Sa­li­mos con el be­bé

Mia - - CALIDAD DE VIDA -

Con la lle­ga­da del cli­ma cá­li­do, se acen­túa el de­seo de dis­fru­tar del sol y el ai­re li­bre. Por eso con­vie­ne te­ner pre­sen­te al­gu­nos re­cau­dos an­tes de sa­lir de ca­sa, so­bre to­do con los más chi­qui­tos de la fa­mi­lia.

Ca­lor

Los be­bés y los ni­ños pe­que­ños son muy sen­si­bles a los efec­tos del ca­lor ex­tre­mo: nun­ca hay que de­jar­los en un au­to es­ta­cio­na­do, aun­que las ven­ta­ni­llas es­tén abier­tas.

Es im­por­tan­te ves­tir a be­bés y ni­ños con ro­pa suel­ta, li­ge­ra y de co­lo­res cla­ros.

Hi­dra­tar per­ma­nen­te­men­te a los más pe­que­ños.

Sol

Ele­gir la som­bra Usar ro­pa co­mo fo­to­pro­tec­ción (go­rros, som­bre­ros, an­te­ojos, re­me­ras). Evi­tar el sol del me­dio­día (en­tre las 10 y las 16). No ex­po­ner en for­ma di­rec­ta a me­no­res de 1 año. An­te ex­po­si­cio­nes in­di­rec­tas oca­sio­na­les, a par­tir de los 6 me­ses de vi­da se pue­den usar pro­tec­to­res so­la­res (an­tes no).

Usar cre­mas con un fac­tor de pro-p tec­ción so­lar mí­ni­mo de 15, de am­plio es­pec­tro (con­tra ra­yos UVA y UVB). Hay que cu­brir la to­ta­li­dad de la piel ex­pues­ta y re­no­var­la ca­da 2 ho­ras o lue­go de mo­jar­se.

Re­cor­dar que las nu­bes de-jan pa­sar el sol y que la are­na, ell agua y la nie­ve au­men­tan su ac-ción.

Mos­qui­tos

Usar siem­pre re­pe­len­tes s con­tra los mos­qui­tos en ni­ños s pe­que­ños.

Los pro­duc­tos que con­tie­nen n DEET (N, N-die­til-m-to­lua­mi­da) son los más efi­ca­ces con­tra los mos­qui­tos. La Academia Ame­ri­ca­na de Pe­dia­tría su­gie­re usar re­pe­len­tes con con­cen­tra­cio­nes ba­jas de DEET (30% o me­nos) en los ni­ños pe­que­ños. Se des­acon­se­ja su uso en los me­no­res de 6 me­ses (a lo su­mo se pue­de usar un re­pe­len­te a ba­se de ci­tro­ne­la so­bre la ro­pa).

Apli­cá el re­pe­len­te en tus pro­pias ma­nos y des­pués fro­ta las en el cuer­po o la ro­pa de tu hi­jo. Evi­tá apli­car­lo en los ojos y la bo­ca y usa­lo cui­da­do­sa­men­te al­re­de­dor de los oí­dos. Nun­ca hay que apli­car el re­pe­len­te en las ma­nos de los ni­ños (sue­len lle­var­las a la bo­ca con fre­cuen­cia) ni en piel irri­ta­da, cor­ta­da o que­ma­da.

La con­cen­tra­ción de DEET pue­de va­riar y la du­ra­ción de la pro­tec­ción de­pen­de de la con­cen­tra­ción. Un pro­duc­to con DEET al 10% pro­te­ge du­ran­te unas 2 o 3 ho­ras; en cam­bio, al 25% la pro­tec­ción es de 6 ho­ras en pro­me­dio. Es pre­fe­ri­ble uti­li­zar los pro­duc­tos de me­no­res con­cen­tra­cio­nes y si se si­gue ex­pues­to a los mos­qui­tos re­pe­tir la apli­ca­ción ca­da 2 ho­ras. Tra­tar de co­lo­car el DEET só­lo una vez al día.

Si se apli­ca re­pe­len­te so­bre la piel con pro­tec­tor so­lar, con­vie­ne ha­cer­lo 10 mi­nu­tos más tar­de que la cre­ma fo­to pro­tec­to­ra. Es­to es pa­ra evi­tar que el re­pe­len­te que­de cu­bier­to por el pro­tec­tor so­lar lo que ge­ne­ra una ma­yor ab­sor­ción del mis­mo con ries­go de in­to­xi­ca­ción.

Pro­te­ger la cu­na o co­che­ci­to del be­bé con tul o al­gu­na red pa­ra mos­qui­tos cuan­do se es­tá al ai­re li­bre.

Ali­men­ta­ción

Ade­más de man­te­ner al be­bé en lu­ga­res fres­cos y ven­ti­la­dos, la cla­ve pa­ra pro­te­ger­los de las al­tas tem­pe­ra­tu­ras es­tá en la ali­men­ta­ción.

Lac­tan­cia: en épo­ca de cli­mas cá­li­dos y es­pe­cial­men­te du­ran­te los días de in­ten­so ca­lor, la Sociedad Ar­gen­ti­na de Pe­dia­tría acon­se­ja in­cre­men­tar la fre­cuen­cia y/o du­ra­ción de la to­ma de ca­da pe­cho an­te la ne­ce­si­dad de man­te­ner hi­dra­ta­do al be­bé.

En los ca­sos en los que la lac­tan­cia ma­ter­na por al­gún mo­ti­vo re­sul­ta in­su­fi­cien­te o no sea po­si­ble, lo ideal es su­ple­men­tar­la o su­plan­tar­la con las lla­ma­das fór­mu­las in­fan­ti­les. A la ho­ra de pre­pa­rar un bi­be­rón con una fó­fór­mu­la in­fan­til en pol­vo, co­mo no es es­té­rril, hay que ela­bo­rar­la y con­su­mir­la en el mo­men­to, no pue­de es­tar más de 1 ho­ra a tem­pe­ra­tu­ra am­bien­te ni ser con­ge­la­da.

Nun­ca hay que con­ser­var la le­che so­bran­te de una ma­ma­de­ra en la he­la­de­ra o ca­len­tar la fór­mu­la ya que los cam­bios reite­ra­dos de tem­pe­ra­tu­ra pue­den fa­vo­re­cer que las bac­te­rias se re­pro­duz­can a ni­ve­les no ap­tos pa­ra la sa­lud del be­bé.

En el ca­so de las le­ches lí­qui­das, pue­de con­ser­var­se lo que que­dó en el brick, sin ha­ber si­do tras­va­sa­do al bi­be­rón, siem­pre que se re­fri­ge­re in­me­dia­ta­men­te se­gún el tiem­po es­ta­ble­ci­do por el fa­bri­can­te en el ró­tu­lo del pro­duc­to

Por la Aso­cia­ción de Em­pre­sas de Nu­tri­ción In­fan­til (ANI)

1 de ca­da 3 adul­tos pre­sen­ta sig­nos de

des­gas­te den­tal

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.