Ejer­ci­tar­se con el pe­rro

Mia - - SUMARIO -

Los pe­rros no so­lo quie­ren, sino que ne­ce­si­tan ha­cer ejer­ci­cio. Al­gu­nas ra­zas en par­ti­cu­lar son cria­das de tal ma­ne­ra que pue­dan ge­ne­rar la su­fi­cien­te ener­gía co­mo pa­ra ti­rar de un tri­neo, re­unir ovejas o ras­trear du­ran­te ho­ras. Si los sen­tás en un si­llón, día tras día, se pon­drán an­sio­sos, so­bre­ex­ci­ta­dos y tal vez con so­bre­pe­so. Te­nés que ejer­ci­tar a tu pe­rro y de­bés ha­cer­lo con re­gu­la­ri­dad.

Pa­ra ayu­dar­te en lo que pa­re­ce una ta­rea im­po­si­ble, aquí te­nés cin­co con­se­jos que, se­gún los ex­per­tos, re­du­ci­rán el ex­ce­so de ener­gía y ha­rá tu vi­da un po­co me­nos es­tre­san­te:

– La can­ti­dad de ejer­cio de­pen­de­rá mu­cho de la ra­za y sus gus­tos. Al­gu­nos pe­rros, a pe­sar de su ra­za, no ne­ce­si­tan de­ma­sia­do, otros pa­re­cen no can­sar­se nun­ca. De­bés te­ner en cuen­ta la tem­pe­ra­tu­ra, so­bre to­do en días de mu­cho ca­lor y cuán can­sa­da es­tés. Con 32 gra­dos, tu pe­rro no que­rrá co­rrer y vos tam­po­co.

– Si de­ci­dís que tu mas­co­ta ne­ce­si­ta más de tres ki­ló­me­tros al día de pa­seo, pa­ra te­ner­lo fe­liz y en for­ma, no lo ha­gas to­do de una vez. Tan­to vos co­mo él ne­ce­si­tan tiem­po pa­ra ajus­tar­se a la ru­ti­na del pa­seo. In­cluí 10 mi­nu­tos ca­da vez que lo sa­ques, has­ta que al­can­ces la dis­tan­cia que ha­bías de­ci­di­do, así am­bos es­ta­rán más pre­pa­ra­dos.

– Ca­da ra­za ne­ce­si­ta un ejer­ci­cio di­fe­ren­te. Los pe­rros pe­que­ños co­mo los chihuahuas só­lo ne­ce­si­tan un pa­seo al día. Otros, co­mo los terrier, ne­ce­si­tan mu­cho ejer­ci­cio, ade­más de un tiem­po de jue­go pa­ra es­ti­mu­lar su men­te. Hound y re- trie­ver re­quie­ren lar­gos pa­seos du-du-ran­te to­da su vi­da. A los pe­rros de­dee tra­ba­jo, co­mo ti­ra­do­res de tri­neoo o pas­to­res, hay que ha­cer­los co­rre­rer o po­ner­les bol­sas con pe­so en la es-es­pal­da pa­ra ayudarlos a se­guir mo-mo­vién­do­se.

– Un pe­rro tam­bién pue­de ha-ha­cer ejer­ci­cio en la ca­sa, con sim­ples­ples jue­gos. Lu­char con él es una bue­nae­na ma­ne­ra pa­ra am­bos de gas­tar ener­gía. Eso tam-am­bién le en­se­ña­rá al ani­mal lí­mi­tes en el jue­go con hu­ma­nos. Ase­gu­ra­te de en­tre­nar­lo con las pa­la­bras apro­pia­das pa­ra que no ha­ga da­ño a na­die. Hay otros jue­gos que tam­bién les gus­ta: es­con­der y traer, bus­car, aga­rrar y ti­rar.

– Si te gus­ta co­rrer o ha­cer ex­cur­sio­nes, ase­gu­ra­te de que tu pe­rro es­té pre­pa­ra­do pa­ra es­tos ejer­ci­cios. Al­gu­nas ra­zas pe­que­ñas ele­van rá­pi­da­men­te el ca­lor cor­po­ral, has­ta el lí­mi­te de la en­fer­me­dad o in­clu­so la muerte (es el ca­so de pe­rros fal­de­ros o muy pe­que­ños).

– Adi­cio­nal­men­te, ase­gu­ra­te de pro­te­ger a tu pe­rro con­tra ga­rra­pa­tas, gu­sa­nos o pul­gas, an­tes de lle­var­lo al par­que.

Un pe­rro bien ejer­ci­ta­do siem­pre se com­por­ta­rá me­jor que uno so­bre­ex­ci­ta­do, al­te­ra­do, con mu­cha ener­gía dis­po­ni­ble. Ade­más, es la me­jor ma­ne­ra de sa­ber si el ani­mal tie­ne pro­ble­mas de com­por­ta­mien­to que pue­dan con­fun­dir­se con so­bre­ex­ci­ta­ción.

Los ejer­ci­cios com­par­ti­dos di­vier­ten y acer­can. Pa­ra so­li­di­fi­car una re­la­ción, na­da ayu­da más a un pe­rro y su amo que unas ho­ras com­par­ti­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.