ta no su­pe­rior a 2.000 Kcal, po­bre en gra­sa, ba­ja en so­dio, li­mi­tan­do las pro­teí­nas ani­ma­les, los azú­ca­res y el al­cohol.

- Los ni­ños pue­den for­mar cálcu­los. Del to­tal de pa­cien­tes for­ma­do­res de cálcu­los, un 2% apro­xi­ma­da­men­te son ni­ños.

- Cuan­do se es­tá cur­san­do un có­li­co o do­lor in­ten­so, se de­be dar ca­lor. El ca­lor so­bre la zo­na de do­lor pro­vo­ca di­la­ta­ción de los con­duc­tos por don­de pue­de es­tar mo­vién­do­se el cálcu­lo y ayu­dan a di­la­tar los mis­mos me­jo­ran­do su ex­pul­sión. Por eso el ca­lor (ya sea con al­moha­da tér­mi­ca o in­mer­sión en agua ca­lien­te) es útil.

- Si los pa­dres su­frie­ron li­tia­sis re­nal (cálcu­los), los hi­jos tie­nen más ries­go en el fu­tu­ro de for­mar cálcu­los. Ca­si to­das las cau­sas de li­tia­sis re­nal tie­nen un com­po­nen­te ge­né­ti­co im­por­tan­te que pue­de ron­dar el 50%.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.