El cul­ti­vo de la al­baha­ca

Mia - - SUMARIO -

Si te gus­ta la co­ci­na ita­lia­na no po­dés de­jar de plan­tar al­baha­ca en ca­sa. Es­ta plan­ta aro­má­ti­ca, pue­de ssem­brar­se a par­tir de se­mi­llas o por plán­tu­las. Las se­mi­llas se de­jan en in­te­rior, unas se­ma­nas an­tes de que aca­be el pe­río­do de he­la­das o fríos in­ten­sos. Si re­cu­rri­mos a las plán­tu­las, nos re­sul­ta­rá más có­mo­da la siem­bra y el éxi­to es­ta­rá ase­gu­ra­do. En los vi­ve­ros, siem­pre en­con­tra­re­mos plán­tu­las de al­baha­ca. Pa­ra cul­ti­var­la, el te­rreno ideal de­be ser li­ge­ro, fres­co y bien dre­na­do. Si lo ha­ce­mos en ma­ce­ta, pro­cu­re­mos crear una bue­na ca­pa de dre­na­je y ase­gu­ré­mo­nos de que la ma­ce­ta ten­ga bue­nos ori­fi­cios de dre­na­je en el fon­do.

Man­ten­dre­mos nues­tra al­baha­ca en un lu­gar don­de la tem­pe­ra­tu­ra no pue­da des­cen­der de 10 º por­que es una plan­ta que gus­ta de un cli­ma cá­li­do y agra­da­ble. En cul­ti­vo de ex­te­rior, una bue­na ca­pa de man­ti­llo en la ba­se no le irá na­da mal. Si hu­bie­ra he­la­das, la res­guar­da­re­mos en ca­sa si la te­ne­mos en ma­ce­ta o la cu­bri­re­mos con sa­cos o man­tas si es­tá cul­ti­va­da en el sue­lo. Ne­ce­si­ta un mí­ni­mo de 6 ho­ras de luz so­lar al día.

Si la cul­ti­va­mos en in­te­rior, ten­dre­mos que apor­tar­le fer­ti­li­zan­te una vez al mes. Lo me­jor es op­tar por los de ori­gen or­gá­ni­co y de li­be­ra­ción len­ta. Con una tem­pe­ra­tu­ra am­bien­te in­fe­rior a los 16 º , no de­be­mos abo­nar­las.

Cuan­do las tem­pe­ra­tu­ras son al­tas, el rie­go de­be ser fre­cuen­te: lo acon­se­ja­ble es rea­li­zar­lo una vez al día. En con­di­cio­nes nor­ma­les, re­ga­re­mos ca­da 2 días o me­nos.

En cuan­to la plan­ta al­can­ce los 15 cen­tí­me­tros de al­tu­ra, co­men­za­re­mos a re­cor­tar las ho­jas su­pe­rio­res y más aun cuan­do se es­pe­se la plan­ta. De­be­mos qui­tar las flo­res pa­ra evi­tar que for­me se­mi­llas ya que es­to ha­ce que la plan­ta pier­da vi­gor.

Con res­pec­to a los bi­chi­tos, cuan­to más le­jos los man­ten­ga­mos, mu­cho me­jor. Los fer­ti­li­zan­tes a ba­se de al­gas ayu­da­rán a que los in­sec­tos no se acer­quen a la al­baha­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.