La sa­bi­du­ría del co­ra­zón

Mia - - SUMARIO - Por Baptist de Pa­pe

In­clu­so cuan­do ve­mos el co­ra­zón co­mo un ór­gano fí­si­co, ade­más de co­mo fuen­te de po­der es­pi­ri­tual, es una ma­ra­vi­lla.

Nues­tro pri­mer la­ti­do em­pie­za es­pon­tá­nea­men­te. Los la­ti­dos co­mien­zan en el mo­men­to en que se for­man y se mul­ti­pli­can en el fe­to las cé­lu­las es­pe­cia­li­za­das del co­ra­zón. Esas cé­lu­las la­ten an­tes de que el co­ra­zón es­té ple­na­men­te for­ma­do. Y la­ten al uní­sono. No hay nin­gún es­tí­mu­lo ex­terno o in­terno per­cep­ti­ble que ha­ga que em­pie­cen a la­tir. Los la­ti­dos son in­he­ren­tes a la na­tu­ra­le­za de las cé­lu­las del co­ra­zón.

El co­ra­zón es­tá im­pul­sa­do por una ener­gía in­vi­si­ble; la ener­gía del uni­ver­so, una fuer­za que im­preg­na to­da la ma­te­ria y que une to­do y a to­dos. No hay na­da en el l uni­ver­so tan po­de­ro­so, no o hay na­da que ten­ga tan­to po-ten­cial co­mo es­ta ener­gía. Enn el taoís­mo se lla­ma chi, ruahh en la cul­tu­ra he­brea, pra­na enn el hin­duis­mo y ener­gía vi­tal l en la fi­lo­so­fía oc­ci­den­tal. Esaa ener­gía se ori­gi­na fue­ra de­lel cuer­po y es la que ha­ce que el co­ra­zón em­pie­ce a la­tir. Po­ne e en mar­cha to­das las fun­cio­nes es vi­ta­les.

Abrir el co­ra­zón sig­ni­fi­ca ca vi­vir una vi­da apa­sio­nan­te, e, ple­na de sen­ti­do y con un pro­pó­si­to. Sig­ni­fi­ca ha­cer las co­sas que sen­tís que te­nés que ue ha­cer, vi­vir la vi­da pa­ra la que na­cis­te. Al vi­vir con el co­ra­zón abier­to ha­cés tu­yos va­lo­res co­mo la to­le­ran­cia, la ar­mo­nía, la coope­ra­ción y el res­pe­to ha­cia los de­más.

Co­mo el co­ra­zón es la esen­cia de quien sos real­men­te, sa­be adónde te­nés que ir y por qué es­tás en es­ta Tie­rra. A ve­ces só­lo el co­ra­zón pue­de de­cir­te lo que te­nés que ha­cer. Tu ce­re­bro só­lo tie­ne una vi­sión li­mi­ta­da de tus cir­cuns­tan­cias, pe­ro tu co­ra­zón pue­de eva­luar ca­da si­tua­ción des­de una pers­pec­ti­va más ele­va­da.

¿Te pa­só al­gu­na vez que, in­ca­paz de re­sol­ver un pro­ble­ma, sa­lis­te a dar una vuel­ta pa­ra acla­rar­te las ideas y des­cu­bris­te la so­lu­ción per­fec­ta? Ése es el ver­da­de­ro po­der del co­ra­zón, abrir­te a la ener­gía y la ins­pi­ra­ción que te ro­dea. En el mo­men­to en que ele­gís es­cu­char y abrir tu co­ra­zón, abrís la es­pi­ta de es­ta po­de­ro­sa fuen­te de sa­bi­du­ría.

Ca­da nue­vo día te ofre­ce una nue­va opor­tu­ni­dad de abrir tu co­ra­zón. Cuan­do lo ha­cés, re­co­no­cés la bon­dad de las per­so­nas y de las co­sas que an­tes da­bas por sen­ta­do. Sos ca­paz de si­tuar en su jus­to con­tex­to las de­cep­cio­nes; sos más re­cep­ti­vo a las gran­des opor­tu­ni­da­des que se te pre­sen­tan re­gu­lar­men­te.

Al abrir tu co­ra­zón, co­brás cons­cien­cia de la di­men­sión más pro­fun­da de tu exis­ten­cia. Com­pren­dés quién sos real­men­te y por qué es­tás acá.

A tra­vés de la voz de tu co­ra­zón ac­ce­dés a una di­men­sións di­vi­na, a una di­men­sión que es­tá en tu in­te­rior des­de ele pri­mer día de tu vi­da. En tut co­ra­zón, esa di­men­sión di­vi­na y tu yo más au­tén­ti­co sons uno.

Ilus­tra­ción: Aria­na Aria­na Ae­rith Ae­rith en De­vian­tart.D com

Del li­bro “El po­der del co­ra­zón”,

de Baptist de Pa­pe. Urano ( www. edi­cio­ne­su­rano. com. ar).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.